Santa Fe debate su autonomía municipal
Santa Fe debate su autonomía municipal

Santa Fe debate su autonomía municipal

La autonomía municipal en nuestra provincia tiene media sanción otorgada por la Cámara de Senadores con el voto afirmativo del justicialismo. Sin embargo, tanto el gobernador Hermes Binner como los integrantes de las distintas fuerzas que integran el Frente Progresista insisten en que las nuevas garantías para las administraciones locales se tienen que incorporar a través de una modificación a la Carta Magna santafesina.

La norma aprobada por el PJ propone que las Municipalidades de primera categoría, es decir, Rosario y Santa Fe, puedan dictar su propia Carta Orgánica y sin más limitaciones que las contenidas en la Constitución Provincial, mientras que el resto de las municipalidades podrán hacer lo mismo siempre y cuando sus respectivos Concejos habiliten el tema.

Para el titular de la Convención Provincial de la UCR, Julián Galdeano, la iniciativa opositora va “contranatura” de la filosofía misma del justicialismo ya que “en 24 años” no habilitaron la discusión. “Inventaron este mamarracho del Senado que en la práctica no satisface ninguno de los puntos que se discutieron en todos los foros que hubieron estos últimos años sobre el tema. Con la media sanción del Senado queda todo en la provincia y más con la cláusula que le incorporaron, que si hay colisión de normas primará siempre la norma provincial”, explicó.

La carta orgánica

El proyecto de los senadores justicialistas expresa que la Carta Orgánica deberá indicar “las condiciones laborales y salariales de sus trabajadores, que estarán sujetas a la normativa vigente en el orden nacional y provincial”. Asimismo señala que “las respectivas cartas orgánicas serán sancionadas por una Convención Municipal”. Por otro lado, deberán asegurar un sistema representativo y republicano, con elección directa de sus autoridades y el voto universal, igual, secreto, obligatorio y de extranjeros; la publicidad de los actos de gobierno y el acceso a la información pública municipal por parte de los ciudadanos; un régimen de control de las cuentas públicas y el reconocimiento a las organizaciones vecinales, entre otros.

Asimismo se prevé un gobierno conformado por un Intendente Municipal, elegido directamente por el pueblo y por un período de cuatro años y un Concejo Municipal, elegido de la misma manera, con representación minoritaria, renovado bianualmente por mitades; la composición de Concejo Municipal y la representación de los distritos o circuitos electorales de la jurisdicción municipal; las atribuciones del Intendente Municipal y del Concejo Municipal.

También, un sistema tributario que permita contar al Gobierno Municipal con recursos financieros suficientes para una eficaz gestión de sus intereses locales, constituido sobre la base de los principios constitucionales de tributación y en armonía con el régimen tributario provincial, interprovincial y federal.

Otro rasgo importante contenido en el proyecto del PJ es la facultad que se podrá delegar a los municipios para celebrar acuerdos y convenios con el gobierno Provincial, en especial en materia de seguridad pública, tributos y el establecimiento de un sistema de cooperación, administración y fiscalización conjunta de éstos últimos. A ello se suma la facultad de celebrar acuerdos con otros municipios y comunas a los fines de conformar, con la aprobación del gobierno de la provincia, regiones metropolitanas para la prestación de servicios, realización de obras públicas, cooperación técnica y financiera o actividades de interés común de su competencia.

Asimismo, se estipula la creación de un fondo especial de amortización para atender los compromisos de los empréstitos que contraigan, sin que en ningún caso el servicio de la totalidad de los mismos pueda comprometer más de la quinta parte de los recursos del ejercicio.

Por último, se tipificaron los derechos de iniciativa, referéndum y revocatoria de mandato; la participación del municipio en materia educativa, de seguridad pública, de salud y de acción social, con los límites establecidos en la Constitución, las leyes de la provincia y los convenios por ésta suscriptos; y un procedimiento administrativo simple que garantice los derechos de los administrados y un procedimiento de reforma de la Carta Orgánica.

Las opiniones

En declaraciones a la prensa, el intendente de Santa Fe Mario Barletta expresó que la autonomía municipal “debería consagrarse a través de la reforma de la Constitución”, pero consideró que “tampoco debe desperdiciarse la oportunidad de comenzar a instaurar la autonomía a través de una ley. Sería una buena posibilidad para que las ciudades comiencen a instrumentar el ejercicio de la autonomía, y me parece razonable que se avance en ese sentido, más cuando todos los partidos han presentado proyectos al respecto”, explicó.

Por su parte, Jacinto Speranza, jefe municipal de Reconquista, expresó: “Me parece que es más bien una especie de movimiento en un tablero de ajedrez más que pensar en la verdadera autonomía y en la reforma de la Constitución provincial. Nosotros vamos a insistir en la necesidad de una reforma constitucional, donde queremos tener participación en el debate y también a transmitir nuestras propias opiniones”.

En tanto, el intendente de Avellaneda, Orfilio Marcón, remarcó que la autonomía municipal “es un tema fundamental porque nos servirá para brindarles más soluciones a la gente y al mismo tiempo para darle un poco más de federalismo puertas adentro a la provincia”.

Lo que se viene

En definitiva, el proyecto de ley que votaron los senadores justicialistas con absoluta comodidad en la Cámara alta –donde son mayoría– difícilmente pueda llegar a analizarse en Diputados, donde es el Frente Progresista el que tiene más legisladores, porque el oficialismo considera que el camino hacia la autonomía municipal debe darse mediante una reforma de la Constitución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *