Prueba piloto del nuevo colectivo articulado
Fuente: Gobierno de la ciudad de Santa Fe

Prueba piloto del nuevo colectivo articulado

Partió de los talleres ubicados en French y Aristóbulo del Valle. Desde allí atravesó la ciudad siguiendo el itinerario que habitualmente realiza la línea 10. Con 43 butacas y una capacidad máxima de 180 pasajeros, el nuevo coche articulado hizo su viaje inaugural para comprobar su desempeño.

La unidad número 866 se llevó así, las miradas de los vecinos que vieron pasar sus 18 metros de largo y más aún, cuando en las esquinas se pudo comprobar la efectividad del fuelle que les permite realizar el giro con soltura.

El coche tiene un costo de $ 1.100.000 y la empresa que decidió hacer frente a la inversión y dar el puntapié inicial es Recreo SRL. Tiene además, otras particularidades: cuenta con aire acondicionado, WiFi y dos cámaras con sus respectivos monitores LSD, ubicados frente al chofer, que permiten controlar la última de las puertas de descenso y el guardabarros trasero. Asimismo, un sistema de alarma conectado al fuelle alerta al conductor cuando, al realizar la maniobra de giro, éste resulta inapropiado.

Primera evaluación

El primer pasaje estuvo conformado por los responsables de la empresa, el jefe de taller y el subsecretario de Transporte del Gobierno de la ciudad, Sergio Ludueña. “Ha sido muy buena experiencia y creemos que tendrá una aceptación en los usuarios. Es un nuevo modo que estamos introduciendo en el transporte público de la ciudad, que viene a ampliar la oferta. Es un salto cualitativo que introduce la gestión municipal en lo que será la nueva modalidad urbana en los próximos años”, dijo Ludueña al concluir el primer trayecto.

En ese sentido, el funcionario describió que se trata de un coche “muy amplio, que además está climatizado y tiene medidas de seguridad que hacen que sea un servicio muy confortable y seguro para los usuarios”.

Por su parte, Elbio Merlo, el jefe de taller de la empresa, comentó que la unidad ingresó a Santa Fe el miércoles; desde entonces, se trabajó en su puesta a punto para integrarla al servicio: se instaló la máquina expendedora y el GPS. “Es una unidad que se desempeña casi de la misma manera que el resto; no tendrá problemas en los giros y sin dudas, podrá hacer el recorrido que realizan habitualmente las demás unidades”, estimó.

Ludueña añadió que la incorporación de GPS “servirá no sólo para el mejor desempeño del chofer de la unidad, sino también para la seguridad de los pasajeros e incluso para brindar información al usuario”.

El servicio

Respecto al recorrido, la frecuencia y las paradas, el funcionario dijo que serán ajustados en los próximos días, en función de la evaluación de los resultados que tuvo su primer viaje. Por lo pronto, adelantó que trazará la ruta de la línea 10 con modificaciones puntuales que tienen que ver con la necesidad de simplificar el recorrido. “Lo que buscamos es que el servicio sea ágil y más rápido”, puntualizó.

Cabe destacar que la presentación oficial estará a cargo del intendente Mario Barletta, estimándose que el 4 de abril la nueva unidad ya estará incorporada al servicio regular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *