Sequía: Duro impacto en Llambi Campbell
Gustavo Chiariotti, presidente comunal de Llambi Crédito: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
04/02/2009
Llambi Campbell sequía soja

Sequía: Duro impacto en Llambi Campbell

En diálogo con El Santafesino, el presidente comunal de Llambi Campbell, Gustavo Chiariotti, dio algunos datos de cómo la sequía afecta a los productores de la localidad. Dijo que la localidad está siendo fuertemente afectada, situación que se verá a lo largo de todo el año y las secuelas se prolongarán por algunos años más, dadas las pérdidas producidas.

En principio estimó que se necesitarían aproximadamente 700 milímetros de lluvia como para empezar a normalizar la situación, aunque las precipitaciones caídas a fin de enero algo calmaron la necesidad de agua, pero estimando que se podría apaciguar con dos o tres lluvias de aproximadamente 80 milímetros, escalonadas y despacio, donde la tierra aproveche el agua caída.

El titular comunal explicó que el sector más perjudicado es el de la producción de soja, ya que es el que mayor divisas genera. Estimó que gran parte de la producción se perderá. Sobre el rol que cumple la Comuna en situaciones como esta, manifestó que en una reunión realizada en enero, con instituciones vinculadas a los productores de la zona, se decidió comprar fardos para que sean entregados a los pequeños y medianos productores de cría y tambo.

Chiariotti también dijo que se mantendrán reuniones para determinar los parámetros de distribución. Se habló también de conformar un comité de crisis como para ir sorteando los inconvenientes que se pueden ir produciendo.

De todos modos, Chiariotti destacó que pese a la situación preocupante, el pueblo de Llambi Campbell siguió pagando normalmente sus impuestos (tasa y patente), aunque hay una pequeña disminución en la recaudación, siempre la localidad tuvo un buen índice de cumplimiento.

En cuanto al comercio local, que está vinculado directamente al sector agrícola, dijo que se puede notar un “desaceleramiento” producto de un movimiento “casi nulo” en los últimos dos o tres meses. Finalmente dejó algo en claro: los efectos más fuertes de esta crisis se padecerán no sólo en 2009, sino también en 2010.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *