Se interpretó “La Pasión según San Mateo” de Bach
Orquesta interpreta “La Pasión según San Mateo” de Bach Crédito: Prensa Gobernación

Se interpretó “La Pasión según San Mateo” de Bach

En el Teatro Municipal 1° de Mayo de la capital provincial, a sala llena y con entrada libre y gratuita, se vivió una experiencia única de extrema calidad musical: “La Pasión según San Mateo”, de J. S. Bach, organizada por el gobierno de la provincia.

La representación estuvo a cargo del Coro Polifónico Provincial, la Orquesta La Barroca del Suquía, el Coro de Niños de la Universidad Nacional del Litoral y los solistas Mercedes Robledo, Julián Herdt, María de los Ángeles Cámpora, María de los Ángeles Novau, Laura Leal, Víctor Torres, Franz Hermans (Holanda) y Philip Salmon (Inglaterra).

La ejecución de una de las composiciones más trascendentales de la música sacra universal, compuesta por el máximo exponente del Período Barroco como lo es Johann Sebastian Bach, estuvo acompañada por una pantalla gigante en la cual se sucedían los textos en castellano que los solistas y los coros interpretaron en perfecto alemán.

La dirección general estuvo a cargo del maestro Sergio Siminovich, quien recibió, además, el Premio Mozart Tercer Milenio por el Mérito Artístico, otorgado por el Mozarteum filial Salzburgo.

La obra

Según los entendidos, “La Pasión según San Mateo” es, posiblemente, la obra religiosa por excelencia de la historia de la música, fidelidad al relato evangélico, elevada creación poética y piedad que se unen en ella. “No es solamente una monumental creación del barroco y de su autor J. S. Bach sino que es una obra única, cuya poderosa expresión dramática curiosamente realizada con procedimientos de singular artesanía, tiene no obstante un cierto carácter popular que quizás le confiere esa frescura que mantiene totalmente su losanía”, se indicó desde el Ministerio de Innovación y Cultura.

Fue escrita entre 1727 y 1729, desconociéndose el año exacto y las circunstancias de la composición fue interpretada el 15 de abril de 1729 (un Viernes Santo) en la iglesia de Santo Tomás en Leipzig, bajo la dirección del compositor, en una representación para la cual Bach no pudo disponer de los recursos idóneos.

De todas maneras si bien la obra no fue aceptada en su época por su estilo “operístico”, rechazada por los representantes del Pietismo dentro de la burguesía de Leipzig, Bach revisó algunas de las partes de la obra varias veces, la última de ellas en 1736, en las cuales incluyó un grupo de continuo con órgano para cada uno de los dos coros.

Tras la muerte de Bach, la obra cae en el total olvido hasta que fue rescatada por Félix Mendelssohn, en un concierto celebrado en Berlín el 11 de marzo de 1829 pocos días antes de celebrarse el 144 aniversario del nacimiento de Bach.

La reinterpretación de esta obra dio inicio a un fuerte interés por el estudio y el análisis e las obras de Bach, particularmente las de gran escala que ha persistido hasta nuestros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *