Sunchales también negocia con China
Sancor en Sunchales Crédito: Guillermo Reutemann
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
22/06/2015
China exportaciones productos lácteos Sancor

Sunchales también negocia con China

Las relaciones internacionales de Argentina han convertido a China en un socio vital posicionándolo en segundo lugar en la lista de socios comerciales, sólo después de Brasil. Los intercambios comerciales y financieros van en aumento: las exportaciones a China son cada vez más numerosas y también aumentan las inversiones del país asiático en nuestro territorio. En este contexto la fábrica de productos lácteos SanCor C.U.L. apuesta a este mercado desde 2012.

El avance de China en los últimos años ha sido muy notorio. Pisando fuerte en la economía mundial en general y en América Latina en particular, se ha posicionado sobre los talones de Estados Unidos (EEUU), no sólo en nivel de crecimiento económico, sino también en influencia política en zonas estratégicas. Ha adoptado un papel activo además en la búsqueda constante de aliados, en la elaboración de políticas alternativas al liderazgo de la potencia dominante y en la diversificación de sus socios comerciales.

A pesar de asegurar con su discurso de “ascenso pacífico”, no tener intenciones de perjudicar la política exterior de la actual potencia, China no puede evitar meterse en terreno sensible para los estadounidenses. Así lo ha hecho con la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) acompañado por aliados históricos de EEUU, la creación de un Fondo de reserva para los BRICS ofreciendo una alternativa a estas potencias en desarrollo para que no deban recurrir obligadamente a EEUU (o al FMI) en busca de ayuda financiera y la influencia cada vez mayor en América Latina.

Respecto a esto último, a comienzos de 2015 se abrió el foro China-Celac planteando un Plan de Cooperación 2015-2019 que estrechará aun más el vínculo.

China ha firmado acuerdos con Venezuela y Ecuador para otorgarles créditos millonarios para afrontar la caída de los precios del petróleo, ha concretado un acuerdo de financiamiento e inversión en Argentina y está buscando expandir las relaciones comerciales con Cuba. Además, ha realizado a fines de mayo una gira por Brasil, Perú, Colombia y Chile con la promesa de dejar 53 millones de dólares en conceptos de inversiones.

Hay quienes sostienen que los términos en los que se está negociando con China (en América Latina en general y en Argentina en particular) no son beneficiosos para nuestra región. En este sentido, Pablo Kummetz explica que “mientras duró el boom de las materias primas, la región recibió por sus productos cada vez más autos, celulares, computadoras y máquinas” pero que “con la disminución de la demanda de materias primas en todo el mundo y la caída del precio del petróleo, (…) Venezuela debe ahora enviar a China el doble de petróleo que hace un año”. Lo mismo ocurre con los países que pagan con soja y cobre.

El financiamiento que esta potencia promete en nuestro país es a cambio de exportaciones argentinas de escaso valor agregado, lo que impide optimizar nuestra capacidad industrial.

Como contraparte, los beneficios en el campo de la inversión para nuestro país son notables: la construcción de una central nuclear, y de las represas Kirchner y Cepernic en Santa Cruz, la instalación de una estación espacial y el negociado de un “swap” (que permite intercambiar préstamos en la moneda nacional de cada país evitando tener que realizar conversiones al dólar o utilizar las reservas de esta moneda).

En este contexto de posicionamiento chino como un socio estratégico nacional, la empresa láctea SanCor ha visto la oportunidad en esa región como un mercado donde ofrecer sus productos. Particularmente ha negociado con China e India en vistas de que son los mercados que más crecen en relación al consumo de fórmulas infantiles, un producto que esta empresa viene desarrollando desde hace 20 años y que se produce en la planta industrial de Sunchales.

Con un análisis que indicaba que en China nacen cada año 20 millones de bebés, y que el crecimiento anual del mercado de las fórmulas infantiles es del 20%, SanCor comenzó a exportar su producto. A esto se suma el aumento de la clase media y la mejora en la cantidad y calidad de su dieta, incorporando –en beneficio del sector exportador argentino- carnes, lácteos y legumbres (soja).

De esta manera, China se presenta ante América Latina como un socio estratégico, que desvía la vinculación o dependencia de las potencias tradicionales y ofrece una oportunidad de comercio a quienes son productores de alimentos. Lo que no se debe perder de vista es la necesidad de marcar un camino a futuro que implique la incorporación de valor agregado a nuestras exportaciones.

La palabra clave para el comercio internacional es diversificar: tanto los productos como los mercados. Diversificar la oferta que un país tiene para exportar, no depender de un único producto o de productos similares y apostar a la suma de valor agregado; y diversificar los mercados, evitando la dependencia económica a un solo país como Argentina ha hecho en otras oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *