La FAA reclama un sistema justo para resolver la evasión
La FAA reclama un sistema justo para resolver la evasión

La FAA reclama un sistema justo para resolver la evasión

Una prédica histórica de la Federación Agraria Argentina ha sido y sigue siendo recomendar a sus representados pagar regularmente sus impuestos. Esto es indudablemente lo que han hecho los productores, aun agravando situaciones extremadamente difíciles y hasta desapareciendo económicamente.

En consecuencia, esta entidad sostiene enfáticamente que no se opone a los controles que pueda realizar la Administración Federal de Impuestos (AFIP) utilizando la más moderna tecnología a su alcance para relevar a quiénes pagan sus impuestos y quiénes no, pero ante los anuncios recientemente realizados de utilizar imágenes satelitales, sostiene su inutilidad y onerosidad, como quedó demostrado cuando el sistema se utilizó para las inundaciones. Sin embargo, resultaría mucho menos costoso, más rápido y eficiente controlar a las grandes corporaciones cerealeras que concentran alrededor del 90 por ciento de las compras al productor. Por una elemental interpretación de la realidad: no habría productores que venden en negro si no hubiera cerealistas que compran en negro. Sería necio que se desconozca que quienes operan en esta modalidad son mega empresas, quedando, asimismo, pendiente la tarea de la AFIP de ver su propio interior.

Por otra parte, el grueso de los productores está sometido a una presión tributaria regresiva, recesiva, desalentadora de la inversión y anticíclica. Las retenciones se llevan casi un camión de soja de cada cuatro que salen de las chacras; el impuesto a las ganancias no atiende capacidades contributivas ni actualización por inflación y devaluación, gravando las existencias y no las ganancias reales; los productores tienen que comprar insumos con un IVA del 21 por ciento y recuperan sólo el 10,5 con sus ventas; las multinacionales los someten a retenciones indebidas. Y siguen altas y nuevas tributaciones provinciales, tasas comunales por servicios que no se proveen, etc.

Por todo ello, la FAA sostiene, como lo ha hecho siempre, que la solución solamente será posible con una ley agrícola sustentable en el tiempo y una reforma tributaria profunda que atienda el elemental principio de progresividad. Es decir, orientada decisivamente a que “pague más quien más tiene”, y no sólo a castigar y ahogar a quienes se esfuerzan por poner el país en producción.

Sólo así mejorarán sustancialmente los niveles recaudatorios. Y, reiteramos, en este marco es importantísimo no olvidar que quienes menos cumplen son los sectores con mayor capacidad contributiva que, en general, evitan pagar acudiendo a artilugios seudo-legales mediante grandes equipos contables. A esto se lo denomina eufemísticamente “elusión” impositiva, pero el problema es meramente semántico si de controlar en serio se trata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *