Una torre para potenciar la comunicación, la educación y la tecnología
Fuente: Prensa Universidad Nacional del Litoral
Educación
Redacción El Santafesino
17/08/2019
educación pública fibra óptica Manzana Histórica UNL

Una torre para potenciar la comunicación, la educación y la tecnología

Se trata de una inversión millonaria de la UNL para integrar sus áreas de comunicación, información, educación y tecnología, generando un ámbito apropiado para el desempeño profesional.

La Universidad Nacional del Litoral (UNL) cumple 100 años y sigue proyectándose en nuevas obras. Con el corte de cintas oficial, se inauguró el Edificio de la Tecnología de la Información y de la Comunicación Aplicada a la Enseñanza y el Aprendizaje (ETICA). A partir de una inversión millonaria la UNL se proyecta al futuro integrando sus áreas de comunicación, información, educación y tecnología, y generando un ámbito apropiado para el desempeño profesional.

El monto total invertido ascendió a $85.900.594,17. Se trata de una torre ubicada en Facundo Zuviría 3563, que preserva el sector original de valor patrimonial, y se alza en ocho pisos que albergarán a la Dirección de Comunicacional, el Centro de Educación y Tecnologías (CEDyT) y la Dirección de Medios de la Universidad, con tres pisos para LT 10, lt10.com.ar, FM X y dos para Litus TV con estudios de radio y televisión que se distinguen en la región por sus dimensiones, acústica y tecnología.

Al inaugurar la nueva edificación que sobresale en el paisaje urbano por su lenguaje contemporáneo, el rector de la UNL Enrique Mammarella, aseguró: “Así como podemos ver un proceso de restauración y puesta en valor en la Manzana Histórica, que es único, estamos ante un edificio moderno que también será único. Eso habla de lo que es hoy esta Universidad. Este nuevo edificio con su lenguaje contemporáneo representa la permanente vocación de transformación y cambio de nuestra Universidad que en 2019 está cumpliendo 100 años”.

Además, el rector consideró que el Edificio ETICA implica “poner en valor los medios tradicionales de la Universidad, y al mismo tiempo pensar y trabajar por lo que se viene de la mano de la virtualización, de las nuevas estrategias de la comunicación, para llegar cada vez a más hogares, con ciencia, tecnología, cultura, educación, comunicación, valores. Esa es la Universidad pública que seguimos construyendo, a partir del legado de los rectores de la democracia y más atrás en el tiempo, de los pioneros que crearon la Universidad Nacional del Litoral”. Destacó en su discurso además que “el acrónimo con el que el rector Cantard y su equipo nombraron el proyecto de este edificio, tiene que ver con lo que nosotros queremos rescatar, los valores que representan la Universidad y la educación pública”.

Edificios en diálogo

El predio donde se emplaza el edificio se encuentra sobre calle Facundo Zuviría donde funciona actualmente el Multiespacio que alberga a Ediciones y Obsequios UNL.

“Estamos trabajando en la jerarquización de nuestros edificios fundacionales, los cuales son producto de plena inspiración reformista, y representan nuestra identidad, y en paralelo el equipo técnico ha desarrollado este nuevo proyecto, que pretende significar con su lenguaje contemporáneo la nueva Universidad y su permanente vocación de transformación y cambio. El proyecto tuvo como objetivo diseñar un espacio Institucional destinado a la comunicación y exteriorización de la educación abierta a la comunidad”, indicó el director de Obras y Servicios Centralizados de la UNL, Marcelo Saba.

De esta construcción se preservó el sector original del inmueble que posee valor patrimonial, prescindiendo de zonas construidas posteriormente, lo cual permitió liberar espacio para la ejecución del edificio, con el objetivo de preservar el inmueble existente, respetar la altura de fachada promedio en el barrio (dos niveles) y utilizar la parcela doble del fondo de lote, para cumplir con un ambicioso programa de necesidades.

El cuerpo principal del edificio está conformado por una caja transparente que tributa y rinde culto al edificio central, en miles de imágenes que se proyectan en sus caras.

Se mezclan así elementos arquitectónicos del repertorio clásico, con netas influencias del neocolonial español propias de los históricos edificios, en diálogo con la fachada vidriada, superficies metálicas y resoluciones tecnológicas novedosas que pretenden mostrar hacia dónde se dirige la Universidad del centenario.

En términos arquitectónicos la propuesta incorpora un lenguaje expresivo contemporáneo, intencionalmente diferente al existente y representativo del carácter tecnológico del edificio. La fachada se materializó con un muro cortina, donde se destaca el volumen que contiene al canal de televisión y la trama metálica que corona el edificio.

Fibra óptica

Por otro lado, se debió proveer al edificio de fibra óptica y el equipamiento para la red de datos. Como así también se hizo un tendido de cable subterráneo de baja tensión y se incorporó al edificio un grupo electrógeno central, garantizando el buen funcionamiento alternativo de todas las áreas del mismo.

Las terminaciones internas y externas le otorgaron un importante plus al diseño. Además, se incorporó el mobiliario de oficina y para las áreas especiales de gran calidad y ergonometría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *