Viales piden para la DPV un 30 por ciento más de personal
Fuente: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
19/10/2016
emergencia hídrica red vial Trabajadores Viales Vialidad

Viales piden para la DPV un 30 por ciento más de personal

La celebración del Día del Camino el pasado 5 de octubre tuvo este año más sentido. El gobierno de Miguel Lifschitz ejecuta una inversión histórica en la recuperación de la red vial que, en el primer semestre de 2016 en medio de una emergencia hídrica, estuvo al borde del colapso. A la visión conceptual vertida desde la Dirección Provincial de Vialidad en esta nueva instancia, se suma ahora la mirada desde el sector gremial en función de la sustentabilidad del sistema en los próximos años.

Desde el Sindicato de Trabajadores Viales de Santa Fe, advierten que el camino había dejado de ser prioridad en el modelo de gestión de un gobierno. “Hoy recupera esa preponderancia a partir de una gestión que prioriza la infraestructura y la obra pública. Y llega en un momento oportuno. Porque nosotros nos preguntábamos cuando técnicamente colapsaba la red vial ante tantos años de desatención y justamente en el primer semestre con las intensas lluvias se produjo ese colapso. El gobierno de Miguel Lifschitz llega para poner el acento donde hay que ponerlo”, introdujo el secretario general, Eduardo García, en diálogo con El Santafesino.

El dirigente admite que se atacó la problemática con la urgencia necesaria, situación que obliga a licitar obras con empresas y terceros. “Desde el punto de vista sindical, estamos planteando que a todo este plan de inversión para la reconstrucción de rutas, a través de las empresas, hay que sumarle a posteriori una tarea de conservación permanente. De lo contrario, entramos en una ecuación improcedente. Porque si invertimos fondos públicos o se piden préstamos internacionales para la obra pública pero después la tarea de conservación no se realiza, estaríamos malgastando recursos. Tanto los créditos como los fondos públicos los paga la población. La cuestión que le planteamos al gobierno es cuál es el modelo de gestión que tendrá Vialidad hacia adelante después de este plan de inversión”, reveló García.

“Algunos indicios en ese sentido de observan”, reconoció. “El gobierno ha comenzado a equipar la Dirección de Vialidad en sus distintas zonas”, recordó, pero deja planteado el escenario a futuro: “cuando la red caminera se recupere, se incremente y se sume equipamiento, será necesario como condición sine qua non, incorporar mano de obra. Advertimos que en la situación actual, con 1400 agentes en la provincia, Vialidad no podrá mantener la red vial en condiciones. Esto es, no menos de un 30 o 35 por ciento de personal, sin hablar del resto de la gestión de gobierno –faltan tres años- en el cual la inversión en el rubro seguirá creciendo. Esto equivale a unos 400 o 500 agentes” precisó.

García sostiene que esta hipotética incorporación de personal, debería estar acompañada de una instancia de capacitación. “La tarea administrativa tiene sus aprendizajes pero la tarea constructiva en el camino, exige una capacitación intensa. Es muy específica la tarea. Lo peor que nos puede pasar es que se jubile personal, que no alcance para las tareas que debemos hacer pero además que no dejemos a nadie con capacidad para aprender. Esto nos preocupa y debemos consensuarlo con el gobierno”, señaló.

¿Qué modelo?

El antecedente en este ítem es un ingreso de personal en 2011 de 250 trabajadores, en medio de un recordado conflicto sectorial con el gobierno de Antonio Bonfatti. “Hoy puede sonar fuerte una cifra de 400 o 500 trabajadores más –admite el dirigente de Viales- pero es lo que se necesita para colmar la expectativa de una situación no ideal, de una situación normal”. Recordó que el gobierno de Jorge Obeid había comenzado a recomponer la planta de personal, que venía menguada desde los 90, como cualquier repartición del estado. En las primeras dos gestiones socialistas, se recuperó en parte el personal pero muy poco desde el punto de vista de la inversión. “Recién en esta gestión de Lifschitz, estamos en una instancia de inversión plena”, insistió.

Para el dirigente, el diseño actual de la repartición está vigente, incluso con la incorporación de una zona en el departamento La Capital. “Cuando Vialidad ha tenido la inversión y logística necesarias, ha demostrado estar a la altura de las circunstancias y ser eficiente. El modelo de la DPV no está agotado, pero hay que consolidarlo desde la necesidad de sostener la inversión que se está haciendo. El gobierno debe considerar que si valora esta inversión que está ejecutando, no puede darle lo mismo dejar una repartición con 1400 agentes y escaso equipamiento. Debe plantear una estructura de trabajo para sostener esto”.

Finalmente, en pleno análisis del presupuesto provincial, se impone la cuestión del sostenimiento de un modelo de trabajo a partir de un cambio de impronta. La Dirección de Vialidad cuenta con un fondo específico que se nutre del impuesto a los combustibles, retaceado constantemente desde el orden nacional. Para García, “necesariamente el gobierno provincial debe disponer de recursos propios, salvo que solicite créditos internacionales. La creación de fondos particulares para el sostenimiento de caminos –como el caso de Córdoba- es algo resistido por la población y genera una doble imposición. Desde nuestro punto de vista, por el momento no es necesario. Lifschitz está demostrando que se puede hacer con los fondos existentes”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *