“La exclusión es la principal problemática social”
“La exclusión es la principal problemática social"
Cultura
Redacción El Santafesino
26/09/2009
desocupación districubión del ingreso exclusión social subempleo

“La exclusión es la principal problemática social”

“Con una sociedad caracterizada por vastos sectores de la población en situación de pobreza, con una distribución del ingreso cada vez más regresiva, y la mitad de la población económicamente activa con problemas laborales, tales como el desempleo abierto, desempleo encubierto, subempleo visible o subempleo invisible, la exclusión social aparece como la principal problemática social del país”. Así lo enunció el rector de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), Albor Cantard, en el cierre del IV Coloquio Regional, II Local Universidad- Organizaciones de la Sociedad Civil y I Foro de Economía Social que se desarrolla en el ámbito de la casa de altos estudios.

Durante el acto de clausura –celebrado en la sala del Consejo Superior de la propia Universidad-, Cantard expuso los puntos centrales de un documento consensuado por universidades públicas nacionales y que, en este momento, se encuentra en etapa de debate y discusión. El trabajo parte de considerar que “la universidad pública tiene el indelegable deber ético de constituir espacios de pensamiento” y de “impulsar propuestas concretas que posibiliten la instrumentación de medidas que contribuyan a una mayor inclusión social”.

En tal sentido, el rector destacó que “el tema de la pobreza es uno de los problemas centrales en el que las universidades se sienten comprometidas a sumar esfuerzos compartidos con el Estado en sus diferentes jurisdicciones y las organizaciones de la sociedad civil”.

Ingreso social

Entre los datos relevantes comprendidos en el citado documento, se inscribe la descripción de “un escenario económico” –en palabras de Cantard- que muestra “la creciente desigual distribución del ingreso”. “El 20% de la población con ingresos superiores pasó de obtener el 39,4% del ingreso nacional a mediados de la década del 70, a apropiarse del 51,4% a comienzos del nuevo siglo”, indicó el rector. Y continuó: “El 30% de la población con ingresos inferiores descendió del 12,2% al 7,9% en el mismo período”.

De cara a ese panorama, la propuesta de las universidades apunta a “modificar diferentes planes sociales de la política nacional -como los planes Trabajar o Familia- en una asignación universal directa a todas aquellas familias que se encuentran por debajo de la línea de pobreza, que contengan en su núcleo familiar a niños, ancianos, personas con discapacidad y jóvenes y jefes de hogar desempleados”, enfatizó Cantard.

“Para que se entienda de qué estamos hablando –indicó-, si tomamos como referencia el presupuesto nacional de 2008, el gasto social del gobierno nacional estuvo en 97.000 millones de pesos. El gasto social discrecional del gobierno nacional rondó los 10.000 millones de pesos. La estimación calculada para la propuesta de ingreso social, tomando como referencia los ancianos sin cobertura provisional, las asignaciones familiares universales, jefe de hogar desocupados y jóvenes desempleados, significa un monto estimativo de 14.000 millones. Teniendo en cuenta que el PBI es de 1.100 billones de pesos, la propuesta de ingreso social sería sólo el 1,27% de dicho PBI”.

También “se propone generar un ingreso básico aceptable para las 500.000 personas mayores que hoy no tienen jubilación o pensión, y los casi 6 millones de niños cuyos padres no perciben asignaciones familiares, lo que insumiría alrededor de 10.000 millones de pesos”.

Por otro lado, “los jefes de hogar desocupados con niños a cargo son alrededor de 200.000. Un programa para ellos con labores de contraprestación oscila los 1.400 millones de pesos”. Con relación a la franja joven de la población, “hay unos 400.000 jóvenes de 19 a 25 años desocupados y sin estudios medios completos. Un ingreso con contraprestación educativa implicaría unos 1.900 millones de pesos”.

Tras exponer tales datos, Cantard señaló que “la solución propuesta es perfectamente factible. Lo que hace falta es la voluntad política y social de poner en marcha cuanto antes esas acciones”. El rector de la UNL, a su vez, indicó a propósito de los denominados “excluidos” que “no es así como se sienten aludidos todos aquellas argentinas y argentinos que no tienen acceso a condiciones de vida digna. No están fuera de la sociedad, ni fuera de la Nación. Están fuera de poder satisfacer sus necesidades básicas, y del acceso a bienes sociales y culturales estipulados en el marco del desarrollo humano. Si realmente queremos un país distinto, tenemos que empezar por instalar este tipo de debates y propuestas”, definió.

Objetivos alcanzados

En el mismo acto, el secretario de Extensión de la UNL, Gustavo Menéndez –a modo de conclusión del Coloquio- destacó el trabajo de las denominadas “redes sociales”, que “permiten trabajar temas y preocupaciones comunes”. También ponderó que, durante las jornadas llevadas a cabo en la UNL, “se alcanzaron los objetivos planteados”, se establecieron “líneas de trabajo acerca de las redes sociales en los ámbitos provinciales y sociales”, y se pudieron “interpelar las políticas sociales”, además de “alertar sobre la inserción social”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *