Para prevenir la pediculosis
Fuente:
Cultura
Redacción El Santafesino
13/03/2011
Pediculosis Pediculus humanus piojos

Para prevenir la pediculosis

Ante el inicio de las clases, el Ministerio de Salud provincia, a través de la Dirección de Promoción y Prevención de la Salud, recomienda a padres y docentes estar atentos a la pediculosis, ya que la escuela es un ámbito habitual de contagio.

Al respecto, la titular del organismo, Andrea Uboldi, indicó que “la pediculosis es una enfermedad muy frecuente entre la población infantil (e inclusive adolescente) y es causada por unos insectos pequeños, aplanados y sin alas (Pediculus humanus), comúnmente conocidos como piojos”.

El síntoma más frecuente es la intensa picazón en la zona de la cabeza, cuello y hombros, ya que al picar el piojo, produce una pequeña herida e inyecta su saliva en pequeñas cantidades en el cuero cabelludo.

La picazón puede pasar inadvertida al principio y tardar entre 8 a 10 semanas en aparecer. El no tener molestias no significa que no se haya producido la infestación, es decir, “no garantiza la ausencia de pediculosis”, refirió Uboldi.

En este sentido, la funcionaria destacó que el rascado “agrava la inflamación y si esta progresa, puede producir costras e infecciones”.

Un piojo adulto vive alrededor de 30 días en el huésped y no sobrevive más de 12 a 24 horas fuera de él, en cambio las liendres (huevos del piojo) pueden sobrevivir hasta 1 mes.

Formas de contagio

“Contrario a lo que se piensa, los piojos no saltan, ni vuelan”, precisó Uboldi, y especificó que “las formas frecuentes de contagio se presentan cuando se utiliza ropa infectada como sombreros, bufandas, abrigos, uniformes deportivos, cintas del cabello, peines, cepillos para el cabello o toallas infectadas, cama, colchón, almohada, alfombra o peluche que ha estado recientemente en contacto con una persona infectada.

Para prevenir el contagio es importante revisar diariamente la cabeza de los chicos buscando piojos y liendres; realizar un tratamiento adecuado (recomendado por el médico), incluyendo el peine fino para desprender piojos y/o liendres; y usar el cabello corto, o bien, recogido y lavarlo con frecuencia.

Lavar los peines y cepillos con agua jabonosa a 65ºC y evitar compartirlos; lavar la ropa de cama, toallas y la demás ropa de vestir en agua muy caliente a 65ºC, siendo lo ideal utilizar lavarropas y luego planchar; y aspirar colchones, sillones y alfombras.

Ante cualquier duda se debe consultar siempre al médico quien sabrá dar la orientación en la prevención y tratamiento de manera adecuada en cada caso particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *