Una oportunidad para terminar con la indiscriminada contaminación de arroyos
Fuente: El Cronista Regional

Una oportunidad para terminar con la indiscriminada contaminación de arroyos

Los vecinos de Humboldt y sus autoridades comunales están ante la posibilidad histórica de frenar de una vez por todas la contaminación de los arroyos de la región. Los próximos días y semanas serán decisivos teniendo en cuenta que los sucesivos incumplimientos de las empresas de Rafaela para el control del volcamiento de efluentes industriales no admiten más postergaciones.

Al margen de dos acciones concretas de la comuna de Humboldt en las últimas semanas (ver “Evidencias inocultables”), el pasado 31 de julio volvió a vencer un nuevo plazo para que las tres empresas de la ex UTE Norte de Rafaela -Sodecar S.A., Molfino Hnos S.A. y Rafaela Alimentos S.A.- presentaran los cronogramas de obras para las plantas de tratamiento de efluentes industriales.

Fuentes confiables revelaron a El Cronista Regional que sólo Molfino S.A. habría presentado como corresponde la documentación exigida. En tanto, Rafaela Alimentos S.A. y Sodecar S.A. habrían enviado cartas solicitando más plazos para la ejecución de las obras.

A pesar de esta situación, al cierre de esta edición la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable no habría decidido ni denunciar ni sancionar a las empresas, cuestión que sería resuelta en una reunión que era inminente al cierre de esta edición.

Según manifestó a El Cronista Regional Juan Carlos Bassi, responsable del Area Gestión Ambiental en la provincia de Santa Fe, no es intención de la Secretaría sancionar o aplicar multas a las empresas. La conclusión -que corre por nuestra cuenta- es que las empresas se justifican con la crisis económica y advierten sobre el costo social de ciertas decisiones, entonces el gobierno no sanciona, se establecen nuevos plazos, no se cumplen, y así…

Sin embargo, la coyuntura representa una oportunidad única: las decisiones comunales aceleraron los tiempos y obligan a la Secretaría de Medio Ambiente a asumir medidas concretas. La comunidad e incluso localidades vecinas deberían apoyar futuras acciones para solucionar un problema que afecta a una parte importante de la región.

Avances y demoras

Bassi recordó que esas empresas que formaban la Unión Transitoria de Empresas (UTE) de Rafaela, estaban amparadas por la resolución Nº 1115 que decía que hasta tanto no construyera una planta única de tratamiento “tenían un permiso precario” de volcar los líquidos que generaban fuera de los límites permisibles. “En esa circunstancia -reconoció- se cumplieron más de 10 años”.

El funcionario destacó que en la gestión anterior encabezada por el Dr. Lorenzo Domínguez, “se dejó sin efecto esa resolución e inmediatamente las empresas estaban obligadas a hacer el tratamiento individual de sus efluentes industriales y con las plantas ubicadas dentro de la jurisdicción de Rafaela”. Posteriormente, a partir de la gestión de Aníbal Vázquez, comenzaron a efectuarse las notificaciones a partir de las cuales las empresas debían presentar los proyectos de las plantas de tratamiento y los cronogramas de obras. “Hasta finales del año pasado debían presentarse los proyectos: las empresas se vieron obligadas primero a buscar los lugares. Partimos de la base de que los sitios deben estar autorizados por la Secretaría y por la Municipalidad de Rafaela”. En este aspecto, Bassi reconoció que hubo demoras.

Arroyos muertos

Molfino, Sodecar y Rafaela Alimentos generan volúmenes de efluentes importantes y las plantas de tratamiento requeridas son de gran envergadura. “Las tres presentaron los proyectos” -señaló Bassi-. Se les hicieron objeciones, al tiempo que se gestionaba en el ámbito municipal la habilitación de los lugares”. Respecto de los cronogramas de obra el plazo venció el 31 de julio y a último momento “fueron presentados”. Según adelantó Bassi, “ahora estamos en una etapa para considerar la viabilidad de esos cronogramas” porque en algunos casos “las obras podrían extenderse hasta el 2004” reveló.

“También algunas ya tienen algún tipo de tratamiento. Sodecar por ejemplo ha cumplido con la etapa primaria de tratamiento y únicamente tiene que trabajar sobre el tratamiento secundario. Molfino prácticamente no avanzó y los efluentes van crudos al canal norte. En el caso del frigorífico tiene una planta de tratamiento primario” describió el responsable del área.

El perjuicio de la contaminación es incalculable: a pesar de no tratarse de materiales no degradables más peligrosos, se trata de cargas orgánicas biodegradables que “cuando entran en contacto con un cuerpo receptor como los arroyos de la región -explicó el propio Bassi- quita oxígeno y muchos peces mueren por anoxia (falta de oxígeno)”. “Es un problema de larga data: hoy por lo menos logramos tener los proyectos y los cronogramas en discusión” completó.

Tolerancia oficial

El funcionario insistió que mientras dure “el período de tramitación de presentaciones y de aprobación por parte de la Secretaría, no se aplican multas. Empezaremos a aplicar sanciones cuando una vez que se aprobó el proyecto y el plan de obras, (las empresas) no cumplimenten con las etapas presentadas ante este organismo”.

“La intención de esta Secretaría no es sancionar dinerariamiente a una empresa -remarcó- sino que ese dinero sea volcado (N. de R.: valga el término.) en tratamiento. Somos conscientes que hay un problema económico en las empresas. ¿De qué sirve que hagan una planta de tratamiento si nos dicen que después de hacerla tienen que cerrar la fuente laboral?. Las obras de tratamiento son costosas”…

-Pero las empresas demoraron en hacerlas… -advirtió El Cronista Regional-.

-Sí…

-Y la situación económica a veces puede ser utilizada como una excusa…

-A ciencia cierta son muy pocos los empresarios que no ponen esa excusa. Como el residuo no tiene un valor, el empresario generalmente invierte en hacer eficiente la planta para producir con un fin de lucro. Justamente el efluente es un gasto (sic) que no le da ningún tipo de lucro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *