Paseadores de perros en Laguna Paiva
Fuente: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
23/03/2012
alerta energético EPE fluido eléctrico Laguna Paiva mascotas Michlig santa fe veterinario

Paseadores de perros en Laguna Paiva

Marcelo Minutti tiene muy en claro que la tarea de pasear perros no es sólo caminar y usar la fuerza, son importantes las consideraciones porqué no es simplemente el paseo un momento del día, el perro reconoce a su paseador y aprende a amarlo, descubre en él a un amigo que le ofrece un gozo de aventuras. Es el primer paseador de perros en Laguna Paiva, el amor a sus mascotas lo llevó a sacarlos a pasear, un vecino le preguntó “¿te animas a llevar el mío?” otro le comentó que no tenía tiempo de sacar al suyo, Marcelo lo consultó con el Doctor veterinario Carlos Lozeco quien le dio algunos consejos y le pareció una idea genial.

Marcelito se atrevió a llevar junto a sus perros otros. No fue fácil, primero debió hacerse conocer, actuar en la sicología del que dicen es el mejor amigo del hombre, algunos son dóciles otros agresivos, también están los miedoso o tímidos y asustados, hay que conversarlos, acariciarlos, paciencia de días. Le sucedió con una perra, se arrastraba quedaba estática, no había manera de moverla, durante días sólo llegaron a la vereda, sintiendo la perra el miedo quizás a no regresar, ansiedad por separarse de su dueño los lleva a conducirse de manera extraña. Un día Marcelito notó que ella lo estaba esperando y empezó a relajarse y a disfrutar de sus nuevos amigos. Cada perro tiene su carácter y Marcelito siente la responsabilidad de verlos felices.

Algo que comenzó como un favor al vecino se convirtió en servicios de paseos de perros, las manos ni el tiempo le alcanzaban a Marcelo, además de cumplir con los horarios de su trabajo. Así, llegaron junto a él Emanuel, Ayelen y Estefanía para pasear todos los días por turnos a los veinticinco perros con los que ya están comprometidos y no dejan de asombrarse por la velocidad del crecimiento de ésta nueva experiencia, presumiendo, porqué no, de la tranquilidad del dueño y la felicidad del perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *