“Los cien peores días”
"Los cien peores días"

“Los cien peores días”

En un acto colmado de espectadores realizado en el Salón de Lectura del Senado, el Presidente Provisional del Cuerpo, José Luis Gioja, el jefe del bloque del PJ, Miguel Angel Pichetto y el Senador Antonio Cafiero (quien escribe el prólogo del libro), coincidieron en calificar al libro del Santafesino como “ágil, ameno, práctico y con una sutil dosis de humor”.

Al momento de la presentación Lamberto recordó que cuando Eduardo Duhalde era candidato en el 99, decía que “el modelo había muerto” y que había que salir de la convertibilidad. Mientras tanto De la Rúa decía que un peso equivalía a un dólar. Cuando De la Rúa se hace cargo del gobierno con 36 millones de dólares de reserva, la Argentina tenía un gran margen de maniobra, en los años de De la Rúa se bajaron las reservas a los 14 millones de dólares y el riesgo país pasó de 600 a seis mil millones; perdió el vice presidente, pero además, permitió la fuga de 18 millones de dólares, algo que estaba en los diarios y todos los meses se veía como se iban mil millones. Esto ocurrió así y la Alianza y quienes la acompañaron fueron los responsables”.

Asimismo el legislador apunto sus críticas hacía otros protagonistas de la vida económica del en esos meses, especialmente a los economistas que hacen cree que “la economía es una ciencia de brujos”.

Contenido del Libro

El libro transmite en 12 capítulos las percepciones personales de Lamberto cuando asumió la Secretaría de Hacienda y relata aspectos de la caída estrepitosa del modelo de la convertibilidad. En su obra, el Senador pone especial énfasis en desmenuzar el papel que tuvo en la crisis las equivocaciones de diagnósticos, decisiones del Fondo Monetario Internacional y el rol de las consultoras, a las que califica de “responsables del saqueo” de los fondos que se fueron del país.

Por otra parte, Lamberto evoca el “aislamiento” en que quedaron los políticos en los primeros meses del 200, por los escraches y cacerolazos -que asegura fueron “militados”-. También relata la situación de las Provincias y la influencia de la prensa en la etapa previa a la crisis y durante su desarrollo. Entre los temas más sobresalientes del libro se destaca los entretelones de las reuniones de Olivos y da cuenta de las disyuntivas que se le plantearon tanto al entonces Presidente, Eduardo Duhalde, como al equipo económico que encabezaba Jorge Remes Lenicov y al propio Lamberto, que desde hacienda debió manejar una caja prácticamente vacía mientras arreciaban demandas que se debían satisfacer.

En ese marco, el senador santafesino, resalta la figura de Eduardo Duhalde, al que define en el libro como “un piloto de tormentas” que logró “dejar un país en paz, una economía en crecimiento y una salida institucional ordenada”.

Como corolario de la aciaga etapa vivida por la Argentina, Lamberto dijo al auditorio que “tiene que haber un nunca más a los políticos necios, a los economistas engrupidos y a los que venden espejitos de colores. Hay que leer más al criollaje y menos a Harvard, que del criollaje es de donde se aprende”, sostuvo el autor de “los cien peores días”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *