Alojamiento temporario de bovinos en el norte provincial
Fuente: Archivo El Cronista Regional

Alojamiento temporario de bovinos en el norte provincial

El gobernador Hermes Binner presidió en Tostado, departamento 9 de Julio, la inauguración del primer alojamiento temporario de bovinos en el norte provincial. Se trata de instalaciones agropecuarias destinadas a ayudar a los productores a preservar el ganado durante las emergencias, fundamentalmente en épocas de sequía. Allí se provee al ganado de alimentación, agua y asistencia sanitaria.

El acto se realizó en el predio de la Sociedad Rural de Tostado, donde se construyeron los encierres rurales a través de un trabajo conjunto del Ministerio de la Producción, la entidad ruralista y con asistencia financiera nacional.

Estuvieron presentes, además, el ministro de la Producción, Juan José Bertero; la subsecretaria de Producción Agropecuaria y Forestal de la Nación, Carla Campos Bilbao; el presidente de la Sociedad Rural de Tostado, Alejandro Lahitte; y el intendente local, Enrique Fedele, entre otras autoridades.

Binner remarcó que “la utilidad que se le dará a este predio contribuirá a conservar, nada más ni nada menos que el capital productivo más importantes que tiene la zona, que es la ganadería” y señaló que cuando sea superada la crisis por la sequía la obra permitirá encarar otro tipo de proyectos de explotación pecuaria.

Respecto de la inédita instalación de los encierres ganaderos, el gobernador dijo que con la Agencia de Desarrollo local se creyó que concretarlos era “dar un paso hacia delante” y dio por sentado de que “se convertirán en un verdadero ejemplo para la provincia”.

Los encierres rurales son albergues donde se aloja al ganado, durante un período aproximado de entre 60 y 90 días, para brindarle buena alimentación, agua y asistencia sanitaria. Además, permiten realizar los controles sanitarios e identificar a los animales, para luego dividirlos en lotes y mantenerlos con un buen estado corporal.

Se trata de una alternativa impulsada por el gobierno provincial para dar respuesta a la emergencia agropecuaria como consecuencia de la sequía que afecta el norte santafesino.

Este emprendimiento demandó una inversión de 1,2 millón de pesos y es el primerote una serie de establecimientos similares, aunque de distintas características y capacidad, que se emplazarán en el norte provincial.

El encierre de Tostado tiene, en una primera etapa, una capacidad para albergar 6.000 terneros o 3.000 animales grandes, previéndose su futura ampliación, en función de las necesidades de los productores, hasta llegar a 12.000 cabezas.

Otro encierre de características similares se inaugurará en los próximos días en la localidad de San Cristóbal, mientras se encuentran en ejecución otros dos, de menor capacidad e infraestructura, en San Bernardino y Gato Colorado, también en el departamento 9 de Julio. En este caso, los encierres estarán emplazados en lotes aportados por los productores, haciéndose cargo la provincia del alimento.

Una Provincia equilibrada

“Nuestra intención como gobierno de Santa Fe es hacer una provincia equilibrada, donde la gente tenga la posibilidad de desarrollarse, de vivir con su cultura, en su lugar, con su familia; de no tener que migrar como nómades en búsqueda del pan y del trabajo o de alguna actividad económica sustentable”, destacó Binner.

El gobernador señaló la necesidad de “fortalecer y recuperar este departamento (9 de Julio), que es el más olvidado de la provincia”. En ese sentido señaló que para el gobierno es prioritario “trabajar en forma común lo público con lo privado, construir un sistema económico productivo sustentable que sepa que cada tanto hay sequía y cada tanto inundaciones, que sepa que tenemos ventajas como los ríos que nos acompañan, que no están tan lejos; y que todos sepamos que si nos encuentran trabajando juntos, seguramente vamos a encontrar el camino de la felicidad que todos nos merecemos”.

Binner repasó además las obras encaradas por el gobierno provincial en la región, como el acueducto que traerá agua desde Santiago del Estero y otros proyectos en estudio para la utilización de las aguas del río Salado.

Detalles

La obra consistió en la construcción de 12 corrales operativos que permitirán alojar entre 300 y 400 animales cada uno, dependiendo su estado corporal y respondiendo normas internacionales de bienestar animal.

Se instalaron cinco corrales sanitarios para la recepción, tratamiento, observación y socialización del ganado. Se construyó una represa de agua proveniente del río Salado, con un depósito de 24 millones de litros.

Además, el espacio cuenta con dos depósitos de un millón de litros de agua y 20 tomas de riego para los 1.200 algarrobos de forestación autóctona que se han plantado en el lugar.

El proyecto surgió de un convenio de cooperación suscripto entre el Ministerio de la Producción y la Sociedad Rural de Tostado.

En la concreción de los trabajos la provincia invirtió 1.200.000 pesos, hasta el momento, y además la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación aportó fondos.

La responsabilidad ejecutiva de la obra estuvo a cargo del Comité Hidrovial de Tostado y la conducción técnica fue llevada a cabo por personal de los ministerios de la Producción y de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, junto a técnicos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta).

Esta infraestructura física, que en este momento servirá para paliar las consecuencias de la sequía, va a quedar operando a futuro con la idea que sea un modelo diferente de producción ganadera en el norte provincial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *