La ganadería integrada a una nueva agricultura
El ingeniero Fabián Tommasone Crédito: Gentileza Anibal Molina

La ganadería integrada a una nueva agricultura

Ante este panorama, la actividad ganadera tiene dos opciones: va camino al desalojo y se relocaliza.

El ingeniero Fabián Tommasone, asesor privado de empresas agrícolas, brindó una interesante charla durante las Jornadas de Actualización Ganadera organizadas en la ciudad de Balcarce, provincia de Buenos Aires, por la cabaña “El Volcán”, perteneciente a la firma Los Lazos S.A. División Genética.

En este contexto, donde existe una nueva relación entre la agricultura y la ganadería, esta última actividad debe relocalizarse con la adopción de nuevas prácticas tecnológicas sobre las pasturas.

Esto permitirá, a criterio del ingeniero Tommasone, producir carne en tierras de menor calidad, aprovechando el enorme potencial que tiene nuestro país en materia de suelos. “Ojalá se pueda lograr esto”, apeló a manera de deseo.

Agregó que es necesaria la utilización de la tecnología para mantener en alto el nivel productivo de nuestras pasturas, evitando así la degradación del suelo. Se puede aplicar una combinación de herbicidas, fertilizantes nitrogenados y fosforados y usar el banco de semillas de suelo. En caso de que el banco de semillas de suelo no exista o se quiera incorporar otras, se puede hacer.

Hablando luego específicamente de la Cuenca del Salado, señaló que los escalones tecnológicos son: pulverización, fertilización fosforada y nitrogenada. “Esto no significa que hay que aplicar cada una de esas técnicas, sino que depende del objetivo que se quiera alcanzar en cada campo”, aclaró el profesional.

En las zonas de Balcarce y Tandil hay suelos fértiles, con mucha paja. Se puede aumentar su productividad, sostuvo Tommasone, mediante la pulverización. Esto permitirá que se reduzca la presencia de ganado en aquellos suelos agrícolas.

“Hay que perder el miedo a cambiar”, sentenció Tommasone, añadiendo que en el norte de nuestro país hay muchas más hectáreas de las que uno imagina para hacer ganadería.

“El futuro es impredecible pero lo podemos construir nosotros”, fue la frase final de Tommasone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *