Valioso aporte a la “arquitectura” ganadera
El ingeniero Carlos A. Mezzadra, del INTA Balcarce Crédito: Gentileza Anibal Molina

Valioso aporte a la “arquitectura” ganadera

Prestigiosos especialistas de Argentina y Estados Unidos transmitieron valiosa información para que los concurrentes puedan mejorar su negocio en un marco sustentable en el tiempo. Se analizaron con profundidad diversos temas y se dieron a conocer una serie de experiencias productivas.


Se contó con la especial presencia de la gobernadora del Estado de Montana, Estados Unidos, Judy Martz; quien estuvo acompañada por el presidente de la Asociación Angus Negro, Steve Brook, y un grupo de productores ganaderos.


La cabaña “El Volcán” es en América latina representante de la genética Angus de las principales establecimientos ganaderos de Montana.


La producción en “El Volcán”


Convencidos que su meta es lograr una genética que privilegie las características de mayor importancia económica, buscando en cada ejemplar la excelencia y la mejor expresión de sus genes (esto es que transmita a su descendencia bajo peso al nacer, su precocidad, habilidad materna, fertilidad y facilidad de terminación, especialmente en condiciones pastoriles), la cabaña balcarceña recurrió a las líneas puras Angus de Montana, reconocida por su productividad, rusticidad y consistencia.


En 1992 este establecimiento decidió formar un rodeo genéticamente superior, apuntando a obtener reproductores que mejoren los planteles productores de carne. En aquel año se importaron 4 vacas y 2 vaquillonas desde Montana, junto a 20 embriones.


El rumbo, en la última década, ha permanecido inalterable. Por eso una cabaña joven como “El Volcán”, está respaldada por 80 años de la mejor selección genética Angus, la cual ahora está a disposición de criadores y cabañeros que pueden adquirir toros puros controlados y de pedigree.


El temario de las jornadas


El temario tratado durante las dos intensas Jornadas de Actualización Ganadera, desarrolladas en el hermoso Complejo Polideportivo Municipal de Balcarce, al pie de la sierra La Bachicha de Balcarce, fue variado. Comprendió el tratamiento de temas referidos a la selección genética, inseminación artificial, la reingeniería en la ganadería de cría, el incremento del potencial de la producción ganadera, trazabilidad e identificación individual, la ganadería integrada a la agricultura, interpretación y uso correcto de los DEP’s, diferencia esperada de progenie, el maíz de segunda y su efecto sinérgico entre la ganadería y la agricultura.


También se abordó la inserción de la producción ganadera en la empresa agropecuaria desde la óptima de la firma Los Lazos S.A. y un productor norteamericano habló de su experiencia comercial con Angus, entre otros temas.


Selección de caracteres


El primer interrogante de estas jornadas lo planteó en su interesante charla el ingeniero Carlos A. Mezzadra, del INTA Balcarce. Preguntó si lo que se debe observar en un animal al momento de su selección es el fenotipo (aspecto exterior) o el genotipo (caracteres genéticos). Dejó en claro que la identificación del individuo genéticamente superior con la sola observación del fenotipo no alcanza. Por eso, dijo, es necesario conocer el valor genético del animal, algunos de cuyos caracteres se heredan a la descendencia.


¿Cómo se identifican los individuos genéticamente superiores? Para ello, señaló el ingeniero Mezzadra, se debe conocer el objetivo, las características que deben ser mejoradas, criterios de selección y las características a utilizar en la evaluación del valor genético.


En un programa de selección, remarcó, primero hay que identificar el sistema de producción y luego adoptar y/o desarrollar metodologías de evaluación.


En cuanto a la información, las fuentes deben ser la selección de los antepasados (pedigree) y las pruebas de progenie (descendientes) y de performance.


Entre las herramientas a utilizar figuran las pruebas de comportamiento, de progenie y los DEP’s (Diferencias Esperadas de Progenie), y los índices de selección.


Los DEP’s, por ejemplo, brindan información precisa sobre la fertilidad, peso al nacer, al destete y al año y la correlación genética, entre otra.


En el INTA Balcarce, indicó Mezzadra, se lleva adelante desde hace algunos años un programa de producción de toros a campo. La iniciativa nació en la actividad privada, participando en el año 2002 una docena de cabañas Angus y Hereford.


Mezzadra el profesional que este programa de mejoramiento depende bien o mal de como se fijen los criterios de selección, de conocer si esos criterios son heredables o no y de la utilización de herramientas para identificar los animales superiores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *