Escuelas rurales amplían sus horizontes
Fuente:
Cultura
Agencia CyTA_Instituto Leloir
27/02/2008
educación rural escuelas rurales escuelas secundarias

Escuelas rurales amplían sus horizontes

Están alejadas del ritmo vertiginoso de las ciudades, y su escenario es la naturaleza en todas sus formas. En la Argentina, existen alrededor de 12 mil escuelas rurales, y uno de sus grandes problemas es que sólo brindan el ciclo de educación primaria. A los 12 años, los chicos que viven en zonas aisladas suelen quedarse sin chances de continuar sus estudios.

Para que puedan continuar con sus estudios en su escuela rural, se puso en marcha el programa Horizontes, coordinado por el Ministerio de Educación de la Nación. Este miércoles 27 de febrero se realizó en Formosa, la primera reunión de los maestros que participarán de la iniciativa. Cada escuela tendrá un maestro tutor, especializado en las cuatro áreas de enseñanza básicas: lengua, matemática, ciencias sociales y ciencias naturales.

Por ahora, el programa se aplicará en la provincia de Formosa, pero durante 2008 se extenderá a 60 mil alumnos distribuidos en 4 mil escuelas rurales del país. El objetivo es que participen todas las provincias de manera progresiva. Está dirigido a alumnos que tengan aprobado el sexto año de la educación primaria, residan en comunidades rurales aisladas y no tengan posibilidad de asistir a escuelas secundarias urbanas.

Laboratorios y programas de TV

El programa Horizontes dispone de cuadernos de estudio con 16 “unidades didácticas” cada uno, que se utilizarán en el ciclo básico secundario y contienen material actualizado en los diferentes campos de las ciencias. Además, las escuelas recibirán laboratorios para realizar experimentos y bibliotecas con libros de ciencias y cultura general.

Una característica novedosa es que los maestros complementarán cada unidad didáctica con un programa de televisión emitido por el canal “Encuentro” (el perteneciente al Ministerio de Educación). Además, los alumnos contarán con una guía para realizar actividades. Las escuelas recibirán todos los programas en formato de DVD, y algunos serán transmitidos por el canal Encuentro para todo el país.

“Los programas televisivos se articulan con los materiales impresos, y permiten la profundización de los contenidos de cada área, que se desarrollan en los cuadernos de estudio”, dijo a la Agencia CyTA Silvia Dujovney, del área de Educación Rural del Ministerio de Educación de la Nación.

“Lo novedoso de este tipo de materiales es que al ser producidos especialmente comparten los objetivos del proyecto junto con los demás materiales y articulan la propuesta pedagógica de los demás componentes. Tienen en consideración los destinatarios, alumnos del ciclo básico secundario de las escuelas rurales aisladas, sus comunidades e intereses”, agregó Dujovney.

Para la especialista, el uso del video constituye un recurso de enormes posibilidades. Explicó que los programas de televisión presentan “un tema, un concepto, un problema, las múltiples causas que le dan origen y, en algunos casos, dejan abierta la búsqueda de soluciones, para que los alumnos puedan trabajar más activamente a partir de la emisión”.

“Desde un enfoque crítico de la enseñanza, al seleccionar el material a emitir es necesario tener presente que el mismo favorezca el conflicto cognitivo, la des-estructuración de los saberes previos, el debate, intercambio y confrontación de ideas, el cuestionamiento de los propios marcos teóricos de cada alumno”, concluyó Dujovney.

Desafío a largo plazo

En el primer encuentro, realizado en Formosa, comenzó la etapa de asistencia técnica para la implementación del programa Horizontes. Participaron alrededor de 130 maestros tutores que recibieron información sobre los objetivos de la iniciativa y sobre los materiales impresos para alumnos, los programas TV, y el equipamiento informático.

Ante la consulta sobre la trascendencia de la iniciativa, la presidenta de la Asociación de Padrinos de Alumnos y Escuelas Rurales (APAER), María Noemí Delellis de Arbetman, dijo: “Es muy importante porque en la actualidad los alumnos de las escuelas rurales donde no hay continuidad para el EGB3, en muchos casos, tienen que abandonar sus estudios porque no pueden trasladarse hasta el pueblo, alojarse, comer, ya que no tienen las condiciones económicas para hacerlo”.

Delellis de Arbetman destacó que por ese motivo varias ONG ofrecen becas para que los chicos de zonas aisladas puedan terminar sus estudios en escuelas urbanas. Y destacó que es crucial que el nuevo programa del Ministerio de Educación incluya a todas las escuelas rurales.

“Todo lo que signifique una diferencia entre las escuelas rurales y las urbanas está atentando contra las posibilidades de los niños. No reciben la misma preparación y siempre quedarán excluidos del sistema. Todos los niños tienen derecho al estudio y a la salud. No es suficiente que exista la obligatoriedad de la enseñanza, también hay que brindar los medios y la infraestructura necesarios”, opinó.

Durante 2008 se realizarán otras reuniones de maestros del programa Horizontes, y a fin de año se realizará un balance general de la experiencia pionera en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *