Operativos de control de vehículos por ruidos molestos
Fuente: Gobierno de la Ciudad

Operativos de control de vehículos por ruidos molestos

El Gobierno de la ciudad impulsó desde hace unos meses la puesta en funcionamiento de la Brigada Especial de Control de Contaminación Sonora, dependiente de la Secretaría de Control y que cuenta con la colaboración de agentes y técnicos de la Subsecretaría de Ambiente Municipal. La función del cuerpo consiste en controlar los ruidos molestos que ocasionan los caños de escape de los vehículos -sean autos, camiones o motos- en la vía pública, en resguardo de la calidad de vida de los ciudadanos y para lograr el cese inmediato del ruido perturbador.

Según se aclaró, las atribuciones de esta Brigada se dirigen solamente al ruido molesto de caños de escape de vehículos, ya que, paralelamente, desde el Municipio también se realizan controles de ruidos molestos por música en confiterías bailables, bares, viviendas particulares y automóviles.

Operativos

Las medidas preventivas se llevan adelante en distintos horarios, de miércoles a domingo, y de acuerdo a un cronograma de lugares ya establecidos por la Secretaría de Control.

La Brigada cumple con la función de evitar ruidos perturbadores para los vecinos. De esta manera, se trabaja con instrumentos denominados decibelímetros, que permiten la medición de las emisiones sonoras de los vehículos en sus caños de escape. En caso de que un vehículo supere los índices de decibeles permitidos, los inspectores proceden a labrar la multa correspondiente. Y, en caso de verificarse un vehículo sin caño de escape, se procede inmediatamente a la retención del mismo.

Cómo se mide

Los decibelímetros son instrumentos que permiten medir el nivel de presión acústica, expresado en decibeles (dB). En esencia, consta de un micrófono, una sección de procesamiento de señal y una unidad de lectura, y está diseñado para responder al sonido casi de la misma forma que el oído humano, proporcionando mediciones objetivas y reproducibles del nivel de presión acústica.

Las mediciones son realizadas por personal de la Unidad Técnica de Control de Ruidos, dependiente de la Dirección de Ambiente y Desarrollo Sustentable Municipal, quienes informaron que el patrón permitido de las emisiones sonoras varía según la talla y la cilindrada de los vehículos, de acuerdo a lo establecido en la ordenanza Nº 9623 en su artículo Nº 4.

Según detallaron, en el caso de los automóviles el límite es de 85 decibeles, para los colectivos es de 89 y el de ciclomotores oscila entre los 74 y 76 decibeles, sólo por citar algunos ejemplos.

Dónde denunciar

Para cualquier consulta o denuncia, los ciudadanos pueden comunicarse con la Línea de Atención Ciudadana, al 0800-777-5000, que funciona las 24 horas todos los días del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *