Estudian construir viviendas económicas en la zona de quintas
Estudian construir viviendas económicas en la zona de quintas

Estudian construir viviendas económicas en la zona de quintas

“Hoy, en prácticamente toda la Pampa Húmeda, se vive el fenómeno que tiene que ver con el despoblamiento de la zona rural. La gente se ha dedicado mucho a la agricultura y va abandonando sus casas en el campo para emigrar a las grandes ciudades”, comentó el funcionario.

Morín admitió que aún siendo ministro de Obras Públicas, recibió “muchos pedidos” para que se estudie la posibilidad de construir viviendas tipo FONAVI en las zonas rurales. Así fue como se llegó a la firma de una resolución -no fue necesaria la sanción de una ley- que permite instrumentar este programa que viene a satisfacer aquellas demandas. El sistema prevé el levantamiento de las unidades habitacionales “en lote o terreno propio”, financiadas a través del FOPROVI o FONAVI.

“Lo que hace falta es que el productor rural tenga un terreno cuyo valor oscile entre los 50 y 150 mil pesos, que no tenga vivienda o que posea una muy vieja de las llamadas taperas”. En ese terreno podrá construirse una casa financiada a través de la repartición oficial. Las condiciones de construcción variarán en función de los ingresos que pueda justificar la familia. Las más económicas son las denominadas “de autoconstrucción” que cuestan 10.200 pesos. A estas le siguen las “evolutivas”, que cuestan entre 13 y 17 mil pesos. Y finalmente, se encuentran las viviendas “por administración comunal” que rondan los 25 mil pesos de costo de construcción.

Morín advirtió que para poder acceder a este beneficio es “indispensable” cumplir una serie de requisitos: no tener vivienda en ningún otro lugar, no tener una propiedad con un valor demasiado elevado dentro de los límites ya señalados-, que residan o trabajen en el lugar a construir y que tengan ingresos suficientes y demostrables. En el caso de beneficiarios monotributistas, los titulares deberán estar inscriptos, hacer sus aportes impositivos y tener factureros en orden como para poder comprobar y probar los ingresos que perciben.

A partir de allí, la Dirección de Viviendas otorgará una financiación de 25 años, con un interés del seis por ciento anual. La construcción, en todos los casos, se realiza a través de la gestión comunal y municipal. La jefatura de cada distrito es quien hace el pedido a la Dirección de Viviendas. El organismo oficial le concede el préstamo al adjudicatario pero es la comuna quien se encargue de la construcción de las unidades.

El plan tendrá “una implicancia muy fuerte” en la zona de quintas, preciso Morín, y en sectores circundantes a las grandes ciudades como Santa Fe y Rosario. “El tema ya lo hablamos, por ejemplo, con Bruno Gatto, presidente comunal de Monte Vera, porque en la zona de quintas es difícil que los quinteros tengan una casa adecuada con sus familias”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *