Los secretos del Té
Fuente: Guillermo Vogt
La Cuenca Santafesina
Redacción El Santafesino
20/06/2019
bebida saludable Casa de la Cultura cultura china infusión Ruta del Té sommelier

Los secretos del Té

Los santafesinos descubren la ancestral y fascinante cultura del té a partir de catas, degustaciones, maridajes y ceremonias que ofrece la Casa de la Cultura China.

China es la cuna del té. Desde el año 2700 A.C. forma parte de su cultura, primero como medicina y ahora como bebida saludable. La tradicional infusión recién ingresa a nuestro país en 1923. En la ciudad de Santa Fe, la Casa de la Cultura China propicia espacios formativos y recreativos a cargo de las sommeliers Constanza Bassani y Silvia Fabiano.

“Nuestra intención es hacer conocer en qué consiste el té. Nosotras nos basamos en la hebra pura que es la hoja del árbol Camellia sinensis. Es un árbol milenario que hasta el día de hoy se sigue cultivando y cosechando artesanalmente en China”. Las especialistas señalan que la hoja del té es una sola y, a partir de su manufactura, se producen las distintas variedades de té: blanco, verde, amarillo, oolong, negro y puerh. Asimismo, el terroir (terruño), la altura y el clima crean la distinción en origen.

Desde una mirada oriental, van a trabajar “en junio con tés verdes, en julio con la ceremonia del té y en agosto con tés blancos. A la gente le gusta mucho la historia del té porque está ligada con China y con un montón de leyendas. Cada té tiene una historia atrás”, describe Constanza.

Experimentación

Si bien “hay mitos en relación al té como medicina”, las sommeliers aclaran que en realidad se trata de “una saludable bebida” que forma parte de la cotidianeidad de los orientales y, poco a poco, se está incorporando a las costumbres santafesinas.

“Nosotras intentamos dar a conocer la hebra pura. En la hoja de la Camellia sinensis se pueden descubrir sabores dulces, terrosos, ahumados, de madera y de chocolate”, indica una de las profesionales mientras la otra añade: “al final cada uno lo consume como más le gusta pero puede tener una paleta de sabores con los distintos formatos de té sin necesidad de agregados (azúcar, leche, limón).”

En líneas generales, un té de buena calidad es aquel cuya hoja queda prácticamente entera tras la primera infusión. “Hay tés de muy alta calidad artesanal que se pueden infusionar hasta quince veces”, afirma Silvia.

Más allá de las preferencias y experimentaciones personales, resulta interesante anotar la siguiente recomendación: “el error más común que tenemos los argentinos es dejar el saquito reposando en la taza. Si queremos un té fuerte, conviene incorporar mayor cantidad de té y no mayor cantidad de tiempo porque, de esa manera, consumimos su parte más amarga”.

Rarezas

A pesar de consumir menos té que en otros lugares del mundo, Argentina exhibe ciertas particularidades en materia económica y turística.

Bassani comenta que somos “uno de los grandes exportadores de té, sobre todo a Estados Unidos. La hoja de nuestro té tiene más palo y la esencia es más dura, por eso se utiliza muchísimo para blendear”. Esto último significa que “la base tiene que ser el té y va a estar acompañado por otra materia prima que puede ser algo floral, frutal o una especie”.

Misiones y Corrientes concentran las mayores plantaciones y se posicionan como destino turístico a partir de la denominada “Ruta del Té”. Fabiano apunta que “hay lugares de pocas hectáreas donde se está intentando hacer un té más artesanal, al estilo chino” y su colega expresa: “nos hemos llevado una sorpresa grande cuando probamos hebras argentinas con diferente manufacturas: la industrial y la artesanal. El sabor cambia completamente”.

Otro aporte económico es que también exportamos maquinaria especializada.

Tips

Ya sea en hebras o en saquito, siempre es importante tener en cuenta qué tipo de té vamos a tomar para determinar la temperatura del agua y el tiempo de infusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *