Usar agroquímicos aumenta el riesgo de infertilidad masculina
Fumigación en zona de quintas de Recreo Sur, Santa Fe Crédito: El Cronista Regional
Sin categoría
21/01/2004

Usar agroquímicos aumenta el riesgo de infertilidad masculina

Los trabajadores rurales de Entre Ríos y Santa Fe que estuvieron muchos años en contacto con agroquímicos tienen mayor posibilidad de sufrir infertilidad. Así lo determina un estudio de un médico argentino y dos franceses, publicado por una importante revista de divulgación científica inglesa.

El trabajo, realizado sobre 225 hombres entre 1995 y 1998, determinó que hay una relación muy directa entre la exposición a pesticidas y solventes y la menor calidad seminal o espermática.

Esta baja en la calidad del esperma se traduce en una reducción en el número, motilidad y formas normales de los espermatozoides. Con estas condiciones aumenta el riesgo de infertilidad masculina. Y, obviamente, disminuyen las probabilidades de lograr embarazos en sus parejas.

En los análisis hechos en la Argentina a los hombres que estuvieron expuestos a este tipo de agroquímicos aparecieron altas dosis de estradiol, la hormona femenina, y una disminución el nivel de testosterona, la hormona masculina.

“Esta es una conclusión importante que demuestra que algunos pesticidas aumentan el nivel de hormonas femeninas en los hombres”, explicó en diálogo con Clarín, el andrólogo Alejandro Oliva.

El estudio es el primero de este tipo que se realiza en América Latina y surgió de la preocupación de este médico de 52 años, especialista en fertilidad y sexualidad masculina.

Tanto en el Hospital Italiano de Rosario, como en el Centro de Urología de la ciudad de Santa Fe y en el Sanatorio Adventista de la provincia de Entre Ríos, el médico comenzó a atender pacientes preocupados por su infertilidad.

En la mayoría de los casos, y después de la primera consulta, Oliva descartó que las causas fueran las que comúnmente se asocian a este tipo de patologías. Ya en esos años, a mediados de la década del 90, en los ambientes científicos se comenzaba a hablar de la relación entre el uso de los pesticidas y los problemas de fertilidad.

En 1996, en un congreso en Santa Marta, Colombia, Oliva presentó los casos. Y un grupo de científicos franceses se interesó en el tema. Así, logró el apoyo económico del gobierno de Francia y comenzó a trabajar con dos médicos de gran prestigio a nivel mundial: Luc Multigner y Alfred Spira.

El objetivo inicial del equipo fue investigar la relación que existe entre los agentes ambientales y las características del semen y la concentración de hormonas en los hombres en busca de tratamientos de fertilidad. Las conclusiones y la investigación de los cuatro años de trabajo fueron publicados por la prestigiosa revista inglesa Human Reproduction y el artículo fue elegido como el mejor del mes de agosto.

Tratamientos

A pesar del estudio, las consecuencias para los humanos de la exposición a agroquímicos aún no están estudiados a fondo. “Existe una hipótesis de investigación que indica que también pueden provocar problemas neurológicos”, explica Oliva.

Ahora faltan los fondos para encarar la segunda parte del estudio. Y, así, poder comprobar si el problema afecta a la mayoría de la población o sólo a los casos que consultan por infertilidad, analiza el especialista rosarino con estudios de postgrado en Estocolmo.

También queda por determinar cuáles son los pesticidas que causaron los problemas de fertilidad. “Creo que puede tratarse de productos que ya no se usan. Pero todavía no podemos descartar que no sean los que no se usan en el presente y permanecen en el ambiente porque no se degradan fácilmente”, dice.

Otro de los temas pendientes es determinar en qué forma el cuerpo humano absorbe los agroquímicos. Si es a través de la inhalación o por la piel. Lo que sí se determinó es que una vez en el interior del organismo las toxinas afectan al sistema endocrino -que regula las hormonas- y esto modifica la producción de esperma.

En los casos analizados el tiempo de exposición a este tipo de productos químicos fue no menor de 10 años.

“Existen tratamientos para poder solucionar este tipo de infertilidad”, aclara Oliva. Y también explica que se debe tener mucho cuidado en el manejo de los agroquímicos: hay que lavarse las manos y cambiarse la ropa después de haber manipulado los productos. Y, sobre todo, no permitir que los chicos y las embarazadas entren en contacto con ellos.

Fuente en Internet: elconsultorweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *