Totalmente renovado, el Mercado Norte reabrió sus puertas
Reapertura del Mercado Norte en Santa Fe Crédito: Gobierno de la Ciudad
La Región
Redacción El Santafesino
23/09/2014
barrio Constituyentes EuropeAid Mercado Norte

Totalmente renovado, el Mercado Norte reabrió sus puertas

Y llegó el gran día. Fue este lunes 22 de septiembre de 2014. Nada mejor que la estación de la primavera para inaugurar un espacio lleno de vida, y atractivos colores y aromas. Llegó el día del Mercado Norte: el día que se abrieron los portones de un espacio querido y tradicional de la ciudad. El día que los vecinos del barrio Constituyentes se sintieron orgullosos de volver a entrar a “su” mercado.

El día que el pasado dijo presente y también se olfateó el futuro con 120 nuevos puestos de empleo. El día que la esquina de Urquiza y Santiago del Estero volvió a formar parte de la vida cotidiana de todos los santafesinos. El día que se cruzaron miradas con alguna lágrima por observar y recordar un pedazo de historia: de la tuya, de la mía, de tus padres y mis abuelos. Abrió el renovado Mercado Norte. Abrió un gran paseo de compras de productos frescos de calidad. Abrió el que fue, es y será un punto de encuentro histórico para miles de vecinos de nuestra ciudad.

Renovación

El Gobierno de la Ciudad, en el año 2009, generó un proyecto de recuperación que fue seleccionado -entre 250 de otros gobiernos del mundo- para ser financiado a través de una subvención de 963 mil euros, por parte de la Comisión Europea (EuropeAid). Fue así que, luego de años de desidia y descuido, se inició un proceso de recuperación, no sólo del edificio sino también del mercado tal como lo fue desde sus comienzos: un símbolo del alimento fresco al alcance de todos.

Como se sabe, en 2010 se habilitaron los locales exteriores, y ahora llega el turno de los puestos de la nave central. En total -entre el aporte realizado por la Unión Europea, más los fondos invertidos por el Gobierno de la Ciudad y los productores locales-, se realizaron obras por más de 16 millones de pesos. Cuatro años después, el 20 de agosto de 2014, el supermercado Kilbel fue el primero en desembarcar a la renovada nave central, y con absoluto éxito ocupa el sector noreste, con frente sobre avenida Urquiza. Y en esa oportunidad fueron habilitadas 15 dársenas de estacionamiento para clientes y 2 para carga y descarga en la calle interior del Mercado Norte.

Presente a pleno

Desde hoy, con el esfuerzo del Municipio, los productores y comerciantes locales y el apoyo de la Comisión Europea (EuropeAid), el viejo y querido Mercado Norte se recuperó por completo. Los 24 espacios interiores ya están ocupados con la comercialización de frutas y verduras, productos regionales, comidas varias, alimentos dietéticos, un restaurante y un supermercado, entre otros.

En un contexto de alegría y satisfacción por haber logrado un objetivo que demandó tanto esfuerzo, el intendente José Corral se remontó a su infancia para recordar cuando su propia familia era cliente del Mercado. También la memoria lo llevó a su época de estudiante universitario, y ahí recordó que “vivía a la vuelta”, por lo tanto volvió a estar en contacto directo con el lugar. Y luego de repasar algunos de sus recuerdos personales, el mandatario local les contó a los cientos de vecinos que colmaron la calle Santiago del Estero que “en 2007 comenzó un cambio, empezamos a recuperar la ciudad. Recuperamos muchas cosas, pero por sobre todas las cosas los santafesinos recuperamos la autoestima”.

Y agregó que “en 2008, con Mario Barletta como intendente y José María Chemes, vinimos a recorrer este lugar, y nos encontramos que había motos abandonadas y un grupo de trabajadores de la Dirección de Tránsito que trabajaba en muy malas condiciones. Nos encontramos con ese panorama, pero nos propusimos recuperar el Mercado; nos ilusionamos con volver a darle vida a ese viejo estilo de mercado de frutas, verduras y carnes frescas, pero sin dejar de lado lo moderno; y hoy, a seis años, podemos hacer realidad ese sueño”.

El Intendente también se refirió al proyecto presentado ante la Unión Europea y a la noticia de ser elegido entre otros 250 planes de otros gobiernos del mundo. “La elección fue la reafirmación y la convicción absoluta de que el proyecto era bueno, y ese dinero que conseguimos nos permitió traer expertos que nos ayudaran a pensarlo mejor, y a realizar las obras. Pero faltaban más aportes, y llegaron de la mano de privados, de familias santafesinas”.

Y en materia de reconocimientos por el esfuerzo realizado, José Corral agradeció el trabajo de muchos equipos especiales que formó el Gobierno de la Ciudad para trabajar en la recuperación del Mercado Norte, a los concejales, y al gobierno de la Provincia, pero hizo una mención especial en la figura de José María Chemes, al que calificó de “fanático del comercio minorista de nuestra ciudad”.

En otro tramo, el mandatario local aseguró: “Recuperar este mercado es recuperar un patrimonio, una tradición familiar, la vida y el esfuerzo de varias generaciones de familias; es el apoyo a la producción local, a los emprendedores, es volver a encontrarnos con la comida saludable”.

Por último, con profunda emoción, destacó: “Este Mercado sólo se encuentra aquí, en Santa Fe, porque acá está nuestra cultura, nuestros sabores, nuestros olores, nuestra gente”.

El desafío de los puesteros

“Sin perder la fisonomía antigua y original del Mercado Norte, es uno de los mercados más modernos que yo he visto”, dijo Marcelo Negrette, propietario de Ubiergo Carnes de Cerdo. Además, el flamante puestero que hoy vuelve a ser parte del Mercado (como ya lo fueron su abuelo y su padre), destacó que se siente “muy orgulloso de este emprendimiento”, y también aseguró que “muchos de los puesteros que hoy nos encontramos acá no dudamos desde un principio en alinearnos en este proyecto, y hoy podemos decir que hicieron un trabajo hermoso. Ahora nos toca a nosotros: a partir de mañana tenemos que colmar todas las expectativas de la gente”.

Patrimonio histórico

En tanto, el gobernador Antonio Bonfatti manifestó que “los santafesinos tienen la enorme suerte de que la Municipalidad no vendiera este Mercado, como lamentablemente ocurrió en tantos lugares del país. Hoy se lo puede recuperar como patrimonio histórico, porque es un edificio maravilloso, que tiene una calidad de construcción que tanto añoramos”. Y agregó que “esta clase de edificios nos sirven para decirles a los más jóvenes y niños de dónde venimos, del esfuerzo y trabajo que costó realizar estas edificaciones; y además es una gran posibilidad que se le da a los puesteros para que desarrollen su trabajo, generen más trabajo y su producto sea de calidad y buen precio”.

Alfonso Diez Torres, jefe de la Delegación de la Unión Europea en Argentina, hizo mención a Santa Fe como su ciudad favorita en Argentina, la que más visitó, y dijo que “ese proyecto que hoy se hace realidad, entre tantas cosas buenas, también es un tributo a los inmigrantes europeos que pasaron por aquí, que trajeron ese modelo de cercanía al ciudadano, como son los mercados”. Aseguró que “con esta obra recuperaron parte de su historia, lo dejaron de una manera muy bella y expresiva, para que siempre que veamos este Mercado recordemos esa amistad inquebrantable entre Europa y Argentina”.

A principios del siglo XX, Argentina atraía a miles de inmigrantes europeos que abandonaban sus lugares de origen buscando mejores condiciones de vida y de trabajo en un país nuevo, que se integraba plenamente a la economía internacional.

Santa Fe, ubicada en el corazón del territorio agrícola, reflejaba las transformaciones originadas en ese desarrollo. La pequeña aldea con reminiscencias hispánicas se convertía en una capital cosmopolita que se afirmaba como centro político y comercial de toda la región.

Para abastecer de alimentos a esa creciente población, y siguiendo las tradiciones de sus países, se construyeron en la ciudad los mercados municipales. Italianos, españoles, árabes y judíos encontraron allí los productos originarios de su tierra. Es así que nacieron en Santa Fe los mercados Central y Sur, en el casco histórico de la vieja ciudad, y el Mercado Norte, cuyo nombre se origina a raíz de que, al momento de su construcción, esta zona conformaba el borde norte de la ciudad, el barrio nuevo. La inauguración del edificio, que seguía las normas de mercados europeos, finalizó en 1929 e inmediatamente se habilitaron los puestos.

El acto de reinauguración apeló a aquella historia: cantantes y actores personificaron el regreso de aquellos inmigrantes, que se apropiaron por un rato del Mercado Norte, ahora más iluminado y con más vida que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *