Grupo de Scouts Emmanuel de Laguna Paiva, ¡Siempre Listos!
Fuente: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
07/03/2012
Balneario Municipal Boy Scouts Laguna Paiva

Grupo de Scouts Emmanuel de Laguna Paiva, ¡Siempre Listos!

En 1908 Baden Powell publicó su manual “Adiestramiento Movimiento Scout para Jóvenes”, sin soñar que sería el motor del scoutismo para muchachos del mundo entero, una manera de alejar a la juventud del delito. En 1910 se incorporaron mujeres.

En Argentina inmigrantes británicos lo dieron a conocer. El 4 de Julio de 1912 en la casa del Perito Moreno se constituyó la Comisión Organizadora, siendo P. Moreno el primer Presidente de la Asociación Boy Scouts Argentinos.

Luego de un prolongado silencio en Laguna Paiva volvimos a percibir el espíritu servidor del Boy Scout. El sueño de Julio Artigas, su iniciador, enlaza el pasado con el presente en el curso de dos historias paralelas en algunos de los casos ocurre en dos generaciones. En 1985 se inició el scoutismo teniendo como base la Capilla Cristo Obrero. Fue un grupo de cien chicos, en la memoria de los libros figuran los nombres de dirigentes y scouts, descubriendo a aquellos que fueron protagonistas niños, son dirigentes en el presente, donde sus hijos son los Boy Scouts.

El cierre del ferrocarril produjo un desguace que también afectó a los scouts. Muchas familias se alejaron de la localidad, muchos jóvenes partieron en busca de nuevos horizontes y así, lentamente se fue apagando el impulso. Como un toque de queda. Julio Artigas, obsesionado con la nobleza del scoutismo, varias veces intentó el regreso de la agrupación. Al fin se concretó en 2011. Colaboración y esfuerzo de Virginia Cochia, Angélica Aresi, Silvina Brasca como instructoras, quienes fueron boy scouts en 1985, compartiendo con Luis Arrieta ,Cacho Ramírez, como responsable Estela Carbonel.

La agrupación lleva el mismo nombre: “Emmanuel” (Dios con nosotros) y su lema es: “Servir a Dios y a la Patria y a la Humanidad”. Cuentan con cuarenta niñas y niños scouts. En el campo del Fortín Yacoumé se preparan en lo teórico, práctico, incentivando con juegos, canciones, izamiento de nuestra Bandera Nacional, enseñanzas físicas y personal en valores, especialmente demostrando la naturaleza en su esplendor, al aire libre como búsqueda de aventura con respeto y solidaridad sin olvidar la tradición, ayudándolos a crecer mentalmente y en vida sana. Se formaron patrullas de seis chicos con sus nombres respectivos, para posteriormente asistir al acantonamiento, aprender a cuidarse a si mismos y al compañero, armar carpas, evaluando actitud de cada uno en el aprendizajes de supervivencia donde contaron con carne, soga, lona y dos litros de agua. “Fue un campamento de dos días”, contó Julio. Ese día llovió, se ingeniaron, crecieron como patrulla y se dieron cuenta que estaban lejos de la tecnología.”

El gran campamento fue tres días en el Balneario Municipal con resultados sorprendentes, creciendo en utilidad y valorándose, aprendiendo que el bordón, no es sólo un palo, significa, seis chicos y su existir, con él arma camillas, calientan agua y otras. Virginia Cochia, ayer boy scout, hoy instructora; siente el entusiasmo y relata con ternura el bien de cada día de su hijo Juan Cruz contando con sus propias fuerzas junto a su emoción de estar usando el mismo pañuelo que usó cuando niña, con las vías férreas pintadas en las orillas.

Los chicos disfrutan todos y el cansancio no es igual, son pequeñas cosas que logran la grandeza de un niño, aprender a tiempo, a escuchar, sortear problemas, a pesar de la euforia que los lleva a olvidar reglas, aprenden. En Febrero será la promesa Scouts, experiencia inolvidable, queda registrada en la historia. ¡Siempre Listos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *