La colonización
Fuente:

La colonización

-En verdad, debemos disfrutar de la comida y del tiempo que nos toca. España en paz y expandiéndose.

-¿Os referís a las nuevas tierras?.

-Sí.

-Parecen muy extraños sus habitantes, no se sabe qué relación tendremos con ellos.

-Se los someterá.

-¿Serán vasallos?

-No exactamente.

-¿Pagarán parias o impuestos?

-No parecen tener cómo, en el presente. Se los cobrarán, seguramente, en el futuro.

-¿Los esclavizarán?

-Sí, pero de una manera sutil: se les impondrá un sistema de democracia parecido al de los griegos. Una forma particular de ella. Se les hará creer que se gobiernan por sí mismos.

-¿Por qué decís una forma particular? Según vuestras ideas, sobre las cuales hablamos mucho tiempo atrás, en esos sistemas, los ciudadanos siempre tienen esa engañosa ilusión; aunque son en realidad sus funcionarios los que ejercen el poder, disponen, ordenan, gozan de privilegios, despluman a los ciudadanos y se embolsan los maravedíes.

-En este caso será lo mismo, en cuanto a eso; no habrá mayores diferencias; salvo que estos gobernantes, a su vez, estarán subordinados disimuladamente a España; aunque hayan sido elegidos por votaciones libres, aparezcan como los únicos que mandan, tengan sus fueros, dicten sus leyes, tengan sus

funcionarios secundarios, su Justicia y sus Cortes.

Tendremos la mano de obra de esos pueblos, que hasta se administrarán por sí mismos sin dar a la Corona ningún tipo de trabajo. ni siquiera el de dirigirlos. Se les enseñará nuestro idioma, pero no se les permitirá hablarlo bien. Será como si, en forma velada, nos pagaran impuestos…, enormes y suculentos. Se les creará una suerte de deuda permanente e impagable.

El texto ha sido tomado de la pág 328. de mi libro El Caballero Hernán y el Adversario Invisible. Novela histórica de la época de los Reyes Católicos. Presentada el 4 de diciembre, en el auditorio Borges, de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires.

Alejandro Sicardi-Médico-escritor, Docente de la F. de Medicina de la UBA. Correo: sicardi@sicardialejandro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *