Pesca: especialista dice que las medidas son insuficientes
El especialista en pesca Dr. Claudio Baigún Crédito: www.proteger.com.ar
Cultura
Fundación Proteger
10/08/2007
crisis pesquera pesquería sábalo sobrepesca

Pesca: especialista dice que las medidas son insuficientes

El reconocido especialista en manejo y conservación de recursos pesqueros, Dr. Claudio Baigún, dio a conocer una serie de consideraciones sobre el informe final del estudio “Evaluación del Recurso Sábalo en el Paraná” coordinado por la Subsecretaría de Pesca de la Nación. Como se recordará gracias a la intervención del Defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, varias organizaciones de la sociedad civil entre ellas PROTEGER e investigadores tuvieron acceso días atrás al documento oficial.

En un pormenorizado texto –disponible en www.proteger.org.ar-, Baigún dijo que el informe “representa un primer paso importante para avanzar en una diagnosis técnica sobre la situación de la pesquería del sábalo en el Paraná medio e inferior”, aunque señaló que “las medidas precautorias propuestas aparecen como racionales pero son insuficientes para una recuperación efectiva del recurso”.

El experto indicó que a la luz de la información proporcionada por el estudio “parece más racional y precautorio recomendar directamente la suspensión de la pesca de exportación hasta tanto se observe una recuperación de la pesquería”.

El informe, que ha despertado una gran expectativa entre quienes siguen de cerca la crisis pesquera fluvial, contiene los resultados del estudio del sábalo realizado en 2005 y 2006 por Pesca de la Nación juntamente con el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) de Mar del Plata, el Instituto Nacional de Limnología (INALI) con sede en Santo Tomé y las provincias de Santa Fe y Entre Ríos.

Baigún destaca algunos resultados obtenidos por el mencionado estudio como la verificación de que en el área entre Victoria (Entre Ríos) y Helvecia (Santa Fe) se produjo una importante reducción, de 6 cm, de la talla media de los sábalos, así como de las tallas máximas pasando de peces de 56 cm a 47 cm. “El estudio traduce en términos numéricos la percepción que tienen los pescadores hace tiempo, que la pesca viene decreciendo en cantidad y calidad”, sostiene Baigún.

De acuerdo a la estimación de la tasa de mortalidad total (natural y por pesca) el informe revela que la mortalidad debida a la pesca duplicó casi a la natural. En este sentido, Baigún manifiesta que “se enfatiza en la importancia del caudal del río como condicionante del problema pesquero, no considerándose con la necesaria profundidad el efecto de la pesca en la reducción del rendimiento observado en las últimas temporadas y en la pérdida casi masiva de sábalos mayores a 42 cm, coherente con el incremento sostenido de las capturas para exportación”.

El estudio concluye que la pesquería se encuentra en el umbral de seguridad límite, ya que se determinó una talla de primera captura de 38 cm, que se encuentra muy por debajo de la talla reglamentaria de 42 cm. Como medida para revertir esta situación se propone una abertura de malla de 14,5 cm.

Reducir la tasa de explotación

“La pesquería ya no puede seguir operando bajo las actuales condiciones, utilizando una talla de primera captura tan baja como 38 cm y aberturas de malla tan pequeños como 10 o 12 cm. Aún cuando el estudio no lo menciona, la recuperación del recurso podría mejorarse si además de no permitir una malla inferior a 14,5 cm, se redujera la tasa de explotación, lo que implica disminuir la presión de pesca”, advierte Baigún.

El investigador propone además no reducir el stock de desovantes potenciales por debajo del 45-50% para facilitar la mejor recuperación de la población y enfatiza “el análisis realizado es importante para definir un umbral de referencia sobre qué tallas de primera captura y esfuerzo son admisibles, pero sobre ello se deben aplicar los necesarios criterios precautorios” .

Reconoció asimismo que un buen punto del estudio es que permitió apreciar cuál es la probabilidad de retención de cada tamaño de malla para diferentes tallas de peces, lo que permitió apreciar por ejemplo como la reclamada malla de 14 cm por parte de algunos sectores vinculados a la pesca son infundados. “La malla de 14 cm posee la capacidad de retener hasta un 60 % de peces por debajo de la talla reglamentaria” -advirtió.

Sobrepesca

El especialista manifiesta que su mayor discrepancia con las recomendaciones es que si bien el estudio califica la situación como “de riesgo”, no reconoce la existencia de sobrepesca. “La abrupta reducción de las capturas autorizadas, pasar de permitir 40 mil a 10 ó 15 mil toneladas anuales, es el fiel reflejo de una situación típica de sobrepesca y pone al descubierto la falta de criterios de manejo que tenían las provincias al autorizar la extracción de un volumen 3 veces mayor”.

Señala asimismo que se pretende aplicar la ‘teoría del esfuerzo compartido’, repartir las 15 mil toneladas autorizadas entre la pesca de subsistencia y la de exportación “sin reconocer la directa responsabilidad que han tenido los frigoríficos en la reducción del stock de sábalo”.

Sostiene también que un aspecto que el estudio no encaró, pero que debería ser considerado prioritario, es contar con información de la pesquería comercial e industrial, “hubiera sido muy importante realizar un análisis comparativo entre la pesca experimental, la comercial en áreas de desembarco y en los frigoríficos con el fin de robustecer la diagnosis realizada”.

Por último, remarca que un aspecto faltante es el referido a los lineamientos bajo los cuales se debe manejar la pesquería del sábalo en adelante: “es deseable que se hubiera desarrollado un plan de mayor alcance temporal con el fin de poder corroborar la evolución de las medidas sugeridas”, subraya.

Teniendo en cuenta que “la pesca de exportación del sábalo ha mostrado una indisimulable tendencia a la práctica de manejo sesgado de tipo economicista de corto plazo, característica de pesquerías de gran escala, en las que se privilegia la eficiencia de capturas”. De hecho, el estudio pudo detectar el uso rutinario de mallas de 10 cm, lo que corrobora que la pesquería de sábalo ha mostrado el comportamiento característico de recursos sobrepescados”.

“La maximización de los beneficios económicos de sector a corto plazo que brinda un recurso pesquero, al menos en pesquerías de reducida escala y donde están involucrados otros amplios sectores que dependen de estos recursos, no puede ser más la máxima prioridad u objetivo de manejo”, acotó.

Suspender la pesca

“Parece ser más racional y precautorio recomendar directamente la suspensión de la pesca de exportación hasta tanto se observe una recuperación efectiva del recurso. Esta política permitiría asimismo, avanzar hacia la reducción de la alarmante sobrepesca de crecimiento que se detecta por la escasa presencia de peces de tallas mayores a 42 cm y de la virtual ausencia de los llamados mega-reproductores y que el estudio también reclama como un prioridad de recuperación”, recomienda el catedrático.

Finalmente, el Dr. Baigún reclamó espacios para “discutir en profundidad cómo la información obtenida debe interpretarse y qué estrategias deben considerarse a la luz de la necesidad de recuperar el recurso como primera prioridad. Asimismo, la información lograda debe ser utilizada para debatir urgentemente qué modelos de pesquerías pueden o no ser sustentables en la cuenca del Paraná”. Y alienta a que las recomendaciones de futuros estudios “apunten a encarar cruciales cambios en las políticas de gestión, incorporando la vigorosa participación de los diferentes sectores sociales en las decisiones de manejo”.

Nota: Claudio R. M. Baigún. Master en Ciencias Pesqueras (Oregon State University) y Doctor en Ciencias Biológicas (Universidad de Buenos Aires). Dirige el Laboratorio de Ecología Pesquera del Instituto Tecnológico de Chascomús. Es investigador del CONICET. Es profesor adjunto en la Universidad Nacional de la Patagonia, en la Universidad de San Martín y profesor invitado en la Universidad de Iowa (USA). Ha participado activamente en el dictado de cursos de grado y postgrado sobre biología pesquera, ecología y manejo de recursos pesqueros. Dirige y codirige becarios y tesistas de diferentes universidades. Tras obtener la Licenciatura en Ciencias Biológicas se desempeñó como Jefe del Laboratorio de Recursos Pesqueros de Lagos y Embalses del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, entre 1982 y 1992, siendo luego becado por la Fundación Fulbright y la Enciclopedia Británica para realizar una maestría en ecología de peces de ríos en USA. Durante su radicación en ese país recibió el premio Skinnner que otorga anualmente la American Fishery Society. Con posterioridad fue designado Investigador Asistente en el Departamento de Pesquerías y Vida Silvestre de la Universidad Estatal de Oregon. Actualmente dirige el Laboratorio de Ecología y Producción Pesquera del Instituto Tecnológico de Chascomús, dependiente del CONICET. Tiene una larga trayectoria en ecología de peces y manejo de recursos pesqueros en aguas continentales, dirigiendo numerosos proyectos de investigación. Sus trabajos se han presentado en congresos internacionales y nacionales, y publicado en revistas de circulación internacional.

Documento completo en pdf: Dr. CLAUDIO BAIGÚN, consideraciones acerca del estudio de la pesquería del sábalo en el sector Helvecia / Victoria. http://www.proteger.org.ar/doc694.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *