Santa Fe le reclamó a la Nación por un Plan Director
Santa Fe le reclamó a la Nación por un Plan Director Crédito: Prensa Gobernación
Política
Redacción El Santafesino
02/10/2010
Comité Interjurisdiccional laguna La Picasa Plan Director río Salado

Santa Fe le reclamó a la Nación por un Plan Director

Con respecto al primero tema, el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio, dijo que la solicitud refiere a la puesta en marcha de un programa de obras que regule el caudal de la laguna La Picasa y la formulación de un Plan Director o Maestro, que “signifique un beneficio equilibrado y sustentable para las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, que integran la cuenca”.

Este requerimiento se hizo durante una reunión técnica del Comité Interjurisdiccional de La Picasa, realizada esta semana en la ciudad de Buenos Aires con la presencia de representantes de los tres distritos involucrados.

“La provincia entiende que el conjunto de obras ejecutado parcialmente hasta el momento en el sistema hídrico La Picasa – El Chañar otorga soluciones a sectores de la cuenca localizados en las provincias de Córdoba y Buenos Aires, pero perjudica notablemente a Santa Fe”, expresó Ciancio.

Sobre la petición efectuada el ministro explicó que “venimos reclamando con insistencia en las reuniones del Comité Interjurisdiccional inmediatas evaluaciones y eventuales correcciones al sistema de obras de regulación y control de los excedentes, que no se ajustan en su funcionamiento a los parámetros clave de diseño proyectados oportunamente por la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL)”.

Al respecto, el titular de la cartera de Aguas aseguró que “se perjudica claramente a esta provincia”, puesto que los excedentes hídricos aumentan “el flujo procedente de la subcuenca oeste del sistema, sin posibilidad alguna de ser evacuados”.

“También hemos requerido en esas reuniones –acotó– la formulación de un modelo de gestión de las obras existentes e incorporar las obras en ejecución, o aquellos nuevos trabajos que se definan en un marco de conveniencia para todas las provincias involucradas”.

En ese plano, el funcionario recordó que “oportunamente la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó a nuestra provincia –ante una presentación de Buenos Aires–, desactivar la estación elevadora norte de la laguna La Picasa con todos los costos económicos, sociales y ambientales que trajo dicha medida y que fueron asumidos exclusivamente por nuestra provincia; situación ésta que aún hoy continúa como única salida de los caudales ingresantes a la laguna. Por lo tanto –indicó–, es imprescindible restringir drásticamente en el corto plazo aquellos caudales provenientes de las provincias de Córdoba y Buenos Aires”.

Por ultimo, el ministro apuntó que “transcurridos 11 años desde el inicio de las negociaciones con las otras dos provincias involucradas, ha habido un avance en el conocimiento de la dinámica hídrica del sistema hidrológico, pero ha fracasado la implementación de un manejo integrado de los recursos hídricos de la cuenca, percibiéndose beneficios para Córdoba y Buenos Aires, y daños para Santa Fe”.

Reclamo

La propuesta presentada por Santa Fe, e incluida en el acta de la reunión del Comité, requiere con “urgencia en primer lugar la puesta en funcionamiento del canal por gravedad que deriva caudales del Reservorio 7 a Las Horquetas, manteniendo el caudal permanente de cinco metros cúbicos por segundo”.

Además, solicita “abstenerse de ejecutar obras financiadas, tanto por la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación como por las provincias involucradas que modifiquen las obras incluidas en los acuerdos suscriptos”.

Asimismo, peticiona “la regulación de los caudales provenientes de Córdoba mediante la ejecución de obras provisorias en los niveles de los vertederos de los reservorios a cotas compatibles con los volúmenes que puedan ser evacuados de La Picasa, así como también la regulación de los caudales provenientes de Buenas Aires con el mismo criterio”.

Propone también “corregir las obras de regulación existentes, ajustándolas al proyecto desarrollado oportunamente por la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la UNL”.

Finalmente, insiste en “la puesta en marcha de un plan para el control, operación y mantenimiento del sistema La Picasa-El Chañar, por parte del organismo hídrico interjurisdiccional. Hasta tanto eso ocurra, el mantenimiento de las obras quedará en manos de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, que asumirá la responsabilidad de la eficiencia de tales obras, y los costos que demande tal mantenimiento”.

Río Salado

Por otra parte, el ministro Ciancio anunció que la provincia exigió “al gobierno nacional la formulación de un plan director de manejo integrado para el desarrollo de la cuenca del río Salado”.

El funcionario expresó que con tal pedido se “busca balancear las inversiones realizadas en la cuenca porque se advierte que en su territorio no existen transformaciones ni proyecciones del Estado nacional que se contrasten con las que sí están en la cuenca superior (Salta) y media (Santiago del Estero)”.

El requerimiento se hizo Capital Federal ante los miembros del comité de cuenca de los ríos Pasaje-Juramento y Salado, y la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación.

Ciancio explicó que “vamos a hacer todos los esfuerzos a nuestro alcance para que se le garantice a la provincia el uso del recurso hídrico. Por eso le exigimos a la Nación la formulación de un plan director que vaya acompañado de acciones coordinadas entre todos los actores que forman parte de la cuenca”.

Situación en Tostado

“Son por todos conocidas las razones que llevan a las partes que forman el comité de cuenca de estos ríos a reunirse de manera permanente”, dijo Ciancio, en referencia a “la escasez del vital recurso en su límite entre Santiago del Estero y Santa Fe, que afecta concretamente a la ciudad de Tostado” (departamento 9 de Julio).

“La historia de gestiones por establecer pautas básicas de manejo del recurso escaso entre las jurisdicciones provinciales es muy extensa, pero lamentablemente siempre fueron signadas por un denominador común: emergencia por escasez hídrica en la ciudad de Tostado, que tiene más de 15.000 habitantes”, acotó Ciancio.

Fundamentos

El ministro añadió que “puede observarse que los tratados interprovinciales de 1981, como los posteriores de 1998 y 2006 siempre fueron de carácter bilateral, entre Santiago del Estero y Santa Fe, y a instancias de reclamos de nuestra provincia para atender situaciones de emergencia por sequía para provisión de agua potable a Tostado, dificultosos en su cumplimiento por la escasa disponibilidad de agua regional”.

Ciancio mencionó que “la lista de encuentros y desencuentros en la administración del preciado recurso nos ha hecho llegar a estos días con acuerdos incumplidos e incumplibles en el corto, mediano y largo plazo, además de impedir contar con una visión estratégica del aprovechamiento sustentable de los recursos hídricos de la cuenca inferior del río Salado, siempre excluida de la política hídrica nacional y regional”.

El titular de la cartera de Aguas remarcó que “no ha ocurrido lo mismo en la cuenca superior y media, donde son innumerables los antecedentes de acuerdos bilaterales entre Santiago y Salta”. Agregó que “muchos de ellos datan de mediados del siglo pasado, cuando se definía el desarrollo regional de las provincias con un fuerte apoyo nacional, a través de la gestión directa de la desaparecida Agua y Energía Eléctrica de la ejecución de obras de infraestructura hidráulica para el aprovechamiento del agua para provisión de localidades, generación de energía y riego, y también protección contra inundaciones”.

“Lamentablemente desde aquellas épocas a la fecha –indicó Ciancio– Santa Fe ha sido siempre un simple espectador de estos acuerdos, que dieron lugar a grandes obras que impulsaron un desarrollo formidable de la región”, y mencionó como “denominador común, la exclusión total de nuestra provincia de los esquemas de desarrollo trazado por esos organismos nacionales”.

“Hoy la situación ha cambiado radicalmente porque la actual administración provincial resolvió que Santa Fe, en su carácter de condómino de los recursos hídricos de la cuenca de los ríos Pasaje, Juramento y Salado, tiene los mismos derechos que las provincias de aguas arriba y, por tanto, reclama en carácter de tal evaluar un nuevo esquema de acuerdos interjurisdiccionales que contemple los derechos de todos por igual”, señaló Ciancio.

Ese pedido, dijo, privilegia “el concepto de gestión integrada de los recursos hídricos aceptados por todas las jurisdicciones en forma tácita a través de la sanción de los Principios Rectores de Política Hídrica, por sobre aquellos principios hoy totalmente obsoletos de soberanía territorial que ya nadie sostiene como argumento de defensa dado su escasa visión de integralidad territorial, de cooperación, de asociativismo regional y de priorización de usos en el que debemos garantizar la vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *