Centenario de la Escuela Nº 31 “M. Moreno”
Pérgola del Centenario de la Escuela Nº 31 Crédito: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
03/01/2011
Acosta Fuentes Biblioteca Alberdi Reynaldo Cullen

Centenario de la Escuela Nº 31 “M. Moreno”

Los ecos del festejo del centenario de la Escuela Nº 31 envuelven en nostalgias a Mercedes Acosta Fuentes, sobrina del primer maestro Leandro Fuentes. La casa de Mercedes está cargada de recuerdos del pueblo Reynaldo Cullen. Ella atesora con celo ejemplares de la revista Guión, editada por la Biblioteca Alberdi. En la edición Nº 4, de 1948, el maestro destaca “fue en abril de 1910 que llegué a Laguna Paiva cargado de ilusiones. No vacilé en aceptar la dirección de la escuela creada ese año y no abierta aún. El 11 de abril vine a tomar posesión de mi puesto… nada menos que de director, así de un salto y con 100 pesos de asignación”.

Cuenta además que al bajar del tren la realidad del pueblo con casas y ranchos se contaban con los dedos, mientras se construían casillas de madera y cine, materiales traídos de la demolición del teatro “Politeama” de Santa Fe…”En la casa que está instalada la relojería Theules fue inaugurada la primera escuela fiscal”.

Leandro Fuentes fue maestro, director y portero. Frente a esa casa se detuvo el cortejo fúnebre en noviembre de 1968 para que los restos del primer maestro de Laguna Paiva se despidieran con honor y cariño merecido. También se detuvo en la Biblioteca Alberdi, de la que Leandro Fuentes fue uno de los creadores.

“La señora Gladis Fernández me sugirió la idea de una glorieta. Comencé a trabajar por su concreción. Doy gracias al interés demostrado por la Secretaría de Cultura, al arquitecto Ayala a quien solicité realizar planos, al señor Tassi y al profesor A Salomón, una ardua tarea que hoy contemplamos embelleciendo la ciudad”, dijo Mercedes Acosta Fuentes, docente jubilada.

El 6 de octubre pasado se inauguró la pérgola del centenario de la Escuela Nº 31. A la par se emplazó un pedestal con el busto de Don Leandro Fuentes, obra del artista plástico Roberto Migdal, que realizara para el otrora Liceo Municipal. El 14 de octubre a las 10.30 en el cementerio local se realizó un homenaje frente al panteón familiar, donde yacen los restos del primer maestro de la centenaria escuela, donde se colocó una placa recordatoria en su memoria.

Mercedes le contó a El Santafesino de su amor a la Escuela Grande. Aún antes de concurrir a sus aulas, los relatos familiares y anécdotas llenaron sus sentimientos, los años de alumna y docente fueron muy felices, aunque no puede borrar de su memoria el día en que vio a los operarios con grandes mazas haciendo esfuerzos para tirar por tierra el ala norte del viejo edificio de calle Ingeniero Boassi. “Mis pequeños alumnos no comprendían el porqué de mis lágrimas, una parte de nuestra historia se derrumbó”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *