Una situación de emergencia en proximidades de la ciudad de Santa Fe
El ahora ex director de Obras Hidráulicas de Santa Fe, Ing. Ricardo Fratti Crédito: Archivo El Cronista Regional

Una situación de emergencia en proximidades de la ciudad de Santa Fe

El denominado Alerta Temprano del INA con fecha 12/03/03, elaborado por la Dra. Dora Goniadzki, Ing. Juan Borús, Ing. Marcelo Uriburu Quirno, y Bac. Gustavo Almeira, advertía poco tiempo antes (pero suficiente como para adoptar medidas) de la tragedia de las inundaciones de Santa Fe, que “es particularmente relevante la situación en el río Salado Santafesino, en cuya cuenca inferior se ha producido lluvias extraordinarias dando lugar a la crecida máxima histórica. En lo que va del año las precipitaciones superaron los 700 mm en algunos puntos de la cuenca. Se produce así una situación de emergencia en las proximidades de la ciudad de Santa Fe, la que no mejoraría sensiblemente durante el próximo otoño”.

Con catastróficas consecuencias a la vista, la notable advertencia no habría sido tenida en cuenta ni por las autoridades de la Municipalidad de Santa Fe, en sus áreas específicas, ni por las del gobierno provincial, particularmente la dirección provincia de Obras Hidráulicas, cuyo director ahora fue removido.

En su introducción, el trabajo señala que “el presente año muestra la fase declinante del evento Niño de magnitud moderada. A pesar de ello, se espera que sus efectos sean aún más significativos sobre los ríos Paraná y Uruguay en territorio argentino. Los próximos meses podrían presentar lluvias por encima de lo normal en el Litoral Argentino y sur de Brasil y la consecuente generación de picos de crecida en ambos ríos. Sobre el río Paraná se destaca el aporte de los afluentes locales muy significativos, como el del río Salado santatesino. Se considera probable la aproximación a los niveles de Alerta, aunque sin configurar una situación de emergencia extraordinaria sobre las localidades ribereñas del río Paraná”.

Posteriormente, el trabajo describe la situación climática global (ver nota relacionada), y analizando el comportamiento del río Paraná en particular, adelanta que, con los caudales en el tramo argentino normalizados, “durante el otoño se deberá prestar especial atención a posibles eventos sobre la cuenca del río Iguazú y sobre la región del Guaira y a los aportes al tramo misionero del río. Además, se deberá considerar el aporte de los afluentes agua abajo de Corrientes que podrían potenciar una situación de emergencia. Estos últimos ya se encuentran desbordados y contribuyen con grandes volúmenes de agua al Paraná”.

En este contexto, y para no lamentar en el futuro nefastas consecuencias de nuevas inundaciones sobre la población, resultará imperioso monitorear los comportamientos de los cursos aguas arriba de Santa Fe, como por ejemplo Iguazú, que siempre sirven de referencia para esta zona, con una importante población costera.

Intervienen Hidráulicas

Mediante decreto N° 975 del 6 de mayo, el gobernador de Santa Fe, Carlos Alberto Reutemann, dejó sin efecto el decreto 84/99 por el cual se nombrara al Ing. Ricardo Fratti, director provincial de Obras Hidráulicas y designó como interventor del referido organismo al Ing. Roberto Daniel Gioria.

La medida señala que visto las gravísimas consecuencias originadas por el desastre hidrológico sufrido por la ciudad de Santa Fe y su zona de influencia y considerando que como consecuencia de ello se han visto afectadas en forma inusual tanto la vida como la propiedad de un altísimo porcentaje de la población.

Precisa además que resulta imprescindible en virtud de la magnitud de los daños ocasionados establecer las responsabilidades que pudieran corresponderle a aquellos funcionarios que desde la órbita oficial no pudieron o no supieron arbitrar los medios conducentes si no a evitar, por lo menos a anticipar la llegada de semejante masa hídrica y encarar las medidas correctivas que pudiera corresponder en el menor tiempo posible.

El ingeniero Roberto Daniel Gioria es graduado en ingeniería en Recursos Hídricos, en 1977 en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Desde 1977 a 1983 se desempeñó como profesional en el proyecto Paraná Medio de Agua y Energía Eléctrica de la Nación y de esa fecha hasta 1991 fue jefe de Recursos Hídricos de esa repartición.

Posteriormente, Gioria trabajó en la actividad privada como gerente de ingeniería y consultor independiente.

En 1993, ingresó por concurso para dictar cátedra en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la UNL donde enseña en la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *