El municipio como promotor del desarrollo de las Pymes
Parque industrial Crédito: freefoto.com

El municipio como promotor del desarrollo de las Pymes

Con la firma del C.P.N. Julio Schneider y el Concejal Darío Boscarol, se dio ingreso al Concejo Municipal un proyecto de resolución para que el Ejecutivo Municipal ponga en urgente vigencia las Ordenanzas Nº 9363: “Programa de Promoción y Desarrollo de Proyectos de Microemprendimientos y Microempresas”, y la Ordenanza Nº 10193: “Programa PYMES Redes Productivas”. A través del mismo no pretende crear ningún nuevo instrumento, sino simplemente, que se implementen ordenanzas que están sancionadas, pero que el Ejecutivo Municipal “empecinadamente” no cumple.

La Ordenanza 9363 tiene como principal objeto promover un programa para el asesoramiento integral y la orientación de las Pymes, incluyendo posibilidades de financiamiento y estudios de mercado para la colación de sus productos.

La segunda Ordenanza (Nº 10193)) pretende “promover por parte del Departamento Ejecutivo Municipal, la reconversión y adecuación de las estructuras de la micro, pequeña y mediana empresa a través de acuerdos de complementación con las empresas más grandes, u otras similares, dentro del ámbito territorial”: A tal efecto la Ordenanza impulsa que la MiPyMEs se desarrollen como proveedoras y/o clientes de las empresas más grandes, adecuando sus estructuras y normas de calidad, tiempos, precios y diseños.

Ayudar a las Pymes

El problema del empleo se ha convertido – entre los tantos males nacionales – en la principal causa productora de marginación y pobreza en el país.

Y si bien es cierto que desde un Municipio no se pueden encarar políticas integrales en vistas a revertir esta situación, que es provocada – fundamentalmente – por las políticas económicas del Estado Nacional; no es cierto que desde los ámbitos municipales nada se puede hacer para revertir este fenómeno.

Un Municipio moderno y dinámico tiene la obligación de asumir el desafío de impulsar políticas de desarrollo económico y social que mejoren la competitividad de la ciudad y permitan una mejor inserción de sus empresas en el marco de un mercado cada vez más exigente y más transnacionalizado.

Un Municipio puede no tener todas las herramientas económicas para encarar un proceso de desarrollo – imposibilidad de otorgar subsidios, líneas crediticias, etc. -, pero tiene el conocimiento directo de sus actores económicos locales y, por una cuestión de “cercanía” es quien mejor se encuentra en condiciones para conocer las necesidades, problemas y demandas de sus sectores productivos. Asimismo, puede ser un excelente instrumento para “canalizar” las demandas de los actores económicos de la ciudad hacia las jurisdicciones provinciales y nacionales.

Agotadas las vías de generar trabajo a través del empleo público – por la crisis fiscal y por los excesos en la contratación de personal en muchas áreas durante las últimas tres décadas -, es necesario centrar la mirada en las pequeñas y medianas empresas que son generadoras, en nuestro país, de casi el 70 % del empleo. Está claro que, precisamente, es allí donde hay que volcar todos los esfuerzos para regenerar un rápido proceso de creación de nuevas fuentes empleo.

Con pocos recursos

El Municipio puede con muy pocos recursos aportar instrumentos y herramientas que soy imprescindibles para el desarrollo de cualquier emprendimiento productivo.

Por ejemplo, hoy un empresario pyme se ve imposibilitado de llegar a actualizados estudios de mercado, que la Municipalidad – a un costo muy bajo para la administración – puede ponerle a disposición. La información es un insumo básico para cualquier estrategia de desarrollo empresario y es vergonzoso que en la ciudad de Santa Fe no sepamos siquiera la cantidad de comercios o industrias habilitados por rubros existentes en la actualidad.

El Municipio puede trabajar efectivamente en la creación de instancias de capacitación para sus empresarios o asesoramiento para reconversión, sin un gran costo fiscal para sus arcas.

El Municipio puede generar los instrumentos para abrir mercados a su producción local, sin la necesidad de afectar importantes partidas presupuestarias. A su vez puede convertirse en un excelente canal entre: a) las propias empresas: las más chicas con las más grandes; b) las empresas y otras jursdicciones del Estado (Nación, Provincia); c) las empresas y el sistema financiero; d) las empresas y ell sistema científico y universitario.

Todo ello volverá en nuevos beneficios impositivos para las arcas de la ciudad: mayor recaudación por empresas que producen más; mayor recaudación por santafesinos que pueden estar al día con las tasas porque consiguieron un empleo estable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *