Rosario: se realizan nuevas paradas de hormigón para el transporte público
La Municipalidad de Rosario comenzó con la remodelación de las paradas del Transporte Urbano de Pasajeros. Crédito: Municipalidad de Rosario

Rosario: se realizan nuevas paradas de hormigón para el transporte público

El plan de remodelación del municipio, dirigido a otorgarles mayor durabilidad y resistencia a estos espacios, se lleva adelante en avenidas y arterias de mayor envergadura.

El Plan de remodelación de las paradas del Transporte Urbano de Pasajeros (TUP), impulsado por el Municipio, consiste en el levantamiento del asfalto y la ejecución de nuevas capas de hormigón reforzado, transformando las paradas en más resistentes. En el marco de la iniciativa, destinada a las avenidas y arterias de mayor envergadura, actualmente se está trabajando en la parada de Pellegrini y Mitre sentido oeste-este y se encuentran en período de endurecimiento, próximas a habilitarse, las paradas correspondientes a Alberdi y Vélez Sarsfield sentido sur-norte, y Pellegrini y Mitre sentido este-oeste.

La intervención en la parada TUP de Pellegrini y Mitre sentido oeste-este comenzó la semana pasada, mientras que la estación contraria se encuentra vallada en período de endurecimiento. Las calzadas de ambas manos se encuentran reducidas por las obras de transformación de las paradas de asfalto en hormigón. El material debe permanecer vallado entre 15 y 20 días para su óptimo sellamiento.

En consecuencia, las paradas estarán inhabilitadas momentáneamente, si bien la circulación sobre el carril izquierdo está permitida. De manera temporal, para el ascenso y descenso de los usuarios del transporte se habilita la parada de Av. Pellegrini y Sarmiento, afectando a las líneas 144 y 35/9. Ante cualquier duda o consulta está a disposición el número gratuito de atención al ciudadano 147.

Estos trabajos garantizan mayor durabilidad en relación a las posibles fisuras que se ocasionan en el pavimento, producto de la carga, el peso y las incesantes frenadas del transporte público. Además de las paradas intervenidas, correspondientes a las direcciones de Alberdi y Vélez Sarsfield en ambas manos, Pellegrini y Mitre también en ambos sentidos, y la intersección de Laprida y San Juan, también están previstas y proyectadas las siguientes: Dorrego y Mendoza, Alberdi y Avellaneda y Córdoba y Francia.

Cabe señalar, además, que la parada norte-sur del Metrobus ya fue remodelada a principio de año, así como la ubicada en Laprida y San Juan.

El secretario de Obras Públicas, José Luis Conde, explicó que el trabajo que se lleva adelante en las paradas del TUP es cambiar el sistema de hormigón flexible (de asfalto) a hormigón rígido.

A su vez, en relación a los pasos técnicos, explicó que primero se hace la rotura y excavación, luego la base, un hormigón de calidad h8 en 12 centímetros de espesor, que es lo que está debajo del pavimento propiamente dicho. Finalmente, se ejecuta la última capa, el hormigón de pavimento definitivo calidad h30 de 20 centímetros de espesor, que en 20 días estará en funcionamiento.

La importancia de las losas de hormigón

El concreto asfáltico (carpetas de asfalto) tiene un comportamiento visco-elasto-plástico frente a la acción de las cargas de tránsito. La velocidad con la que se producen deformaciones en una capa asfáltica es mayor cuanto más lenta es aplicada la carga (como es el caso de zonas de detención de vehículos) y cuanto mayor es el peso aplicado y la temperatura ambiente.

Es por eso que en zonas de parada del TUP tienden a producirse deformaciones de las capas asfálticas que no se observan en el resto de la cuadra por la cual circula exactamente el mismo tránsito. A este fenómeno relacionado con la reología del asfalto se le suman esfuerzos o solicitaciones longitudinales adicionales en las paradas, que tienen que ver con el frenado y la aceleración de los colectivos, que pueden traducirse en ondulaciones de la superficie de rodamiento.

La reconstrucción de dichas paradas con losas de hormigón evita este tipo de deformaciones por tratarse de un material que, por un lado, es rígido en superficie y, por otro, permite la transmisión de la carga en áreas más grandes debido a que toma esfuerzos de flexión.

La longitud de los sectores a reconstruir es, en muchos casos, empírica, producto de la observación caso por caso de los sectores de concreto asfáltico efectivamente deformados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *