Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos implementarán un modelo de desarrollo sostenible en las islas del Delta del Paraná
Fuente:
Economía
Redacción
29/12/2018
agrarios Desarrollo Sostenible empleado islas del Paraná quema de pastizales rural seguro trabajador

Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos implementarán un modelo de desarrollo sostenible en las islas del Delta del Paraná

«Se trata de un avance importante para empezar a pensar en un modelo que ponga el foco en la preservación y la conservación del medio ambiente por encima del desarrollo descontrolado de la actividad ganadera», consideró el secretario de Medio Ambiente de Santa Fe, César Mackler. En el acto, que tuvo lugar en el Salón Sur de la Casa de Gobierno, el gobernador Binner estuvo acompañado por el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz; el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio; y el secretario de Medio Ambiente, César Mackler.

Durante el desarrollo del encuentro presidido por el jefe del Gabinete de Ministros del gobierno nacional, Sergio Massa, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri firmó un decreto de rescisión de contrato de arrendamiento de aquellos lotes en los que se verificó que hubo quema de pastizales. En la provincia de Entre Ríos rige la ley de arrendamientos fiscales, la cual permite al Estado alquilar parcelas de la zona de islas para explotación productiva. «Es una buena actitud del gobierno entrerriano», consideró Mackler y destacó que Urribarri «se comprometió a continuar con las rescisiones de contrato en aquellos terrenos en los que se verifiquen quemas, con lo cual está demostrando un cambio de actitud».

El acta acuerdo que firmaron los gobernadores es el resultado de dos jornadas de trabajo que tuvieron lugar a principios de setiembre en el hotel Sol Casino de la ciudad de Victoria, Entre Ríos, en el marco del taller gubernamental «Desarrollo Sostenible en el Delta del Paraná», convocado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación y de la que participaron además expertos y representantes de ONGs ambientalistas de las tres provincias.

Principales puntos del acuerdo

Entre los considerandos del acuerdo firmado por Binner, Scioli y Uribarri se destaca que «el Delta del Paraná es un extenso mosaico de humedales y paisajes singulares que alberga una rica diversidad biológica, cumple múltiples y críticas funciones en materias de recarga y descarga de acuíferos, el control de inundaciones, la retención de sedimentos y nutrientes, la estabilización de costas, la protección contra la erosión, la regulación del clima, proveyendo una extensa lista de bienes y servicios al hombre, en particular a aquellos que realizan actividades productivas e imprescindibles para aquellos que realizan actividades de subsistencia en la región desde hace más de dos siglos».

«Por su localización geográfica adyacente al corredor de desarrollo e intervención antrópica más consolidado del país, resulta un área de particular interés, en consonancia con los procesos de cambios en el uso del suelo resultado, entre otros, de la expansión de las fronteras agrícolas y urbanas, y la creciente contaminación de los cursos y fuentes de agua con origen en las actividades que se desarrollan desde la interfase continental», añade el texto.

«Asimismo, como área de confluencia del drenaje de la Cuenca del Plata, el Delta del Paraná es impactado por las prácticas insostenibles que se desarrollan aguas arriba, aún aquellas que lo hacen más allá de los límites de nuestro país. En orden al bien común, el Delta del Paraná debe constituir un claro ejemplo de intervención proactiva y orientadora del Estado, ajustada a logros de conservación y desarrollo sostenible, basada en una trama político institucional que reconozca la construcción de consensos desde la diversidad de perspectivas, ámbitos de intervención e intereses», señala el documento consensuado por las tres provincias.

«Resulta urgente y necesario desarrollar acciones tendientes a evaluar los posibles efectos adversos del cambio climático global sobre el humedal planificando en consecuencia las acciones de mitigación y adaptación que se requieran», propone.

Además de comprometerse a destinar «los mayores esfuerzos» para «proteger, conservar y aprovechar en forma sostenible los componentes de la diversidad biológica y los recursos naturales en el área», el acuerdo menciona el compromiso de «encontrar soluciones viables y efectivas a la problemática vinculada a los incendios que recurrentemente afectan diferentes zonas del Delta del Paraná, en tanto se desarrollan sobre un humedal caracterizado por su fragilidad ambiental».

Aprovechamiento Sostenible

Luego de la reunión, Cesar Mackler señaló que, a partir del acuerdo, «se abren las puertas a un aprovechamiento sustentable en el humedal a partir de tres pilares básicos: desarrollo económico con equidad, atención a las problemáticas sociales y culturales y fundamentalmente, cuidado y protección del medio ambiente».

Consultado sobre los alcances del documento, el titular de Medio Ambiente santafesino explicó que «seguramente las quemas no se van a terminar de un día para el otro. De todas maneras –continuó Mackler–, es importante que empecemos a hablar de la problemática de fondo y dejemos de hablar solamente de las quemas como un hecho aislado, en un marco de preservación de este ecosistema tan importante para toda la región», destacó.

En diálogo con la prensa, Mackler aclaró que «un plan integral con eje en la preservación, no implica que se tiene que abandonar toda la actividad productiva». El secretario señaló que a partir del acuerdo, «podrán existir actividades productivas en la zona de islas, pero en el marco de un objetivo de preservación, y no al revés. Es decir, no puede haber en un humedal con una alta vulnerabilidad ecológica la cantidad de ganado vacuno que existe hoy en las islas, una actividad productiva que en sí misma es perjudicial para el ecosistema que la alberga».

En el mismo sentido, Mackler remarcó que «acá también estamos hablando de vidas humanas, de recursos naturales, de biodiversidad. Y hablo de vidas humanas porque cuando hubo quemas hubo accidentes y pérdidas de vidas. Además, este problema es mucho más que la quema de pastizales, que es una consecuencia; se trata de la preservación de la cantidad y calidad de agua en el río más importante de la República Argentina», concluyó el titular de Medio Ambiente de la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *