Un valioso aporte a la historia regional
Un valioso aporte a la historia regional

Un valioso aporte a la historia regional

Sus manos rugosas describen los surcos de la historia de una tierra rica. Tranquila, con toda una vida sobre sus espaldas, parece escuchar todavía desde lejos esa mezcla de dialectos que hablaban sus abuelos maternos. Es Lucía Lehn Meyer, quien realizó la traducción del alemán gótico al castellano, las experiencias vividas y contadas por Jacob Sommer Geiser, un diputado suizo que visitó estas tierras acompañando a los emigrantes con destino americano en 1856.

La iniciativa se plasma en “Impresiones de un diputado suizo sobre su viaje a Esperanza”, quien había escrito en aquella época sus vivencias en “El viaje hacia Santa Fe”. Lucía -que nació y vive en Progreso (localidad del dpto. Las Colonias, Santa Fe)- mamó desde su niñez el idioma alemán y en ese ámbito conoció la letra gótica. Sin ser traductora, pero amante de los orígenes y la historia se abocó a la traducción del libro escrito por ese comisionado que integró el cuarto contingente de inmigrantes colonizadores.

Semanas atrás se realizó en la Municipalidad de Esperanza, la presentación de este trabajo que contó con los aportes fundamentales de Ilse, hermana de Lucía, y del Centro de Estudios e Investigaciones Históricas de Las Colonias, dirigido por José Luis Iñiguez, a cargo de la recopilación y producción.

Con un mensaje simple, Lucía confesó que realizar esta labor significó “un placer”, al tiempo que su hermana refrescó algunos de los pasajes más interesantes relatados por este diputado -muy observador- en su paso por Argentina.

La historia

Jacob Sommer Geiser, comisionado del gobierno de Berna, fue enviado en 1856 para observar la situación de los colonos suizos radicados en Esperanza. Estuvo en Esperanza desde mayo hasta noviembre del año de su fundación, 1856. Regresó luego a Suiza, y publicó allí al año siguiente un libro con importantes noticias sobre la situación reinante en la recién nacida colonia. Fue un testigo presencial de lo acontecido en los meses iniciales de la primera colonia agrícola organizada del país.

Durante la presentación, Iñiguez agradeció al señor Mario Barlatey y familia por las gestiones llevadas a cabo en Suiza para la obtención del material que fuera traducido ad-honorem del alemán al castellano con el título “Emigración Suiza. Noticias sobre el viaje a Santa Fe” por Lucía Lehn Meyer, integrante del Centro de Estudios e Investigaciones Históricas de Las Colonias.

El libro fue impreso en la Dirección General de Imprenta Legislativa de la Provincia de Santa Fe, en noviembre de 2002, auspiciado por la Cámara de Diputados y la Municipalidad de Esperanza.

Según precisó Iñiguez, la trascendencia de este libro radica en que rescata y destaca aspectos desconocidos hasta el momento de lo que fueron los primeros tiempos de la incipiente colonia, su relación con la capital de la provincia y otras ciudades del país y la región.

La última remesa de colonos fundadores de Esperanza llegó en el velero “Packet”, que salió del puerto de Amberes (Bélgica) el 12 de marzo y llegó con relativa rapidez el 11 de mayo a Buenos Aires. Iban en el mismo 138 adultos y 76 niños que, transbordados, llegaron a Santa Fe hacia el 24 del mismo mes. Es probable, pues, que después de las acostumbradas estadías en la estanzuela de Guadalupe, hayan llegado a principios de junio a Esperanza. El mismo Aarón Castellanos habría llegado junto a este contingente a Santa Fe.

Acompañando a los colonos, viajó también en el “Packet” Jacob Sommer Geiser, quien había sido designado por el gobierno del cantón de Berna (del cual provenía parte apreciable de los colonos) como comisario para vigilar las condiciones en que se desenvolvía el viaje de los inmigrantes, y estudiar las regiones que éstos debían colonizar, así como las posibilidades de una futura colonización suiza. Jacob Sommer Geiser permaneció en la provincia de Santa Fe desde mayo hasta noviembre de 1856, y a su regreso presentó un informe amplio y detallado, publicado al año siguiente como libro. Este trabajo contiene multitud de datos sobre el viaje ultramarino, sobre el país argentino y su historia, sobre Aarón Castellanos y sus proyectos, y en fin, sobre la colonia Esperanza en su primer año de tambaleante existencia. “Es un libro realista y bien inspirado” destacó Iñiguez.

En el curso de 4 meses (fines de enero a fines de mayo) arribaron a las tierras santafesinas las 200 familias contratadas por Aarón Castellanos. Algunas, rezagadas, vendrían más tarde, y otras nuevas lo harían además para rellenar los claros dejados por los inevitables oportunistas o los excesivamente decepcionados, que volvieron o buscaron su suerte en otra parte.

El futuro

“Hace años ya, todos los días se oyen solamente quejas sobre el aumento del pauperismo, falta trabajo de toda clase y salarios dignos (…) Brotan en todos los lugares mendigos callejeros y niños adiestrados para tomar los escasos bienes con que cuentan los transeúntes. (…) Entonces aparece también otro consejero (…) con la idea de las emigraciones…” ¿En qué país piensa estimado lector? No, no es Argentina de siglo XXI, se trata de Suiza en el Siglo XIX. ¿La solución? Veamos: “Presentan la imagen de Sudamérica (…) el lugar ofrece ciencia e industrias, un campo rico, los mejores metales. Tierras extensas, leguas de hermosas tierras, riqueza oculta en el suelo que requiere fuertes brazos y manos para activar la producción. Es la hermana República Argentina: esa república honesta invita a ser visitada y colonizada, con trabajadores fuertes. Esa república ofrece de verdad un salario digno, algún empleo de algún trabajo auténtico, invita con nobleza a un pequeño esfuerzo”.

El momento de nuestro cambio quizás llegue cuando tengamos una cabal conciencia de la riqueza de nuestra Nación, explícita en esta observación, de la cultura de trabajo forjadora de su crecimiento, de la memoria y la historia, que hoy encuentran un nuevo espacio de expresión en esta obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *