¿Severidad o tolerancia?
¿Severidad o tolerancia?

¿Severidad o tolerancia?

En una convivencia de estudio de Semana Santa tuve oportunidad de convivir y conocer a Benito, un chico de inteligencia medio alta y buen corazón. Pero pronto se puso de manifiesto que se negaba a recoger los platos después de la comida, que no ayudaba a los compañeros, que tenía desordenada su ropa y que siempre se las arreglaba para hacer lo menos posible.

Al terminar la convivencia hablé con los padres y me sorprendió que ellos no tenían esa imagen de su hijo. Para ellos, Benito era un chico excelente, con buenos sentimientos y lleno de valores positivos. Con delicadeza les fui describiendo la conducta observada durante la convivencia y al final admitieron que también en casa comía a su capricho, que era el padre el que ponía la mesa mientras Benito veía la televisión, que su madre dejaba la cocina para atender el teléfono mientras el hijo estaba ocupado con un juego de ordenador, que suspendía varias asignaturas porque “el profesor le tenía manía”, que dejaba el abrigo en cualquier sitio y que casi siempre eran los padres los que cedían sin apenas resistencia.

Sin embargo, los padres insistían que no debían obligar al chico, sino que las conductas positivas debían salir de él, porque si se hace las cosas forzado, crecería lleno de resentimientos y así no se conseguiría nada.

Esta filosofía es muy razonable pero mal llevada a la práctica. Los padres deben dar buen ejemplo, pero la excesiva tolerancia es un error grave. No se trata de imponer una disciplina militar pero tampoco permitir que el hijo haga lo que le dé la gana. Tan equivocado es ser excesivamente severos como excesivamente tolerantes.

Un principio pedagógico es estimular la actividad del educando con paciencia y optimismo: que sea él mismo quien se limpie los zapatos, se haga la cama, ayude a poner o quitar la mesa, que atienda el teléfono, que abra la puerta cuando llaman y otros trabajos por el estilo. Estos detalles influyen mucho en la formación de un buen carácter y favorecen el ambiente familiar.

Arturo Ramo García-Inspector de Educación. Correo: aramo@adigital.pntic.mec.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *