Producción avícola: Carnave apuesta al sistema de productores integrados
Avicultura en la provincia de Santa Fe Crédito: Gentileza Grupo Cem
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
24/03/2015
Carnave Grupo CEM productores integrados

Producción avícola: Carnave apuesta al sistema de productores integrados

La empresa avícola Carnave se plantea en la coyuntura una meta para fortalecer la producción mediante una modalidad que no es nueva pero relativamente extendida en la provincia de Santa Fe: el Sistema de Integrados. Más habitual en las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires, mediante este esquema se terceriza parte de la crianza de aves a través de productores agropecuarios que complementan sus actividades con la avicultura.

La empresa proveedora, en este caso Carnave, dispone del pollito bebé, la cama para el inicio de la crianza, los servicios de vacunación y exigencias en sanidad, el asesoramiento veterinario, el alimento y el gas licuado. Por su parte, el integrado, aporta las instalaciones en condiciones exigidas por la empresa, personal y energía eléctrica. Debe garantizar un acceso seguro a la granja a fin de facilitar a diario el ingreso con el alimento balanceado y el retiro de las aves. La modalidad de trabajo establece un ciclo de crianza entre 45 – 50 días, a los cuales hay que agregarle unos días de vacío sanitario, en donde se realizan todos los trabajos de limpieza y desinfección de la granja.

“Este sistema surge dado que las empresas avícolas no tienen la suficiente capacidad para construir la cantidad de granjas que se necesitan. Esto permitió a las empresas crecer abocando sus recursos a la parte de faena y al agregado de valor del producto. Y asociarse con productores que incorporan a una explotación agropecuaria, una actividad más” describe a Producción Santafesina Roberto Muller, responsable de la Unidad de Producción de Pollos Parrilleros de Carnave.

Las ventajas son marcadas. El complemento de esta actividad avícola no ocupa mucho espacio. En una o dos hectáreas se pueden instalar los galpones; se puede utilizar personal disponible dada la estacionalidad de algunas actividades o como parte de la familia del productor; es una buena alternativa laboral porque no requiere de tanta especialización y además dispone de toda la asistencia del personal técnico de la empresa proveedora.

“El beneficio es mutuo: a la empresa le permite crecer aumentando la producción y mejorar las condiciones de la misma al distribuir en distintas granjas las aves en crianza. En tanto, el integrado, recibe –cada 60 días aproximadamente- un nuevo ingreso económico a través de una actividad complementaria en su explotación y en la cual practicamente el integrado no asume riesgos” destaca Muller quien apunta que además varios de ellos actualmente están ampliando sus instalaciones dado los muy buenos resultados que este sistema les está proporcionando.

Expansión

Esta modalidad, más común en provincias vecinas, gana cada vez más adeptos en la Provincia de Santa Fe y presenta para los productores de la zona una actividad como se dijo, complementaria, pero además con bajo riesgo dado que el capital más importante es aportado por la empresa avícola. “Cuando ponemos un pollo bebé en una granja, estamos poniendo mucho en juego” advierte el referente de Carnave sobre la importancia de un trabajo conjunto con el asociado.

Muller señala además que este servicio de crianza, debe garantizar condiciones de calidad que son acordadas con la empresa proveedora. “En función de la rotación que conlleva, merece una atención constante por parte del asociado. Por eso desde Carnave asesoramos al interesado en integrarse, desde un primer momento, es decir, desde la construcción del galpón. Luego le aportamos todo nuestro conocimiento técnico para el desarrollo de la actividad” resalta.

Si bien la idea de Carnave es promover este mecanismo asociativo, hay una condición vinculada a las distancias. “Consideramos desde Esperanza, un radio de 100 kilómetros a fin de no complicar la logística, en particular al momento del retiro de las aves para faena” explica Muller. Actualmente, la empresa tiene Integrados, además de Esperanza, en localidades como Grütly, Hipatia, Saa Pereira, Bella Italia, San Mariano, Providencia, entre otras.

Inversiones

Para un manejo apropiado, una buena medida sería poseer entre dos y cuatro galpones de 150 metros de largo por 14 de ancho, en cada uno de los cuales se pueden alojar unas 30.000 aves. En cuanto a sus condiciones estructurales, los materiales pueden ser diversos para su construcción. Respecto del aspecto tecnológico, es una exigencia contar con comederos y bebederos automáticos. Respecto a otros implementos, lo ideal es tener un sistema de túnel con extractores y cortinas black out, aunque también puede hacerse de manera convencional, esto en función de las dos premisas básicas de la actividad, el control de la temperatura y la luminosidad. Otra condición es garantizar que el acceso a la granja sea mínimamente ripiado, incluso dentro de la misma, en el lateral de los galpones, como así también es importante contar con energía trifásica y un grupo electrógeno.

“Para aquellos que disponen de un capital para invertir, es una muy buena alternativa por el retorno que tiene con una rotación cada 60 días y bajo costo de mantenimiento” concluye el gerente de la firma integrante de Grupo Cem.

Una respuesta a “Producción avícola: Carnave apuesta al sistema de productores integrados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *