Un balance positivo tuvo el primer debate presidencial en la ciudad de Santa Fe
Fuente: Gentileza UNL
Política
Redacción El Santafesino
14/10/2019
debate presidencial Facultad de Derecho kirchnerismo política exterior

Un balance positivo tuvo el primer debate presidencial en la ciudad de Santa Fe

En el Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral se realizó el primer debate de candidatos con vistas a las presidenciales del próximo 27 de octubre.

Los seis candidatos que superaron las PASO participaron del primer debate 2019 en la ciudad Santa Fe. El Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral lució espectacular. Una puesta en escena a la altura de las circunstancias, además en un contexto simbólico: la celebración de los 100 años de la casa de estudios.

Las reglas de juego se respetaron y resultaron estrictas, condiciones que no tributan demasiado para hacer atractivo este tipo de modalidad. El tiempo era riguroso a lo largo del debate y quien más lo sufrió fue Juan José Gómez Centurión. Se excedió en reiteradas oportunidades de su tiempo para exponer y tuvo que ser interrumpido por los moderadores en todos los casos.

Las redes sociales se hicieron eco del debate televisado. Justamente en Twitter, Estanislao Fernández, hijo del candidato del Frente de Todos, expresaba sus posturas minuto a minuto de lo que se planteaba. «Por momentos no se si estoy viendo un debate o la gala de nominación de Gran Hermano», ironizó. Las respuestas a Mauricio Macri también tampoco se hicieron esperar. «Mauricio Macri,  usted dice que hay que decirle la verdad a la gente, la unica verdad es que ustedes dejan un país destruido. Esa es la única verdad. Dejen de mentir».

Con un clima tenso en pleno debate durante el bloque de intercambios sobre Educación y salud se escucharon abucheos por parte del público. Los moderadores tuvieron que poner orden: «Agradecemos a quienes están en el recinto el respeto al silencio, que es una de las condiciones para poder participar de este debate», explicó la santafesina Gisela Vallone, a lo que luego Guillermo Andino reforzó: «Ninguna demostración, ni siquiera con sonidos, dando a conocer lo que piensan porque eso no está permitido».

Los aciertos y errores de los candidatos

Uno de los puntos favorables del presidente Mauricio Macri fue la política exterior que trató de contrastarlo con los déficits del kirchnerismo y su alianza con Venezuela. A pesar de ello, no logró capitalizar los avances concretos que en este plano, sí logró la actual administración.

Además, ocasionalmente lanzó dardos a Alberto Fernández. Le criticó «el dedito y el atril» como expresiones autoritarias para decir que el kirchnerismo no había cambiado. También para chicanear a Kicillof con la «narcocapacitación». Fueron los dos pasajes más duros de la exposición del actual presidente.

Entre las observaciones, cabe apuntar que al presidente Macri se lo vio rígido y poco cómodo con el debate. En la primera parte pareció muy apegado al libreto que tenía previsto. Pareció desaprovechar varias oportunidades para atacar a Fernández y para vincularlo con Cristina Kirchner. No mencionó el acuerdo con Irán, tampoco ahondó en la herencia económica, entre otros temas.

Por su parte, Alberto Fernández desde el principio dejó en claro que su blanco sería Macri. Lo fustigó en casi todas sus intervenciones y buscó mostrarlo como si desconociera la realidad. Por el sorteo muchas veces habló después del Presidente y lo aprovechó. Se lo notó suelto y seguro en sus intervenciones. No pareció demasiado condicionado por su hoja de ruta. Al no ser muy atacado le resultó más fácil.

Entre los errores se puede destacar que transmitió en algunos pasajes una actitud algo soberbia. Macri lo expuso cuando le reprochó «el dedito» para señalar. No se esforzó por desarrollar el planteo de sus propuestas. No buscó sorprender. No fue clara su postura sobre algunos temas, como por ejemplo, Venezuela.

En tanto, Roberto Lavagna, como acierto, logró imponer como eje el alto índice de pobreza y su plan contra el hambre. Se mostró como capitán para las crisis. El principal error es que mantuvo un tono monocorde, sin énfasis, y tuvo dificultad para mostrarse sólido en temas que no estuvieran vinculados a la economía.

Por su parte, el candidato de la Izquierda, Nicolás Del Caño, logró interpelar a los demás candidatos durante todo el debate y subrayó sus cuestionamientos a Macri y Fernández como parte de un mismo esquema. Como error, no innovó en las propuestas clásicas del FIT para ampliar su caudal electoral. Se repitió en sus planteos sobre Ecuador.

En tanto, el candidato Juan José Gómez Centurión, fue un acierto para él mantenerse obediente a la estrategia de su campaña con eje en el rechazo al aborto, controles migratorios y la defensa de la soberanía. Sin embargo, el error fue no lograr sintetizar sus propuestas en la mayor parte del debate por quedarse sin tiempo.

Finalmente, José Luis Espert, en el debate hizo hincapié en mostrarse como un dirigente antisistema, con poco pasado en la política. Se le notó su fluidez en el arte de la comunicación. Como error, apeló a un discurso muy negativo sobre la actualidad del país y con recetas muy disruptivas para ajustar gastos.

El siguiente debate presidencial será el 20 de octubre en la Facultad de Derecho y en el caso de que haya balotaje, el debate se repetirá el 17 de noviembre en la Facultad de Derecho de Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *