Romina ya piensa en el último tramo del calendario de aguas abiertas
Fuente: Gentileza
Sociedad
Redacción El Santafesino
20/08/2019
aguas abiertas Juegos Panamericanos Romina Imwinkelried San Jerónimo Norte

Romina ya piensa en el último tramo del calendario de aguas abiertas

La joven de San Jerónimo Norte finalizó 4ª en la prueba de aguas abiertas 10 kilómetros en los Juegos Panamericanos. En lo que resta del año, participará de las competencias internacionales de Croacia, Macedonia e Italia.

Romina Imwinkelried finalizó 4ª en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Fue en la prueba de aguas abiertas 10 kilómetros, tras estar pegada al lote de punta en toda la competencia. En diálogo con El Santafesino, la joven de San Jerónimo Norte admitió que los resultados superaron su expectativa: “Fue un poco más de lo que esperábamos, sabíamos que íbamos a estar dentro de las ocho, que sería difícil por el nivel de competidoras que hay –dentro de las cuales había campeonas del mundo y nadadoras olímpicas–. Durante el desarrollo de la prueba me fui dando cuenta que estaba para pelear un poquito más”.

Imwinkelried precisó cómo vivió esa prueba: “Fueron ocho vueltas de 1200 mts en las cuales a las primeras las nadé muy cómoda y en la sexta vuelta hice un cambio de ritmo muy fuerte. Creo que fue la clave para definir mi puesto en el final de la carrera porque pude mantenerme con las primeras y en las vueltas siete y ocho pasé a dos chicas más, lo que me dio el cuarto puesto. Además, estuve cerca de la tercera, así que terminé muy conforme”.

De cara al futuro, Romina Imwinkelried tiene más desafíos. Viajará a Croacia para participar de la quinta carrera de circuito FINA (Federación Internacional de Natación). Posteriormente, nadará en las aguas de Macedonia, y de la tradicional Capri – Napoli en Italia. Al respecto, la joven de San Jerónimo Norte indicó: “Son países que siempre tienen participantes en lo que son los circuitos de larga maratones. Siempre me encuentro con amigos también. Tanto en Croacia como en Macedonia son dos lagos, y el agua es caliente, entre 26 y 27 grados. En Italia competimos en el mar, y la temperatura del agua está entre 24 y 25 grados”.

Los resultados que logró en los Juegos Panamericanos no son casualidad. El riguroso entrenamiento físico y la preparación mental, fueron claves para conseguir sus objetivos. Imwinkelried contó cómo es una semana para ella: “lunes, martes, jueves y viernes entreno doble turno en la pileta, miércoles y sábado hago un turno. Al gimnasio voy cinco veces por semana, en el cual intercalo fuerza y circuitos aeróbicos. También tengo preparación con la nutricionista, con planes alimenticios de acuerdo a la época de entrenamiento en la que esté, y realizo un importante trabajo con la psicóloga”.

Imwinkelried, al respecto, afirmó: “Comienzo a entrenar en pileta a las 8 de la mañana, y el segundo turno es a las 4 de la tarde. Más o menos entre dos horas, dos horas y media por turno. En el gimnasio estoy aproximadamente una hora”. Además, comentó dónde y cómo fueron las semanas previas a la competencia que se llevó a cabo en Lima: “Para llegar a los Juegos Panamericanos estuvimos las últimas tres semanas entrenando en Cuenca, una ciudad de Ecuador, a 2600 mts sobre el nivel del mar. Eso nos permitió tener un beneficio extra a la hora de competir cuando bajamos; contamos con más oxígeno y eso hace que nos sintamos mejor”.

El aspecto mental es indispensable para poder obtener los mejores resultados. La nadadora de San Jerónimo Norte señaló: “Con la psicóloga trabajamos estrategias para pensar en el momento de la competencia. Lo que ejercito antes es nadar la carrera, pero con la mente, pensar todas las opciones de lo que podría pasar y cómo podría resolverlas. De esta manera, tengo las herramientas para no bloquearme, y que nada me saque de prueba”. También declaró que analizan qué aspectos pueden mejorar, como la respiración, e intenta ser consciente sobre cuáles son sus debilidades en el circuito para tratar de perfeccionarlo. “El aspecto mental es el 50% de la carrera. Muchas veces el físico no puede más, y llegás por lo mental”, sostuvo Imwinkelried.

Por último, Romina Imwinkelried se refirió a la situación de los nadadores nacionales: “Hay un importante crecimiento en la natación a nivel nacional. En aguas abiertas se volvió a sacar medalla después de ocho años –Cecilia Biagioli y Guillermo Bértola– y en pileta tuvieron una actuación increíble. Hay mucho trabajo detrás de todo eso, pero también queda mucho más para mostrar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *