Próximo desafío: sumar obras de retención de excedentes hídricos
Fuente: Gentileza Emanuel Velazquez
La Región
Redacción El Santafesino
15/02/2019
canalizaciones Cululú emergencia hídrica inundaciones

Próximo desafío: sumar obras de retención de excedentes hídricos

Al tiempo que avanza con su plan de obras hídricas en el territorio, el gobierno de la Provincia de Santa Fe procura cerrar capítulos que estaban pendientes en la historia santafesina dentro de esta materia.

Uno de ellos, la Ley de Aguas, logró concretarse en 2018, y es una herramienta central para resolver otras problemáticas como los canales hidráulicos no declarados, más conocidos como canales clandestinos.

La falta de información fehaciente sobre la cantidad de canales existentes, deja huérfanas a las autoridades de un mapa que le permita planificar futuras obras como responder ante emergencias como las que se viven cada vez de manera más recurrente.

La reconversión de los comité de cuenca es aún una deuda por parte de esta gestión, en tanto que articulación de obras hídricas con obras viales, comenzó a cristalizarse con la millonaria inversión en caminos, rutas y puentes en los últimos 3 años.

La tercera emergencia hídrica en cuatro años (2016, 2017 y 2019) -sequía de por medio (2018)- puso al desnudo nuevamente el impacto de los excedentes pluviales en las rutas provinciales, pero fundamentalmente las consecuencias negativas de los canales no declarados.

Verano con dificultades

En enero, se produjo un impactante corte en la Ruta Provincial Nº 1, que luego se supo, había sido consecuencia de la acción de una empresa privada sobre el curso de agua del Arroyo Los Saladillos.

Esta presunta intervención ilegal, generó una denuncia penal de la Provincia de Santa Fe contra la empresa Los Cerrillos por construir terraplenes y canales sin autorización que -en esta emergencia- provocaron la erosión de la Ruta Nº 1 a la altura de Colonia Teresa.

“El caso de la Ruta Provincial Nº 1 es el más resonante pero no el único de la consecuencia negativa que puede tener la acción inconsulta en este caso de una empresa productora” declaró a El Santafesino el secretario de Recursos Hídricos de la Provincia, Ing. Juan Carlos Bertoni. “La Provincia de Santa Fe -aclaró- no puede estar en contra de la producción y no está en contra de la producción pero con el agua no se puede hacer justicia por mano propia” advirtió.

El funcionario aseveró que en la región pampeana central, es una tendencia endémica, que los productores primero realicen la obra que ellos creen que es la más apropiada en beneficio propio sin tener en cuenta cuales son las consecuencias negativas sobre el patrimonio público y privado aguas abajo.

“En el caso de la Ruta Nº 1, un productor arrocero, redujo el ancho de la planicie de inundación del arroyo Los Saladillos que es del orden de los 2,5 kilómetros, a un ancho mínimo de 40 metros” puntualizó. “Esta situación -explicó- quedó enmascarada en tanto hubo crecidas ordinarias. Ahora en el mes de enero, en función de las copiosas lluvias, hubo una crecida extraordinaria, quedó en evidencia que ese cierre desvió el agua hacia la Ruta 1, entonces el pequeño caudal que debía pasar por esa alcantarilla, quedó totalmente insuficiente para cuando se desvió totalmente el río. La pendiente hacia el río Paraná, derivó en un proceso de erosión muy violento”.

Como señalamos al comienzo, la Provincia no cuenta con un registro actualizado de obras hidraúlicas, que a la vez le permitirá develar “el resto de las obras no declaradas que son innumerables”.

“La idea -sostuvo Bertoni- es que todas las obras queden registradas. Eso no estaba. Desde hace décadas se fue desactualizando. Con el advenimiento de las retroexcavadoras, que muchos productores y comunas poseen, ha sido fácil hacer canales” graficó.

Esta es la cultura de la intervención por mano propia. “Se ha maximizado el beneficio personal cuando en realidad se debió maximizar el beneficio colectivo. Para eso está la visión de la Secretaría de Recursos Hídricos. Por eso se ha intimado a todos los municipios y comunas de la Provincia para que informen todas las obras hidráulicas que tienen en su jurisdicción para que se detecten las obras clandestinas” recordó.

En términos generales en la provincia de Santa Fe producto de las inundaciones y de esa cultura de intervención por mano propia, “se ha generado una cantidad de canales, que son importantes pero como obra de conducción, pueden transferir potencialmente un problema de inundación de aguas arribas hacia aguas abajo”.

Entonces en los próximos años, siguiendo esta conceptualización, “el gran desafío de la provincia de Santa Fe, es combinar la gran cantidad de canales existentes, con obras de regulación, retención y acumulación temporaria de agua que no sólo deberá ser encarada por la provincia sino también por el sector privado a nivel de productores”.

Comité de cuenca

Bertoni admite que está pendiente reconvertir los comités de cuenca -hoy hacedores de canales-, en organizaciones para el mantemiento de la red y conservación de las condiciones bio ambientales e hidráulicos de la región.

En la práctica, hay una combinación de acciones que pueden realizarse. Un alteo de camino puede servir para garantizar la transitabilidad en una emergencia hídrica, pero a la vez, puede permitir que se acumule agua en los bajos. “No queremos que en los bajos se quede el agua mucho tiempo, pero tampoco que se vaya inmediatamente. Los bajos tienen una gran función que es la retención de agua, son amortiguadores hidráulicos que existían en la provincia de Santa Fe que con la desforestación, el cambio de sistema productivo y las canalizaciones se los ha eliminado. Tenemos que volver a eso” sentenció.

El secretario de Recursos Hídricos, aseguró que en eso se está trabajando con los comité de cuenca y con entidades como Carsfe, como para que el 25 por ciento de los campos vuelvan a tener montes o bosques nativos, con lo cual se solucionan buena parte de los problemas.

Rutas colapsadas

Ante la consulta de El Santafesino, Bertoni destacó el reacondicionamiento del Vila-Cululú que está en el 10 por ciento de obras, y aseguró que están en carpeta las siempre postergadas obras en las rutas 62 -Providencia y María Luisa- y 50s en Cululú. Advirtió que debe ejecutarse una obra hidráulica y vial con la misión señalada: lograr una mayor retención de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *