Santa Fe comprometida a luchar contra el cáncer infantil
Santa Fe comprometida a luchar contra el cáncer infantil Crédito: Gobierno de la ciudad de Santa Fe

Santa Fe comprometida a luchar contra el cáncer infantil

El Día Internacional del Cáncer Infantil se conmemora todos los 15 de febrero: es una jornada donde se realizan actividades en todo el mundo bajo la consigna “Con detección temprana podemos hacer una diferencia”. Este año, como los anteriores, el Gobierno de la Ciudad, asumiendo el compromiso de la lucha contra el cáncer infantil, organizó junto a la Fundación Mateo Esquivo una jornada de concientización ciudadana de la que participaron niños y familiares que atravesaron o están transitando la enfermedad.

La Dirección de Deportes (Almirante Brown 5294) fue anfitriona del evento. En el lugar, cientos de niños, familiares, colaboradores de la Fundación, autoridades municipales y provinciales, miembros de la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (Lalcec), la Asociación Civil Payamédicos y vecinos de nuestra ciudad se sumaron a la suelta de globos que se realizó como cierre de las actividades, pero anteriormente todos pudieron disfrutar de la música, golosinas, tortas, gaseosas y juegos inflables para los más pequeños, que fueron supervisados por los profesores pertenecientes a la Dirección de Deportes.

El acto contó con la conducción del payaso “Tuti”, que ofreció a los más chicos, y también los adultos, una tarde muy divertida y de concientización sobre las enfermedades oncológicas.

Mensajes y objetivos

Con respecto al trabajo de concientización, se destacó el mensaje de la Fundación a través de su presidente, Diego Esquivo: “Tenemos como objetivo promover el mejoramiento en la calidad de atención en la Ciudad de Santa Fe y su región de influencia; atender las necesidades psicosociales del niño enfermo de cáncer y su familia a lo largo de las distintas etapas de la enfermedad, y facilitar el acceso a los recursos que permiten la continuidad del tratamiento en tiempo y forma. También trabajamos para ofrecer información de utilidad acerca de distintos aspectos relacionados con la enfermedad y su tratamiento”, contó.

Además subrayó la necesidad de “defender los derechos del niño enfermo de cáncer”.

Importancia del diagnóstico

Por su parte, el Gobierno de la Ciudad, a través de la Secretaría de Salud, recordó que el diagnóstico precoz del cáncer infantil da mayor posibilidad de cura. Y entre los objetivos de la detección temprana del niño con cáncer se enfatizan los siguientes puntos: mejorar el pronóstico del niño y disminuir la mortalidad precoz; desarrollar un circuito dirigido ante la sospecha del niño con cáncer; tratamiento menos intenso con menores complicaciones, y disminuir secuelas orgánicas y psicológicas.

En todo el mundo

En el año 2001 se declaró en Luxemburgo el 15 de Febrero como Día Internacional del Cáncer Infantil, con el objetivo de sensibilizar y concienciar a la comunidad respecto de la importancia que tiene la problemática del cáncer infantil.

Desde el año 2010, la Confederación Internacional de Organizaciones de Ayuda a Niños con Cáncer y la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica (SIOP), se unieron a nivel internacional para proponer a sus miembros que realicen eventos para lograr apoyo para los niños con cáncer.

Así, en 98 países, unas 158 Organizaciones de Ayuda a Niños con Cáncer realizan durante todo el mes de febrero, campañas de difusión acerca de la importancia del diagnóstico certero y temprano; y el acceso al tratamiento adecuado en instituciones especializadas y equipadas, con lo que se podrían mejorar las tasas de supervivencia.

Más que cifras

Desde el punto de vista médico, el cáncer infantil es altamente curable. Sin embargo, las demoras en el diagnóstico disminuyen los índices de supervivencia. Las estadísticas señalan que cada año mueren en el mundo más de 90 mil niños a causa del cáncer, cifra que podría reducirse si se garantizara el acceso igualitario a la atención en salud, en todas las fases de la enfermedad.

La afirmación se sostiene en la observación de que en los países desarrollados, 8 de cada 10 niños sobreviven a la enfermedad; mientras que en las naciones en vías de desarrollo, lo logran sólo 2 o 3 niños de 10. En la Argentina -como en la mayoría de los países con desarrollo medio- los índices de sobrevida en los principales centros urbanos son similares a los de los países desarrollados. Sin embargo, se observan grandes desigualdades entre las distintas regiones del país, en lo que se refiere a las posibilidades de acceder a un diagnóstico oportuno. Los estudios realizados en Latinoamérica revelan que esa misma desigualdad se repite en varios países.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *