El Puerto de Santa Fe soltó amarras y navega un final de año positivo a pesar de la pandemia
Carlos Arese, titular del Ente del Puerto de Santa Fe. Crédito: Gentileza Jere Baroni

El Puerto de Santa Fe soltó amarras y navega un final de año positivo a pesar de la pandemia

El imprescindible punto de partida de ejecutar una importante inversión para el dragado del canal de acceso, tuvo como complemento mejoras en la infraestructura portuaria, servicios de asistencia técnica y renovadas negociaciones con potenciales clientes.

De un embarque en los últimos cinco años, a más de 20 en sólo seis meses. Una ecuación opuesta a la inercia contemporánea, puso de pie al Puerto de Santa Fe y consolidó una dinámica de negocios que se ajusta a la escala de este emplazamiento portuario que comienza a revertir una imagen asociada a la decadencia.

Mientras la pandemia comenzaba a azotar el mundo, una nueva gestión en el Ente del Puerto de Santa Fe trabajaba en silencio para reactivar una estructura ociosa. El comienzo de todo estuvo relacionado a una decisión de la que siempre se habló mucho pero sobre la cual se hizo bastante poco: el dragado del canal de acceso.

Con ese obstáculo crónico, era imposible pensar cualquier salida productiva. Pero se dio. “El Puerto de Santa Fe tiene históricamente un problema de calado y el canal de acceso que es, justamente el ingreso, necesitaba un buen dragado. Se retiraron aproximadamente 55 mil metros cúbicos de sedimento. Fue una decisión muy acertada en su momento. Hoy a seis meses, nos dimos cuenta que de no haber realizado esa inversión, no hubiese sido posible esta realidad que estamos viviendo”.

Así resume este cambio de enfoque, Carlos Arese, presidente del Ente Portuario en dialogo con El Santafesino. “Ahora tenemos una visión de un puerto productivo” enfatiza, repasando los primeros pasos, allá por abril, cuando comenzaban a llegar los primeros camiones con granos. “De quince o veinte camiones diarios pasamos a treinta, cuarenta y hoy estamos en cincuenta, actividad -aclara- que era ingreso y egreso, tomando los silos como almacenaje”.

Sin embargo, a partir de junio/julio se comenzó a ensayar la alternativa de salir con esos granos por vía fluvial. “Era un suceso para nosotros porque hacía muchos años, alrededor de cinco, que no salía un barco del puerto. Concretamos el primer embarque, no sin problemas porque fue bastante complicado en muchos sentidos porque hasta el mismo personal no tenía la gimnasia requerida. También la infraestructura, que había estado inactiva mucho tiempo, necesitó arreglos, mantenimiento e inversión. Pero afortunadamente fuimos sorteando esos inconvenientes, y ese primer embarque (de maíz) tan explosivo se convirtió paulatinamente en algo más normal ya que llegamos a tener hasta tres embarques semanales. Así es como llegamos a este fin de año con 21 embarques en seis meses” resume Arese.

Pymes agropecuarias

El dirigente fundamenta este cambio de visión en la decisión de apoyo a la producción, a un puerto productivo por parte del Gobernador Omar Perotti. “Además creo que nuestro mayor éxito estuvo en dimensionar cual era nuestro espacio, nuestra escala para trabajar. Nuestros clientes que están trayendo granos al puerto, son las empresas pequeñas y medianas de la zona, que son pymes agropecuarias que por su escala o dimensión no pueden o no quieren llegar a los grandes puertos como Rosario, por ejemplo”.

“Así -argumenta- como encontramos esas pymes para atender, también encontramos los buques que pueden entrar por la característica de nuestro puerto y por la altura especial que tuvo el río durante el año. Es decir, son buques medianos hechos a la medida de nuestro puerto, con aproximadamente cien metros de eslora, que cargan aproximadamente que cargan 2500 toneladas de granos”.

Las negociaciones para cerrar estas operaciones no son sencillas. Pero valen la pena. “Ese barco de 2500 o 2600 toneladas de carga equivale aproximadamente a ochenta camiones. En cada embarque estamos sacando ochenta camiones de la ruta, esa es la óptica desde la que nosotros vemos la actividad y cerramos el año que creo que ha sido interesante desde ese punto de vista”.

Valor agregado

Una serie de acciones que complementan este cambio de modelo, es la asistencia técnica para cada cliente. Una atención personalizada que rinde frutos. Pero hay más: se hace por ejemplo la actividad de partición de los granos, para lo cual se tuvieron que cambiar los rolos de la máquina partidora. Se compró además una nueva máquina partidora, inversiones que se debieron hacerse para vender ese servicio extra a los clientes, en definitiva, agregar valor a los servicios.

Finalmente, no menor, es el acuerdo con la Bolsa de Comercio de Santa Fe para el análisis de granos en su laboratorio, a fin de realizar el procedimiento de almacenaje con las condiciones apropiadas.

Lic. Exequiel Kay

3 respuestas a “El Puerto de Santa Fe soltó amarras y navega un final de año positivo a pesar de la pandemia

  1. Deberían explicar porque se cerró el puerto, como así también, la comercialización de las mejores tierras de la ciudad en manos de privados.
    No hubo igualdad de oportunidades para adquirir ni un metro cuadrado.
    El lugar que históricamente fue el polo productivo de la ciudad, se convirtió en un mega negocio inmobiliario para unos pocos privilegiados sin invertir un centavo en la compra o comodato de la tierra.
    Tierra que, entre gallos y medianoche, serán regularizadas nominalmente.
    Un negocio cuanto menos poco claro

  2. Seria muy beneficioso para la economía de santa
    ¡¡vamos por un puerto pujante y sin corrupción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *