Un proyecto con demoras y modificaciones
Un proyecto con demoras y modificaciones

Un proyecto con demoras y modificaciones

ATE valora la importancia de este hecho y recuerda que en el marco de la Internsidical Estatal viene desde hace tiempo gestionando el tratamiento y la aprobación de una Ley que incluye algunos de los puntos reclamados por los gremios. Sin embargo la CISeP objeta el contenido del Artículo 3o de la Ley aludida, que incluye la posibilidad de recetar por la marca comercial bajo la figura de “marca sugerida”.

En algunos de sus considerandos esenciales, ATE suscribe el contenido de la Ley:

-Se establece la prescripción con denominación de la droga, la forma farmacéutica y la cantidad de unidades.

-Los farmacéuticos deberán dispensar medicamentos ofreciendo al paciente los productos que contengan la droga recetada y haciendo conocer los distintos precios de venta de las marcas comerciales que la contienen.

-El paciente deberá dejar constancia en la farmacia de su elección con firma y certificación del mismo farmacéutico.

-Quedan exceptuados del reemplazo por parte del farmacéutico, aquellos medicamentos que integren el “grupo crítico” (en razón de su biodisponibilidad y estrecho rango terapéutico); estas recetas deberán contener la leyenda “prescripción por marca” de puño y letra del médico, haciendo constar la característica de “medicamento crítico”.

-A quienes inclumplan lo dispuesto en la Ley se les sancionará con apercibimientos o multas de hasta 500 unidades de valor, cuyo monto será determinado por la autoridad de aplicación (Ministerio de Salud de la Provincia).

-Se deroga toda legislación precedente que contraríe lo establecido en la Ley antedicha.

Más allá de estas consideraciones, ATE observa el tercer artículo de la Ley en donde se establece que “en los casos en que el profesional prescribiente considere necesario indicar una o varias marcas determinadas deberá escribir la DCI de la droga, seguida de la leyenda ‘marca sugerida’ y el o los nombres comerciales elegidos, concentración, forma farmacéutica y cantidad de unidades”.

ATE entiende que este agregado, abre las puertas para que nada cambie, se perpetúe el negocio de los laboratorios y se siga induciendo a la gente a forzar su economía para adquirir las marcas comerciales.

Cabe recordar que, según estudios del Ministerio de Economía de la Nación, entre 1991 y 1997 los medicamentos ya habían aumentado un 96% a pesar de no haberse registrado inflación en ese período. Esto sumado a la crisis desatada con la post-convertibilidad, ponía a los argentinos en el límite de desatender por completo su salud. Ante las campañas masivas de los laboratorios promoviendo desconfianza en la utilidad de los genéricos, ATE responde que con los controles de calidad y prescrición precisa las drogas son de igual utilidad sin importar su denominación comercial. “Lo que cura no es la marca sino las drogas que componen los medicamentos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *