El matrimonio gay divide opiniones entre santafesinos
El matrimonio gay divide opiniones entre santafesinos

El matrimonio gay divide opiniones entre santafesinos

El matrimonio entre personas del mismo sexo ya es ley, pero ¿qué piensan los santafesinos? Una encuesta realizada por el Observatorio Social de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) reveló que el 46,4% de la ciudadanía está “nada de acuerdo” con la iniciativa, mientras que el 30,4% se ubicó en la vereda opuesta y está “muy de acuerdo” con la unión de personas sin importar su opción sexual. En un tibio “algo de acuerdo” se ubica el 20,4% del total de la población encuestada.

En ese contexto, la mayoría de las respuestas en contra de la ley provienen de los hombres: el 50,3% manifestaron estar “nada de acuerdo”, contra el 43,8% de mujeres que dieron la misma respuesta. Sin embargo, la comparación es relativa ya que el 34% de los hombres encuestados dijo estar “muy de acuerdo”; contra el 27,8% de mujeres que brindaron la misma respuesta.

Más allá de lecturas particulares, la encuesta muestra que la unión entre personas de distinto sexo reparte opiniones entre los santafesinos, que no terminan de ubicarse mayormente en contra o a favor de la iniciativa, y ni siquiera se animan a decir de qué manera repercutirá en la sociedad. En este sentido, el 29,2% dijo “no saber” o directamente prefirió no contestar qué sucederá ahora que el proyecto es una ley. En tanto, el 39% considera que lo hará en forma negativa, y el 31,8% afirma que será beneficiosa.

El trabajo fue realizado días antes de la aprobación de la ley en el Senado de la Nación, cuando el proyecto era arduamente discutido entre distintos sectores de la sociedad. Se encuestaron 320 santafesinos, divididos en estratos con altas y bajas proporciones de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).

Las razones, según estrato social

Si se toma en cuenta el total de los encuestados que se manifiestan en contra de la ley, el 40% pertenece a estratos sociales altos y medios; y el 54,7% a estratos medios y bajos. Entre éstos últimos se encuentran quienes consideran que la ley será perjudicial para la sociedad (el 46,6%), frente a un 31,9% que piensan lo mismo en los estratos altos.

Aquellos que se manifiestan “muy de acuerdo” con la ley de matrimonio gay enumeran como virtud la “promoción de la igualdad de derechos” y la “libertad de elegir de las personas”, en ese orden de elección. Menos adhesiones tuvieron otras opciones propuestas, como la posibilidad de constituir una familia” y adoptar; y “regular una situación de hecho”.

Si bien en estos ítems no se detectan diferencias sustanciales entre los distintos estratos encuestados, para el sector alto la motivación más importante del desacuerdo radica en sus convicciones religiosas: “lo considera una inmoralidad” el 30,3% de los encuestados. Mientras tanto, el 28,8% cree que “el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer”; y el 16,7% cree que la nueva ley “destruye la institución de la familia”. Para los estratos medios y bajos, en cambio, la principal motivación para estar en desacuerdo deviene de su concepción de que “el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer” (39%); le sigue “lo considera una inmoralidad” (32,9%); y “destruye la institución de la familia (el 12,2%).

La adopción, uno de los puntos más discutidos del proyecto que hoy es ley, generó también controversia entre los encuestados. La negativa alcanza el 54,6% de los encuestados, mientras que un 36,9% expresa estar a favor de esta posibilidad. En tanto, el 24,4% de los que consideran correcta la ley para “institucionalizar un vínculo” no están de acuerdo con la adopción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *