Análisis de la situación laboral y los planes de asistencia
Análisis de la situación laboral y los planes de asistencia

Análisis de la situación laboral y los planes de asistencia

Analicemos el camino que recorren los cada vez más pobres recursos del estado en los planes jefas y jefes de hogar:

1- El dinero sale del Estado.

2- Ese dinero es convertido en alimentos.

3- Los mismos son ingeridos por las personas.

4- Estos generan desechos terminando como es sabido en una cloaca, pozo ciego, o similar.

Este análisis resalta el fin último de los pobres recursos. Además este sistema, requiere de un estricto control a través de una estructura que, como si fuera poco, también se nutre con recursos del tesoro, como así también tiempo del personal involucrado, que debiera emplearse en algo más productivo. Por otra parte, se requiere aparte más recursos para destinar a la atención sanitaria.

Resumiendo, los recursos del tesoro no deben terminar en una cloaca sino reutilizarse y el sistema debe transparentarse de forma que la violación no represente rédito económico o político para nadie.

Basado en este ejemplo natural, se hace necesario trabajar en la promoción y desarrollo de las pequeñas localidades y el campo, además de desarrollar otras nuevas comunidades incentivando las actividades productivas, turísticas, de servicios, de infraestructura, etc.

Si analizamos el fenómeno de la emigración, descubrimos las causas que mueven a las masas a considerarlo como alternativa; la necesidad de dejar a tras sus fracasos, errores y cargas en el medio actual, para iniciar una nueva “vida” sin el agobio de esas cargas. Este principio es el motor que impulsa a la masa de habitantes que tienen recursos a emigrar para otro país, necesitados de un cambio de vida, de ambiente, con renovada esperanza de alcanzar sus anhelos.

Analicemos ahora la realidad que enfrenta cualquiera que necesite mano de obra. Con las condiciones normales de vigentes quién necesite mano de obra tiene 3 caminos:

1- Si es solvente, lo contrata – blanquea la relación laboral – paga como corresponde las cargas sociales.

2- Si recién comienza, o está sufriendo la recesión: le quedan dos caminos:

a) Lo contrata en negro, porque no le alcanzan los recursos para afrontar las cargas sociales; asumiendo todos los riesgos por enfermedades o accidentes de trabajo que pudieran ocurrirle al empleado. Esto realmente significa, que si no tiene para pagar los aportes, aún menos podrá cubrir los otros gastos.

b) Si es consiente de las consecuencias que trae aparejada la situación anterior, opta por no contratar a nadie, privando de esta manera a otro que pueda trabajar.

El primer caso carece de interés ya que es necesario curar a los enfermos y no a los sanos. El segundo se puede solucionar siguiendo la siguiente reflexión: El dinero que sale del tesoro debe transformarse en lugar de desecharse. ¿Cómo? Convirtiendo esos $150 en cobertura de las cargas sociales correspondientes a un ingreso de bolsillo de $350, obteniendo las siguientes ventajas:

1- Blanquear la situación laboral de los trabajadores, incluso si cuenta con más de un empleo; problema grave que enfrenta el estado por la proliferación del trabajo clandestino.

2- Un ingreso mensual para el trabajador igual, pero seguramente mayor a $ 150. Permitiendo además que un trabajador pueda eventualmente ser contratado más de una vez a fin de obtener un mayor ingreso para mantener a su familia.

3- Eliminación de la estructura de control, ya que en lugar de dinero efectivo, el beneficio será cobertura. Nadie va a robar una caja fuerte que no tenga dinero.

4- Los recursos que salen del estado; reingresan al estado a fin de redestinarlos a salud, educación, jubilación, seguros de accidentes de trabajo, etc.

5- Se fomenta el ahorro a través de un fondo de desempleo para los períodos de transición de un trabajo a otro, a través del aporte a una cuenta del empleado del 5 o 10% de la remuneración. Similar a la libreta fondo de desempleo de la UOCRA.

6- Esto además ayuda al Estado al momento de asegurar la inserción, al mercado laboral privado, del personal que debe reducir, evitando más desempleo.

7- Con la reducción del déficit fiscal, el re direccionamiento de esos fondos para pagos de jubilaciones, seguros y salud se generará un ahorro global significativo.

8- Incorporación de un sistema simple y flexible que le permita al empleado cambiar de empleo o tener varios debidamente en regla.

9- Al verse beneficiado el empleador, este puede optar algún adicional como incentivo para el empleado.

10- Estos ingresos sumados a los incentivos mejoran el poder adquisitivo de los trabajadores, que se refleja en la recuperación del mercado interno, abriendo nuevas posibilidades de empleo.

11- Esta facilidad además permite a las empresas de productos o servicios que trabajan con el mercado interno, es decir cobran y gastan en pesos aliviar la carga que representa la sobre dimensión de su estructura laboral, condicionada por el decreto de impedimento de despido.

12- Este beneficio se puede establecer por el término de 3 meses con posibilidad de ampliación a fin de evaluar su evolución respecto del crecimiento real de la economía.

Para reflexionar

Desde muy pequeños nos enseñaron: Lo que nos diferencia a los “SERES HUMANOS” de los “ANIMALES”, es nuestra capacidad de “RAZONAR” y “DISTINGUIR” entre “EL BIEN” y “EL MAL”. Esto es natural a la RAZA HUMANA sin distinción alguna.

Entonces cabe preguntarnos:

1-¿Por qué los animales que son seres inferiores, no siembran ni cosechan, ni guardan sus alimentos? ¡Sin embargo, nunca les falta lo que necesitan! … La repuesta es muy sencilla, simplemente cazan, pescan o comen hierbas. En el caso del gobierno, en lugar de darles el pescado para que lo coman ¿Por qué no les enseña a pescar?

2- ¿Cómo pueden convivir sin gobierno o estructuras organizativas?

La respuesta se resume en una sola palabra: “RESPETO”. Somos superiores a los animales, sin embargo por no usar el único elemento que nos dignifica por encima de ellos, hemos cambiado de REINO, convirtiéndonos en vegetales:

* Estamos enterrados en la miseria, como las plantas al suelo.

* Dependemos de que alguien bondadoso nos riegue, sino nos secamos.

* Estamos amontonados, fagocitándonos unos a otros.

* Estamos a merced de cualquier bestia, corriendo el riesgo de ser devorados, pisoteados, arrancados, quemados, etc.

Autor: Luis Ricardo Alonso. Aarón Castellanos 2307 – Esperanza – Santa Fe – Te: 03496 – 421432. Correo: lalonso@infovia.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *