Cincuenta familias vuelven a empezar después de la inundación en Santa Fe
Fuente: El Cronista Regional

Cincuenta familias vuelven a empezar después de la inundación en Santa Fe

La comuna de Monte Vera –localidad ubicada a 15 kms. de la ciudad de Santa Fe- confeccionó el proyecto. La organización no gubernamental Oxfam de Gran Bretaña aportó las maderas. La Escuela Técnica Nº 324 “Los Constituyentes”, las herramientas y la capacitación. Y los vecinos de un barrio directamente afectado por las inundaciones provocadas por el desborde del río Salado, pusieron sus manos y su voluntad de volver a empezar.

La idea que ya está en marcha según confirmaron autoridades locales a El Cronista Regional On Line, consiste en que 50 familias construyan para sus hogares dos camas, una alacena y una mesa.

De este modo, ese sector empobrecido de la población recuperará no sólo sus elementos indispensables para la vida cotidiana, sino también su dignidad, corroída por las aguas saladas del impiadoso río.

Después de unos días de capacitación con los maestros del establecimiento mencionado, se cortaron las maderas en la propia escuela y todos echaron manos a la obra en los talleres comunales ubicados en la ex estación de ferrocarril.

A este proyecto seguramente los sucederán otros elaborados junto a la Cruz Roja Argentina, que siempre estuvo presente en esa localidad de algo más de 7.000 habitantes durante la emergencia hídrica.

Ayuda humanitaria

Esta iniciativa de construcción de muebles estuvo precedida por una donación proveniente de Alemania para 500 familias del distrito Monte Vera.

En un emotivo acto que contó con la presencia del embajador de Alemania en nuestro país, familias de las más pobres del pueblo recibieron colchones, frazadas y un kit de higiene personal.

“En este lugar donde estamos parados había un metro y medio de agua” le dijo el presidente comunal de Monte Vera, Bruno Gatto, al embajador alemán. Hans Ulrich Spohn abrió los ojos y con duda balbuceó:

-”Pero aquí no…”.

-”Sí, en este lugar”, insistió Gatto.

La sorpresa invadió su rostro y se llamó a silencio. Levantó la vista para encontrarse con los “inundados”, mujeres, unos pocos hombres, varios niños y abuelos, curtidos en la pobreza, que ansiosos esperaban la ayuda solidaria del pueblo germano.

El lugar era el Loteo Paproski, donde decenas de familias vieron desaparecer sus viviendas debajo de las aguas impiadosas del río Salado que desbordaba desde Recreo hacia Monte Vera.

Luego de los discursos, saludos y homenajes de los anfitriones al embajador, al presidente de la Cruz Roja Argentina, Osvaldo Ferrero, y a los representantes alemanes de esa organización, se hizo entrega a 65 familias de colchones, frazadas, sábanas, toallas y un kit de higiene personal. Cada una recibió 4 jabones, 4 cepillos diente, 2 dentífricos, 20 toallitas femeninas, 8 papel higiénico, 1 peine, 1 máquina de afeitar,

4 colchones, 4 frazadas, 4 juegos de sábanas, 4 almohadas y 8 toallas de mano. La alegría se dibujó en los oscuros rostros de esas mamás que se asombraron de la magnitud de la donación.

La ayuda proviene de Alemania, gracias a la intervención de Cruz Roja Argentina, que con sus voluntarios, estuvo presente en Monte Vera desde el momento en que se produce la anegación del distrito, recorriendo centros de evacuados y solidarizándose con las necesidades de la gente.

Ante la magnitud de la emergencia hídrica, la Cruz Roja Argentina había realizado un llamamiento internacional de voluntarios y ayuda específica. Y la comunidad alemana respondió como en otras situaciones de catástrofe a nivel mundial.

En este particular proyecto la ayuda es para 500 familias de la localidad afectadas por la inundación. El total de la asistencia consiste en 2000 colchones, almohadas, frazadas y sábanas, toallas y kits de higiene personal.

La esperanza

El embajador alemán destacó el momento de la entrega de la ayuda, después de la emergencia, cuando las necesidades aún están en una parte importante de la población afectada por una catástrofe. “Esperamos que esta gente esta noche pueda dormir mejor” exclamó, mientras recordaba tristes experiencias que debió soportar su país también ante extraordinarias inundaciones. Tampoco olvidó hablar de “malas gestiones del medio ambiente” en referencia a la incidencia negativa de la mano del hombre sobre la naturaleza.

Cuando El Cronista Regional preguntó qué mensaje dejaría a los gobiernos locales ante este tipo de eventos naturales que afectan a la población, Ulrich Spohn señaló que es muy importante “tener presente que uno no está solo en una emergencia. Con este gesto queremos dar una señal de esperanza con la solidaridad entre los seres humanos”.

En otro pasaje, dio cuenta de la necesidad de promover acciones donde la propia población sea protagonista, y no sólo quedarse en el dar. “Por favor no esperen todo de los demás, es importante sentir la solidaridad, pero también es importante echar las manos a su propio destino y avanzar con esta ayuda, con sus hijos” reflexionó.

En ese sentido, la Comuna adelantó que habrá una serie de proyectos que incluyan al vecino, como el referido a la construcción de muebles, que reemplacen a los perdidos en la inundación.

En aquel acto, la humedad aún brotaba entre los presentes, como rastro de la creciente, que sumó una huella a las vidas de esos vecinos de Monte Vera, pobres desde siempre, que ahora renuevan su esperanza eterna, la esperanza de una comunidad más justa e integradora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *