Desempleo: presente, futuro, y la gran deuda de la economía
Trabajos de albañilería en el Samco de Recreo, Santa Fe Crédito: El Cronista Regional

Desempleo: presente, futuro, y la gran deuda de la economía

¡Qué no se ha dicho sobre los datos de desempleo y pobreza argentinos! Traduzcamos algunos:

Desempleo, 21,5%: 3.225.000 personas entre 18 y 65 años que quieren trabajar y no lo hacen siquiera por una hora en la semana.

Indigencia, 25%: más de 9 millones de personas no tienen para comer.

Niños pobres, 70%: el futuro de un país no se desarrolla, y millones de niños no tienen oportunidad alguna.

Así de cruel es la realidad actual. Quienes más requieren de la economía, los seres humanos, son sus principales víctimas (ver “La economía el servicio del hombre”).

¿Qué nos depara el futuro?

Primero es necesario enfatizar que la economía como ciencia social no puede estar pensando en el futuro visto a largo plazo, pues como decía un conocido economista: “en el largo plazo estaremos todos muertos”. Por lo tanto el futuro es mañana, después ya será demasiado tarde.

Es imperativo dar trabajo a las personas, para bajar las tasas de desempleo, subempleo y pobreza. ¿Cuánto debemos bajarlas?, ¿a cero?. Bajar el desempleo a cero es un objetivo imposible. En nuestro mercado de trabajo y en esta realidad sería muy bueno que al menos el indicador tuviera un solo dígito en lo inmediato, y luego acercarlo lo más posible al 4 o 5% que marca una economía con pleno empleo (y sin pobreza).

¿Lo haremos para fines del 2003?: IMPOSIBLE. Entonces para el 2005: IMPOSIBLE. ¡Pero que tipo pesimista!. No es pesimismo, sino realismo, y voy a tratar de demostrarlo.

Elasticidad Producto-Empleo

Elasticidad es un concepto usado en economía para medir cuánto cambia una variable ante el cambio en otra. En este caso queremos saber el cambio en el empleo ante un crecimiento del Producto Bruto Interno.

Una aclaración importante es que aumento del empleo no es lo mismo que disminución del desempleo. Mientras que el empleo se mide como proporción sobre la población total, el desempleo lo hace como proporción sobre la población activa; de este modo, para nuestro mercado laboral un aumento de un punto porcentual en el empleo puede significar una disminución de hasta 2,4% en la medida del desempleo.

De acuerdo a las distintas fases de crecimiento en la última década, Argentina ha pasado de un crecimiento con una importante necesidad de mano de obra a comienzos de los noventa, a un crecimiento más “capital intensivo”. Esto quiere decir que ha disminuido su elasticidad Producto-Empleo debido a la modernización de algunos sectores y a las grandes empresas que se instalaron y/o afianzaron, en desmedro de Pymes que con menor capital disponible requieren una mayor fuerza de trabajo.

La elasticidad referida se ubicaba a fines de la década anterior en torno al 0,10%. Si el PBI crece un punto, el empleo sube 0,10 y el desempleo disminuye 0,1 por 2,4, es decir el 0,24%.

Sin crecimiento no tiene sentido esta medida, pero como somos optimistas suponemos una nueva senda de crecimiento en lo inmediato, y podemos decir que la guiarán las empresas más “mano de obra intensivas”, pudiendo considerarse una elasticidad en torno al 0,25% (a comienzos de la década del ‘90 fue de 0,18%). Si hace sus propios cálculos verá como quienes hoy están desempleados siguen en problemas.

Si crecemos 5% el próximo año, el desempleo puede bajar a 18,5% como mínimo. En tres años con ese crecimiento sostenido estaríamos hablando de un 12,5% de desempleo, ¿cierto?. La verdad es que difícilmente se mantenga esta elasticidad con un crecimiento sostenido de la economía. Además hemos dejado pasar muchos detalles más que importantes.

El 21,5% de desempleo no refleja el desempleo que se oculta tras los planes de empleo según toma los datos el INDEC. La agencia DyN posterior a las últimas estadísticas de mayo de 2002 aseguraba que de las personas ocupadas un 2,4% son beneficiarios de planes de empleo, un 2% son cartoneros y un 1,2% son participantes de algún club de trueque. Para ellos también hay que generar empleos genuinos, e incluirlos dentro de los beneficios de salud y seguridad social.

Además, mantuvimos estáticos los números de población y de población económicamente activa, los que en realidad crecen con el tiempo, por lo que hay que generar empleo para los desempleados de hoy y para quienes se incorporen al mercado de trabajo también en el futuro.

Todo esto se habla tanto y está tan manipulado que deseo un final para reflexionar…

El valor de una vida

Dejar variables estáticas para analizar el comportamiento de las demás es la forma por excelencia de trabajar en economía y nos ha mostrado como se puede facilitar el análisis, en este caso, del desempleo y su más inmediata consecuencia: la pobreza.

Sin embargo ello no puede dejarnos conformes, mucho menos tranquilos. A pesar que podemos crecer a un 6 o 7% anual y en tres o cuatro años acercar la medida del desempleo al 10%, nos está quedando lo más importante inconcluso.

Al niño que nace en la calle, que de pequeño debe trabajar con frío y hambre para tratar de sobrevivir, que nunca recibe educación y que, según la medicina, nunca desarrollará su intelecto ni su cuerpo pues eso sólo ocurre en esta etapa de su vida, a esa persona la condenamos desde su concepción misma.

Si una persona sufre esto la economía está fallando como ciencia social, pues una sociedad debe proveer las condiciones para que quienes pueden se desarrollen, y quienes no pueden sean cobijados para tener una vida plena. Pero actualmente no hay una persona con esta condena previa, hay miles por día.

¿Ven cuál es la deuda de la economía? Y la economía no es algo abstracto, somos los agentes económicos que hoy formamos esta sociedad tan desigual. Es hora de hacernos cargo de nuestro rol en la sociedad y dejar por un momento los números, que son fríos, para dar privilegio a la vida.

Una vida es invalorable, no le podemos poner valor; pero esto es distinto a no darle valor, que es lo que hacemos cuando la vida en juego no es la propia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *