Padre Héctor Agustini: el adiós a un hombre de fe perseverante e impronta solidaria
El padre Hector Agustini, un sacerdote muy querido fallecido ayer. Crédito: Archivo

Padre Héctor Agustini: el adiós a un hombre de fe perseverante e impronta solidaria

El Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz confirmó que su fallecimiento se produjo ayer, en horas de la noche. La feligresía católica despide al sacerdote con emotivos mensajes de afecto. Una reseña biográfica.

El padre Héctor Agustini ya descansa en paz. El Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz confirmó que su fallecimiento se produjo ayer, en horas de la noche, en el Sanatorio Garay. La feligresía católica despide al sacerdote con emotivos mensajes en las redes sociales dada la imposibilidad de realizar un velatorio público por las medidas de distanciamiento social exigidas en el marco de la pandemia de coronavirus.

Una persona solidaria, creativa, dinámica, perseverante, frontal y algo rústica también. Seguramente, quienes conocieron al Padre Héctor tienen una anécdota o una historia para contar porque dejó huellas profundas en las almas de los fieles que conoció en cada parroquia, capilla, ermita, escuela, barrio, jineteada y hogar que transitó durante 32 años de vida sacerdotal.

Con motivo de sus bodas de plata sacerdotales, el padre Agustini eligió el siguiente versículo: “Hermanos, procuren consolidar cada vez más el llamado y la elección de que han sido objeto: si obran así, no caerán jamás” (2 Ped. 1,10). Sin dudas, una cita que resume su vida como ofrenda de amor al prójimo, compromiso sacerdotal y fidelidad a Cristo.

En aquella homilía expresó su profunda admiración por la misión sacerdotal y agradeció la guía espiritual de sus principales referentes. También dio cuenta de sus propias motivaciones: “en las Orientaciones Pastorales para el Trienio 2012-2014 de la Misión Continental, se habla de un estilo pastoral, o más bien de actitudes que se expresan en un estilo que ayuda a definir una espiritualidad en la tarea pastoral, y señala tres actitudes prioritarias para este tiempo: la alegría, el entusiasmo y la cercanía”.

Reseña biográfica

Héctor Agustini nació el 21 de agosto de 1960 en Flor de Oro (Departamento General Obligado) y creció en el seno de una gran familia formada por sus padres, Irene Peresón y Elías Agustini, y diez hermanos.

En 1979 se radicó en la ciudad de Santa Fe para estudiar en la Facultad de Ingeniería Química. Dos años más tarde ingresa al Seminario y se ordena sacerdote el 30 de septiembre de 1987 en la Basílica “Nuestra Señora de Guadalupe”.

La comunidad de Flor de Oro participó de la primera misa que el cura párroco celebró el 4 de octubre de 1987 en el patio de la Capilla “Nuestra Señora de Fátima”, dando comienzo a la misión sacerdotal que desarrolló íntegramente en jurisdicción de la Arquidiócesis de Santa Fe.

Su huella sacerdotal quedó plasmada en las parroquias “Nuestra Señora de Luján” (Santo Tomé) y “Sagrado Corazón de Jesús” (Sauce Viejo) y las capillas “Nuestra Señora de Belén (Desvío Arijón) y “María Madre de la Iglesia” (Caima). Más tarde en la parroquia “San Agustín” (Santa Fe) y las escuelas “San Luis Gonzaga” y “Santa Mónica”. En Recreo, fue designado a la parroquia “San Miguel Arcángel”, las capillas “Santa Rosa de Lima”, “Nuestra Señora de Luján”, “San José”, “San Lázaro” y la Ermita “Nuestra Señora de Guadalupe”.

También atendió la capilla “Nuestra Señora del Rosario” en Candioti. Nuevamente en Santa Fe, prestó servicio en las parroquias “Virgen de los Pobres” y “Nuestra Señora de América”, el Complejo Escolar “Ceferino Namuncurá” y la parroquia “María Auxiliadora”. Luego, asistió a la parroquia “Nuestra Señora de la Merced” en Monte Vera y el resto de las capillas de esa jurisdicción. Su último destino pastoral fue el Hospital “Protomédico Dr. Manuel Rodríguez” donde se desempeñaba como capellán desde 1992.

Convivió aproximadamente 13 años con una dolorosa enfermedad que terminó de transitar en el Seminario “Nuestra Señora de Guadalupe”, siempre dando testimonio de entrega sacerdotal y amor al prójimo.

Sus restos mortales descansarán en el Cementerio “Lar de Paz” – Parcela “Testigos del Resucitado” de la localidad de Monte Vera. Una vez terminadas las presentes medidas de distanciamiento social serán celebradas sus exequias con la participación de toda la comunidad religiosa.

Por: Marina Trevisan

4 respuestas a “Padre Héctor Agustini: el adiós a un hombre de fe perseverante e impronta solidaria

  1. Un sacerdote de la gente y para la gente! Cercano, en medio de la comunidad! Humilde pastor con olor a ovejas! Verdadero apóstol de Cristo.

  2. Querido Padre Héctor,,,,,,tu Humildad y Entrega a Dios son inigualables, tu confianza en el Todopoderoso …..infinita….. Ejemplo de Templanza, Sabiduría, Consuelo , nos dan las fuerzas para seguir……

  3. Siento mucha pena que personas con esa calidad humana tengan que irse tan pronto pero tenemos que respetar la desicion de nuestro padre

  4. El Padre Héctor fue un regalo de Dios para mi vida sacerdotal. Dios me dio la «gracia» de hospedarlo y acompañarlo durante los13 años del proceso de su enfermedad por pedido de Monseñor José María Arancedo, quien le brindó una fina y delicada paternidad. Jamás un ¿por qué a mí?; jamás una queja, siempre con una sonrisa y con pequeñas delicadezas hacia cuantos lo acompañamos durante la última recta de su vida.
    Querido Héctor mil gracias por tu testimonio de entrega sacerdotal
    P. Roberto José Lella

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *