Educación para la salud
Educación para la salud

Educación para la salud

“Deberíamos hacer un chequeo como corresponde desde que ingresan a la universidad, pero más aun: la educación para la salud debería arrancar en el nacimiento. Es lo que debemos pregonar, para que realmente exista una verdadera prevención”, manifestó Eva Moreyra, docente de la cátedra Fisiología de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Litoral.

Los profesionales dvierten que, a futuro, debería modificarse la tradicional modalidad de examen final oral, con tribunal, por otras que eviten temor al alumno. Y aseguran que es necesario disminuir la cantidad de información que cada materia exige al estudiante.

“Además -dice Moreyra- el estudiante debería contar con información que le indique qué puede hacer para organizar sus horas de estudio, sus horas de dormir, la nutrición que requiere, otras actividades físicas necesarias o con qué método estudiar, por ejemplo”.

En este sentido, aconsejan seguir a pies juntillas un método de estudio disciplinado, que les permita incorporar los conceptos gradualmente y sin que intermedie, al momento de la lectura, otro estímulo que distraiga al cerebro.

Además, es necesario excluir de las horas de estudio las ansiedades, los tóxicos, las peleas, los deportes agresivos, las discusiones y los programas de televisión que contengan imágenes de violencia. “A partir del momento del estudio hasta que se organiza toda la estructura cerebral de lo que se llama memoria, transcurren tres horas. Si después de haber estudiado el alumno se somete a estímulos como los videojuegos, música fuerte, discotecas, peleas o toxinas, el conocimiento queda tomado con alfileres”, asegura Panza Doliani.

Y esto ocurre porque, inevitablemente, frente a dos estímulos el organismo prioriza aquel que libera neurotransmisores con mayor intensidad. “Si el estudiante pretende leer algo escuchando música fuerte -indicaron finalmente los profesionales-, un estímulo que va a ceder ante otro y las horas de estudio terminarán siendo muy poco provechosas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *