“Siempre se puede modificar la estructura productiva”
Julio Tealdo, Licenciado en Administración y docente de la UNL Crédito: El Santafesino
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
15/05/2014
Parque Tecnológico polígono industrial sistema financiero

“Siempre se puede modificar la estructura productiva”

Cuando se vislumbra una crisis o se atraviesa una tormenta económica, la pregunta siempre aparece. ¿En qué medida es producto de la estructura productiva vigente?. “Siempre se está a tiempo, pero modificar la estructura productiva de un país no es algo que pueda cambiarse de un día para el otro”.

La reflexión inicial corresponde al Lic. Julio Tealdo, docente e investigador de la Universidad Nacional del Litoral y autor junto a otros especialistas de libros y ensayos sobre la industria en la provincia de Santa Fe, quien aclara que el punto de partida “es la decisión política de hacerlo”.

En su visión, la Argentina tiene puntales que como país la ubican lejos de otros escenarios: buenos recursos humanos calificados, universidades y polos científico-tecnológicos, etc, condiciones que permiten encarar ese cambio de estructura productiva.

“Sin embargo, se analiza desde hace décadas, la necesidad de establecer un entramado de trabajo, de producción, y de exportación, que genere un ingreso de divisas suficiente parar lograr una economía más equilibrada, que es aquello que nos falta”, remarca.

En el marco de la crisis desatada en enero último con la devaluación impuesta por el gobierno nacional, recordó que cualquier país del mundo necesita la generación de divisas y su ingreso como respaldo por ser una moneda de valor internacional. “Pero el tema es cómo se generan esas divisas. No podemos depender para el ingreso de divisas, únicamente del sector agropecuario. Argentina tiene industria y debe consolidar aquellos sectores particularmente con alto valor agregado, que son los sectores del futuro. Incluso hoy, la industria automotriz sola, no alcanza”, apunta.

Recuerda en ese sentido un ejemplo que siempre utiliza ante sus alumnos. “Una tonelada de soja cuesta 500 dólares, mientras que 100 gramos de una droga de uso medicinal que produce una empresa en el Parque Tecnológico Litoral-Centro de Santa Fe cuesta 15.000 dólares. Entonces, el mundo del conocimiento es hacia donde se debe apuntar”.

Tealdo considera que se deben crear las condiciones para alentar las inversiones, aprovechando la capacidad instalada de la industria y también las universidades y sus investigadores. “En los últimos años, los gobiernos en Argentina no han profundizado estas políticas y en algunos casos lo han hecho tarde”, advirtió.

Desequilibrio

Una estructura productiva desequilibrada se refleja cuando una economía crece pero se necesitan cada vez más componentes importados para sostener ese crecimiento del nivel de actividad. “El típico caso es el automotriz. Se crearon las condiciones y se planteó que se debía exportar. Pero ocurre que tiene entre un 70 un 80 por ciento de componentes importados. Por eso debería lograrse un articulación con empresas pyme y mediana para fabricar autopartes que reduzcan ese componente importado”, plantea.

El especialista considera que el estado nacional debe jugar un rol importante, particularmente limitando el poder de las corporaciones en la mesa de negociaciones con las pequeñas y medianas industrias nacionales. Pero además advierte que la provincia puede hacer su parte. “Siempre se dice que son políticas nacionales. No. Hay muchas herramientas. Un ejemplo es el polígono industrial que forjó la municipalidad de Santa Fe desde cero. Creó las condiciones con una política local. Entonces la provincia también puede. Es la segunda provincia del país. Tiene recursos”.

Cuentas pendientes

La decisión política de encarar obras de infraestructura en materia energética -gas y electricidad- que favorezcan al desarrollo del sector industrial, es una cuenta pendiente de los gobiernos provinciales. “Un gobierno provincial debe gestionar hacia abajo con sus gobiernos locales y hacia arriba con la administración nacional. Además, se puede recuperar una capacidad de otorgar créditos con tasas bajas y subsidios a las pequeñas y medianas empresas que son las que más empleo generan”, insiste el investigador.

Otra referencia no menor corresponde a la necesidad de una reforma del sistema financiero. “Es la gran deuda del gobierno nacional. El actual sistema financiero sigue con la misma lógica prebendaria y rentística y está desvinculado del sector productivo”, afirma Tealdo, tras reconocer que la gestión de Cristina Fernández dictó algunas resoluciones pero no alcanza. “Hay que cambiar la ley para imponer al sistema bancario condiciones para que su sistema de préstamos esté más dirigido hacia el sector productivo”.

Perfil

Julio Tealdo es Licenciado en Administración (UBA), Diplomado Superior en Desarrollo Local y Economía Social (FLACSO), docente de la UNL en las facultades de Ciencias Jurídicas y Sociales, de Humanidades y Ciencias Económicas, es Investigador Categorizado de la UNL, director de proyectos de investigación en temas de economía política y de economía social y solidaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *