Reubican familias que residían en asentamientos informales
Reubican familias que residían en asentamientos informales
Política
Redacción El Santafesino
20/10/2010
asentamientos informales Ordenamiento Territorial riesgo hídrico

Reubican familias que residían en asentamientos informales

El Gobierno de la ciudad inició la primera etapa de reubicación de las familias que se encontraban radicadas en Playa Norte y Bajo Judiciales hacia las 21 viviendas construidas por el Gobierno de la ciudad de Santa Fe, en el predio lindante al Gada. El proceso de relocalización se inscribe en las políticas de mejoramiento de las condiciones de vida de las familias de asentamientos informales que están ubicados en reservorios o en zonas vulnerables al riesgo hídrico, y procura su traslado a zonas más seguras.

Tal como sucediera con las familias de la zona conocida como Villa Corpiño que fueron reubicadas en un predio de Alto Verde, la Secretaría de Desarrollo Social y la Subsecretaría de Hábitat y Vivienda del Gobierno de la ciudad realizaron previamente un análisis de la situación social y ambiental. Se relevaron cuáles son las zonas en las que se encuentran los asentamientos informales no aptos para residencia, en los que sus habitantes no poseen la tenencia de las tierras y además no tienen acceso a los servicios básicos, o cuentan con viviendas precarias, para paulatinamente cambiar una realidad que padece un 17 % de los santafesinos.

En la mayoría de los casos, los terrenos ocupados forman parte de áreas destinadas a reservorios que reciben importantes caudales de agua en casos de lluvias intensas y crecidas de ríos. Además del riesgo de las crecidas, el traslado de las familias se enmarca en un proceso de ordenamiento territorial encarado por el Gobierno de la ciudad que tiende a que los vecinos se asienten en un terreno apto para habitar, con viviendas dignas y con la posibilidad de titularizar su terreno.

Al mismo tiempo, se busca evitar la radicación de viviendas en zonas vulnerables. Cabe recordar que la situación se resolvió ante la última crecida del río Paraná, donde varios sectores de la ciudad se vieron afectados por tener asentamientos informales en zonas vulnerables no aptas para vivienda.

Relevamiento previo

“Los asistentes sociales hicieron un trabajo de relevamiento en el mes de marzo, en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, para determinar los grupos familiares que había en las construcciones precarias de la zona”, explicó Mariano Cejas, director del Programa de Descentralización.

La reubicación continuará, en su primera etapa, durante diez días; “se los irá trasladando en base a las posibilidades y necesidades que cada familia tenga”, puntualizó.

En este sentido, detalló que la decisión del Municipio tiene por fin “mejorar las condiciones de habitabilidad, por lo que todos los casos serán contemplados y no vamos a permitir que haya quienes pretendan sumarse sin haber estado originariamente en el lugar o que se haya trasladado en estos días”, explicó.

Los trabajos

El lugar destinado para la reubicación de las personas que residían en los asentamientos informales de Playa Norte y Bajo Judiciales es un polígono de 14 hectáreas que linda al Norte con callejón Funes; al Sur, callejón Aguirre; al Este, las vías del Ferrocarril Belgrano; y al Oeste, calle Alvear.

Las tareas realizadas se organizaron en tres etapas; la primera, fue la definición del anteproyecto de urbanización, el amojonamiento de las manzanas y lotes y la adquisición de los materiales de construcción para la ejecución de 21 módulos habitacionales. La siguiente etapa fue la limpieza y nivelación de las 14 hectáreas y la apertura de calles. Además, se realizaron trabajos para la canalización de los desagües pluviales paralelos a las vías del Ferrocarril Belgrano, y se reconstruyeron los alcantarillados del callejón Funes.

Cada vivienda cuenta con estructura y cubierta de techo, bastidores cerramiento lateral y divisiones interiores. También poseen instalaciones sanitaria y eléctrica, aberturas, terminaciones y pintura. Fueron construidos sobre la base de una estructura de madera, cerradas con placas cementicias y techos de paja, lo que ofrece cualidades desde el punto de vista de la aislación hidráulica, térmica y acústica.

Para la finalización de algunos módulos sólo resta el cerramiento lateral y las divisiones interiores, que no se ejecutaron todavía por razones de seguridad. En cuanto a la instalación sanitaria, ya se colocaron los 21 tanques de las fosas sépticas y las torres de los tanques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *