Chagas: una enfermedad que resiste de la mano de la pobreza
Infección de chagas Crédito: Oms

Chagas: una enfermedad que resiste de la mano de la pobreza

Por el número de enfermos y la amplitud del área que abarca, por la gravedad de las alteraciones cardíacas (y de otros tipos que ocasiona), y por su carácter endémico, la enfermedad de Chagas es uno de los principales problemas de la salud pública de nuestro país. Las provincias con mayor prevalencia de infección son Chaco, Santiago del Estero y en general las de la región noroeste, disminuyendo la infección hacia el sur y el este.

Se transmite a través de un insecto conocido popularmente con el nombre de “vinchuca”. Esta infección se contagia cuando la vinchuca chupa sangre de una persona o animal infectado: junto con la sangre ingiere los “trypanosomas cruzi”, éstos se multiplican en el aparato digestivo del insecto y salen en las deyecciones que constituyen por lo tanto el vehículo de la infección. Entonces, es el “trypanosoma cruzi” (un parásito unicelular microscópico) el agente causal de la Enfermedad de Chagas. Cuando la vinchuca infectada pica a una persona sana inicia el mecanismo de contagio: al atiborrarse de sangre, defeca, dejando sobre la piel, junto con la deyección, una gran cantidad de trypanosomas. Si la persona se rasca, se produce microexcoriaciones por las que entran los trypanosomas generando la infección.

No pocas veces la transmisión de la enfermedad se produce al picar la vinchuca infectada en el rostro: las deyecciones se ponen en contacto con el ojo penetrando los parásitos a través de la conjuntiva. En estos casos suele sobrevenir una gran hinchazón de los párpados que llegan a cerrar por completo el ojo (ojo “en compota”).

Para vivir la vinchuca se alimenta de sangre humana o de animales de sangre caliente, habitualmente trepa por las paredes dejándose caer durante la noche para alimentarse. Habita fundamentalmente en las zonas rurales, sin embargo, se la puede encontrar también en las zonas urbanas. Se aloja en las grietas de las paredes, en los techos de paja, detrás de los muebles, cuadros, en cualquier recoveco de los ranchos, en gallineros, corrales y hornos de ladrillos.

La mejor lucha contra la Enfermedad de Chagas es la que se realiza contra la vinchuca eliminando sus refugios habituales por medio del revoque y blanqueo de techos y paredes junto con una periódica limpieza de la vivienda. Para lograr una lucha efectiva contra la enfermedad, es necesario primero informar y concientizar a la población sobre el riesgo de la enfermedad para, posteriormente, propiciar acciones comunitarias tendientes a expulsar a las vinchucas de los hogares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *