La mirada hacia arriba
Cielorrasos intensos Crédito: Gentileza Colorshop
La Cuenca Santafesina
Redacción El Santafesino
13/03/2015
cielorrasos colores intensos pintura metalizada

La mirada hacia arriba

El color es uno de los principales elementos de la decoración. Tiene la capacidad de influir en la decoración y las personas, afectar las proporciones aparentes del espacio y el estado de ánimo, y es utilizado para crear climas y estilos. El techo de cualquier casa o departamento suele ser un espacio al que se le presta poca atención a la hora de decorar, pero en realidad existen formas muy sencillas de darles notoriedad a través de la pintura.

Para empezar hay que saber que existen distintas técnicas. Para los cielorrasos que fueron pintados alguna vez, si las capas de pintura existentes son viejas o tienen humedad, hay que retirarlas con espátula. En vez, para los techos vírgenes, se recomienda aplicar una mano de fijador sellador, incluso antes de reparar grietas e imperfecciones.

Respecto al color, los cielorrasos no tienen por qué ser blancos o de tonos suaves, ya que el uso de otros colores en el techo puede resultar adecuado para revestir los ambientes de un modo funcional y a su vez, decorativo.

La originalidad también pasa por la posibilidad de crear efectos visuales. Esa técnica se puede lograr si se emplea un color oscuro en el techo y otro blanco o pastel en las paredes restantes, de esta forma se logrará que el espacio se vea más amplio. En cambio si el techo está demasiado alto lo ideal es aplicar un color intenso para acercarlo visualmente.

Además, el tono puede estar combinado con los complementos del ambiente. Pero hay más posibilidades, se puede utilizar el mismo color de las paredes en el cielorraso, fusionando todo el ambiente en una monocromía o sino también diferenciar ambas superficies (pared y techo) con algún color que se destaquen. De esta manera, podremos obtener espacios más amplios y novedosos.

Para recubrir techos elegantes, la opción es pintarlos con alguna técnica decorativa, como el trapeado o las pátinas, e incluso pintura metalizada en tono plata o dorado. Si bien es una apuesta desafiante, el resultado será un espacio único trazado por un estilo particular.

Cualquier forma de darle distinción a los techos, es válida. Por un lado es cuestión de animarse y, por el otro, hay que desmitificar que la única opción para los cielorrasos es el blanco porque permite que el ambiente se vea más amplio.

Tengamos presente que los colores influyen en la percepción espacial que tenemos de una habitación. Si está bien iluminada, con suficiente luz natural de día y buena iluminación artificial por la noche, no supone ningún problema para el uso de colores intensos. En cambio, una habitación con poca iluminación se puede mejorar si se utilizan colores suaves o tonos neutros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *